Palestina, Kurdistán y el fin de la ocupación

Una amiga mía holandesa, que ha estado en Gaza durante tres décadas, acaba de escribir un libro sobre la situación actual en el enclave y yo la ayudé a editar el manuscrito. Educativo, por supuesto, sobre todo por las comparaciones que se pueden hacer entre la situación en Israel y Palestina, y la situación en Turquía y Kurdistán. Una de las cuestiones es ¿cómo terminar la ocupación? ¿Y qué significa el término “almacenamiento” en este contexto?

El libro se publicará en holandés con el título “Nunca más es ahora”. La autora es Anja Meulenbelt , una conocida autora y feminista interseccional en los Países Bajos, que también ha sido senadora. Ha estado viajando a Gaza desde principios de los años 1990 y conoce muy bien la situación local.

Anexión

Las ocupaciones, escribe Meulenbelt, suelen ser temporales. Terminan devolviendo el territorio a la otra parte, generalmente después de una guerra, o anexando la tierra. Para Israel, ambas cosas son imposibles cuando se trata de Palestina. Devolver tierras a los palestinos, lo suficientemente grandes y unificadas como para construir un Estado, es lo que Israel nunca ha considerado: en su mito de nacimiento, para empezar, no había ninguna nación en la tierra que ocuparon, entonces, ¿a quién devolver la tierra? Pero la anexión también es imposible, porque incluiría al pueblo. Si Israel anexa Gaza y Cisjordania, los judíos ya no serían la mayoría y eso plantea problemas para el Estado judío.

Aquí es donde entra en juego el término “almacenamiento”, acuñado por el antropólogo Jeff Halper. Se explica como el almacenamiento permanente de una población excedente y no deseada, manteniéndola bajo control por un mínimo de costes. Eso es lo que Israel ha estado haciendo en Gaza. Israel ha estado controlando plenamente lo que entra y lo que sale de Gaza desde que terminó su presencia militar en el terreno en 2005, permitiendo, por ejemplo, la entrada de alimentos suficientes para que la población no muera de hambre. Los costos también se mantienen bajos al poner a la UNRWA a cargo de los servicios públicos.

Campaña de bombardeos

El almacenamiento sólo podrá terminar y convertirse en anexión si se reduce significativamente el número de palestinos, explica Meulenbelt. Esto es lo que ha estado sucediendo desde el 7 de octubre. Una intensa campaña de bombardeos, combinada con matar de hambre a la población y obligarla a viajar hacia el sur, hasta la frontera con Egipto. Si eventualmente logran empujar a suficientes palestinos a cruzar la frontera, el almacenamiento puede terminar y la anexión puede ocurrir sin aumentar demasiado la población palestina de Israel –o en absoluto.

Deja que se hunda

La ocupación turca de Kurdistán es diferente. Si lo que dice Meulenbelt es cierto, debe terminar devolviendo la tierra a los kurdos o anexándola. La anexión no representa una amenaza para Turquía, de la misma manera que lo es para Israel. Después de todo, ambos Estados ocupantes se construyeron sobre premisas diferentes: Israel para los judíos, Turquía para los turcos. Israel expulsa a los palestinos de sus tierras o las “almacena” por el momento, porque los palestinos no pueden convertirse en judíos. Turquía intentó durante décadas resolver la presencia de los kurdos de otra manera: negando su existencia por completo y asimilándolos por la fuerza. Desafortunadamente para Turquía y afortunadamente para los kurdos, comenzó una resistencia. Ya no se puede negar que los kurdos existen, pero tampoco se puede tirar a la basura el mito fundacional del Estado de que Turquía es el país de los turcos. Los palestinos también resisten. Se niegan a irse, se niegan a sufrir una limpieza étnica.

Antisemitismo

Tanto Turquía como Israel llaman a la resistencia “terrorismo”. Con esa etiqueta, y con décadas de propaganda, uno puede salirse con la suya y no recibir serias objeciones de sus amigos internacionales, por ejemplo de Europa. Incluso te apoyarán. Es más práctico si se pueden silenciar las críticas potenciales utilizando como arma los temores más profundos de Europa. Israel dice “¡antisemitismo!” si te atreves a criticarlo. Turquía dice: “¡Cállate o abriremos las fronteras y enviaremos refugiados sirios a Europa!”. El arsenal de Turquía es un poco mayor y también puede manipular a la OTAN, por ejemplo.

Pero la resistencia legítima no es terrorismo. La resistencia contra la ocupación es legítima, aunque atacar a civiles siempre es completamente incorrecto e ilegal. Tratar de aplastar la resistencia mediante asesinatos en masa, bombardeos, represión, hambre, encarcelamiento, procesamiento y desplazamiento de civiles, y haciéndoles la vida imposible destruyendo sus ciudades, pueblos e infraestructura, es terrorismo: terrorismo de Estado, para ser precisos. Eso no detiene la resistencia. Sólo la intensifica.

Humanidad e igualdad

Lo que hay que hacer es detener la ocupación, tanto de Palestina como de Kurdistán. Los mitos fundacionales de Israel y Turquía lo hacen imposible, lo que hace que la necesidad de resistencia sea aún más urgente. Resistencia no sólo contra la violencia estatal cotidiana, sino contra esos mitos fundacionales. Para hacerlo explícito: no contra los judíos, no contra los turcos, sino contra la convicción profundamente arraigada de que la tierra no puede compartirse con humanidad e igualdad. Puede. Y debe serlo. Porque la alternativa es la anexión permanente y el olvido de palestinos y kurdos. Nunca podemos permitir que ese sea el fin de la ocupación.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *