¿Podría la guerra en Gaza llevar a Rojava a un conflicto regional?

Hay ciertos puntos de inflexión en la historia en torno a los cuales se definen las décadas, y el 7 de octubre fue uno de ellos. La incursión de Hamás en Israel y los posteriores bombardeos e invasión terrestre a Gaza por parte de Israel han intensificado el conflicto palestino-israelí a unos niveles no vistos desde 1948. Acontecimientos de tal importancia histórica rara vez se limitan a su punto de origen, y la guerra ha alcanzado ramificaciones regionales. Las potencias occidentales ya se están enredando en la guerra, aumentando la posibilidad de una escalada, su deseo de armar y financiar el esfuerzo bélico israelí y sus intentos de gestionar sus enormes movimientos internos de protesta pro-palestinos. Los Estados árabes se han apresurado a intentar crear una posición coherente y contener las reacciones de sus propios ciudadanos, que, particularmente en Egipto, amenazan un orden político ya frágil.

Lo más significativo es el llamado “Eje de la Resistencia”, compuesto por una alianza de grupos armados y Estados anti-israelíes y anti-occidentales bajo liderazgo iraní (más significativamente en Medio Oriente: Irán, Siria, Hezbollah, Hamás y sus aliados palestinos, los hutíes (en Yemen), y una amalgama de milicias respaldadas por Irán en Irak y Siria) ha amenazado con escalar la invasión de Gaza hasta convertirla en una guerra regional más amplia. El Ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir-Abdollahian, por ejemplo, advirtió que si continuaba la invasión israelí de Gaza, “se abrirán otros frentes”. Si bien el discurso del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, el 3 de noviembre fue relativamente contenido, el conflicto en la frontera entre Israel y Líbano se ha intensificado, y el Departamento de Defensa de Estados Unidos juzga que Israel corre el riesgo de llevar a Hezbollah de lleno a la guerra a través de la intensificación de sus acciones en el Líbano.

Es la cuestión del “Eje de Resistencia” donde radica el principal riesgo para el norte y el este de Siria (Rojava) y el liderazgo de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y la Administración Autónoma Democrática de la Región Norte y Este de Siria (AADNES). Si bien Hezbollah puede estar atado en la frontera con Israel, las milicias chiítas que atraviesan la frontera entre Irak y Siria también han escalado militarmente. Tras el bombardeo y la invasión israelí de Gaza, ha habido docenas de ataques contra las fuerzas estadounidenses en Siria e Irak con cohetes de corto alcance y drones armados improvisados. Esto ya ha provocado al menos 56 lesiones y 25 lesiones cerebrales traumáticas. Hasta ahora, la respuesta de Estados Unidos ha sido silenciosa, con sólo ataques aéreos ocasionales de represalia contra objetivos del IRGC (Guardia Revolucionaria iraní) y sus milicias.

Las milicias involucradas son las agrupadas bajo la “Resistencia Islámica en Irak” (IRI), una coalición de milicias pro-iraníes, algunas de las cuales se encuentran entre las subsecciones más fuertes de las Fuerzas de Movilización Popular Iraquíes, como Kata’ib Hezbollah (no relacionado con el Hezbollah libanés) y Asa’ib Ahl al-Haq. Los ataques ocurridos al este del Éufrates en Deir Ezzor también pusieron en peligro a las tropas de las FDS, aunque el peligro principal es político más que militar. Las FDS no son una fuerza débil, como lo demuestra su resistencia en solitario contra ISIS durante años antes de la intervención de Estados Unidos y, más recientemente, su enfrentamiento con una gran rebelión apoyada por el régimen sirio en Deir Ezzor, sin ayuda estadounidense.

La mayor amenaza es política. Si aumenta el riesgo para las fuerzas estadounidenses en la región (si las tropas estadounidenses comienzan a morir, por ejemplo) o si Estados Unidos siente que Israel puede verse sobrecargado (por ejemplo, si Hezbollah interviene “plenamente” en el norte de Israel), entonces Washington puede sentirse obligado a intervenir directamente. Sin embargo, con unas elecciones reñidas acercándose en Estados Unidos, habrá un fuerte incentivo para utilizar socios sobre el terreno como las FDS en lugar de gastar vidas estadounidenses.

El momento del conflicto de Gaza es especialmente desafortunado para los habitantes del noreste sirio, ya que se cruza con dos acontecimientos difíciles que enfrenta la AADNES: el bombardeo masivo de infraestructura civil en el norte por la Fuerza Aérea turca a principios de octubre y la continuación de enfrentamientos tras el levantamiento tribal respaldado por el régimen en Deir Ezzor y dirigido por Ibrahim al-Hifl. Hasta ahora, los líderes de las FDS y la AADNES han adoptado una política de estricta neutralidad, pero existen incentivos potenciales que podrían usarse para incorporar a los líderes de las FDS. La asistencia estadounidense en la toma de Al-Bukamal, donde las milicias respaldadas por Irán han organizado ataques contra posiciones estadounidenses y de las FDS, por ejemplo; alternativamente, una zona de amortiguación al oeste del Éufrates contra las incursiones tribales respaldadas por el régimen que continúan cobrándose la vida de soldados de las FDS.

Sin embargo, las consecuencias de tomar partido en la guerra de Gaza si se “volviera regional” podrían ser catastróficas, aunque principalmente por razones políticas más que militares. El Estado de Israel no es popular entre los sirios, incluidos los del noreste. Esto no se debe sólo a los fuertes sentimientos que hay en todo el mundo árabe hacia el conflicto palestino-israelí, sino también a la ocupación y anexión de los Altos del Golán sirios por parte de Israel.

En una encuesta de 2007, el 51% de los sirios apoyaba la paz con Israel sólo después de la devolución de los Altos del Golán a Siria; el 75% todavía apoyaba la asistencia financiera a Hamás, la Jihad Islámica palestina y Hezbollah. En una encuesta más reciente, de 2023, solo el 19% de los sirios apoyaba la normalización con Israel (frente al 81% en contra). No hace falta decir, entonces, que ir a la guerra a favor de Israel sería extremadamente impopular y privaría a la AADNES de una gran legitimidad.

Además, imbuiría la propaganda del régimen sirio contra las FDS y la AADNES al presentarlos como títeres respaldados por Occidente que no representan al pueblo sirio. Por lo tanto, verse arrastrado a este conflicto, sin importar el nivel de escalada, representaría una amenaza existencial para la AADNES y dañaría críticamente la transformación en curso de su imagen de una entidad kurda a una siria. Se correría el riesgo de protestas populares masivas contra la supuesta colaboración con Israel y proporcionaría un terreno fértil para que Damasco sembrara malestar contra los líderes de la AADNES y las FDS. En comparación con esto, los beneficios potenciales de la participación son escasos.

Las tendencias actuales indican que Estados Unidos no está dispuesto a obstaculizar la agresión turca en Siria, más allá de prevenir una invasión abierta; por ejemplo, solo hubo una reacción silenciosa en Washington ante la campaña de bombardeos masivos de Turquía contra infraestructuras civiles vitales en toda Rojava, en octubre de 2023. La estrategia de la administración Biden en Oriente Medio ya se enfrenta a desafíos extremos con el conflicto en Gaza y el posterior posible fracaso del proceso de paz entre el Golfo e Israel. Turquía ha desempeñado un papel clave en la mediación de las exportaciones de cereales a gran parte del sur global durante el conflicto entre Rusia y Ucrania. Es poco probable que Estados Unidos corra el riesgo de dañar su relación con un aliado tan clave, lo que significa que los incentivos para participar en una guerra regionalizada de Gaza siguen siendo bajos para las FDS y la AADNES.

Esto es especialmente cierto cuando el candidato republicano para las elecciones presidenciales de 2024 probablemente sea Donald Trump, quien en las encuestas iguala a Biden (precisamente justo por delante de él en el momento de escribir este artículo) y podría regresar a la presidencia de Estados Unidos el próximo año. Trump, que ordenó unilateralmente la retirada de las fuerzas estadounidenses de la frontera entre Siria y Turquía en 2019, lo que condujo a la Operación Primavera de Paz y la limpieza étnica de una franja de Rojava en Siria desde Serêkaniyê hasta Girê Spî, evidentemente no es un socio confiable para las FDS. Inclinarse demasiado hacia Estados Unidos hasta el punto de que las FDS pierdan posibles socios de contrapeso sería una medida muy arriesgada. Sería una repetición del período de tiempo entre la Operación Rama de Olivo, cuando Rusia quedó temporalmente desacreditada como garante de seguridad, y la Operación Manantial de Paz, cuando las FDS se vieron obligadas a volver al equilibrio entre Rusia y Estados Unidos después de que se hiciera evidente que ninguno era de fiar. Así como este período terminó con pérdida territorial y derrota militar gracias a un presidente ecléctico como Trump, también podría terminar si las FDS llegaran a depender únicamente de Estados Unidos para su seguridad bajo una segunda presidencia de Trump.

En lo que respecta al papel de Turquía en la guerra entre Israel y Hamas, existen tanto beneficios como riesgos potenciales para el noreste de Siria. Erdogan ha ofrecido mediación turca en el conflicto, y con Estados Unidos cada vez más crítico de la estrategia de guerra de Israel, es posible que Occidente comience a presionar para una conclusión negociada del conflicto para el nuevo año. Si Turquía asume un papel de liderazgo en la mediación en las negociaciones, podría conducir a un rejuvenecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Turquía y perjudicar a largo plazo las perspectivas de supervivencia de la AADNES. La relación de Turquía con Estados Unidos puede ser cada vez más transaccional bajo Erdogan, pero lograr una paz favorable a Israel sería un favor que Estados Unidos tendría que devolver. Al mismo tiempo, los dirigentes turcos no se han posicionado hasta ahora como un mediador creíble. Las inclinaciones ideológicas islamistas del AKP de Erdogan y el sentimiento anti-israelí interno han persuadido a Erdogan para adoptar una línea hostil a Israel y comprensiva con Hamás. Si el gobierno turco continúa por este camino, puede brindar una oportunidad para la AADNES, ya que el empeoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y Turquía incentivaría a Washington a adoptar una postura más pro-FDS en su defensa contra la agresión turca.

El entrelazamiento histórico de los movimientos de liberación kurdo y palestino hace que la intervención de las FDS sea menos probable. Los movimientos de liberación palestino y kurdo tienen conexiones largas y profundas, cuyo legado permanece en el pensamiento del actual liderazgo kurdo de Rojava. Después de la huida de los dirigentes del PKK de Turquía a Siria en 1980, fue el barrio palestino de Damasco el que protegió encubiertamente a los militantes del PKK, y fue el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) quien proporcionó un salvavidas al PKK y le dio entrenamiento en tácticas de guerrilla. Fue allí, en Líbano, luchando junto a los palestinos, donde el PKK vio algunas de sus primeras muertes en combate, no contra Turquía sino contra Israel. Otros serían posteriormente capturados e interrogados tanto por tropas israelíes como por funcionarios de inteligencia turcos. Esta solidaridad mutua no será olvidada.

Mientras que el ex líder político de Hamás, Khaled Mashal, alababa la invasión turca y la limpieza étnica de Afrin, tanto los grupos palestinos de izquierda como la Autoridad Palestina (AP) se han opuesto enérgicamente a que Turquía instrumentalice a los palestinos desplazados en sus esfuerzos por limpiar étnicamente el norte de Siria. Asimismo, la AP ha cooperado con la AADNES en la repatriación de familiares del Estado Islámico. Del lado kurdo, tanto el líder de las FDS, Mazloum Abdi, como la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK) han condenado la violencia israelí contra civiles palestinos y han apoyado el establecimiento de un sistema de gobierno palestino (ya sea como Estado o como confederación democrática), y altas personalidades de Rojava, como Polat Can, han escrito sobre su oposición al sionismo.

Los líderes de la AADNES y las FDS han rechazado la división de las luchas palestina y kurda causada por la instrumentalización de la causa palestina tanto por parte de Turquía como del Irak de Sadam Husein para asentar a refugiados palestinos en tierras kurdas. Esta solidaridad histórica y recíproca entre la izquierda palestina y kurda sirve para socavar las tácticas de dividir y conquistar de los etno-Estados de la región y toda la arquitectura imperial de Oriente Medio que depende de ellos.

En conclusión, si bien la regionalización de la guerra de Gaza aún no es inevitable, existen múltiples vías a través de las cuales Estados Unidos y otras partes de Oriente Medio podrían verse arrastrados a una guerra más amplia, ya sea a través de provocaciones israelíes contra Hezbollah en el sur del Líbano o a través del IRI con ataques contra bases estadounidenses en Siria e Irak. Por esa razón, existe la posibilidad de que el noreste de Siria se vea envuelto en una conflagración regional entre Estados Unidos y el “Eje de la Resistencia”. Además, estimo que cualquier beneficio potencial que las FDS pudieran obtener al verse arrastradas a la guerra es muy superado por los riesgos de hacerlo. Por lo tanto, el camino más beneficioso para los tomadores de decisiones clave en el noreste de Siria/Rojava es continuar por el camino de la neutralidad estricta, incluso si la guerra “se vuelve regional” y si Estados Unidos ejerce una presión significativa sobre los líderes de las FDS para defender sus intereses en la región. Afortunadamente, las FDS se han mantenido neutrales hasta ahora en el conflicto y, en parte debido a los vínculos históricos entre palestinos y kurdos, es probable que sigan haciéndolo.

FUENTE: Theo Mitchell  / Kurdish Center for Studies / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *