Turquía ayuda al ISIS a atacar Rojava

En la noche del jueves 20 de enero, el ISIS organizó un feroz ataque para liberar a sus prisioneros, varios miles de los cuales estaban retenidos en la prisión de Sina’a, en Hasaka, una ciudad de la zona autónoma de mayoría kurda de Siria, a menudo llamada Rojava. Cuando un coche bomba irrumpió en las puertas de la prisión, los combatientes de las células durmientes del ISIS atacaron con disparos y se inició un motín coordinado dentro de la cárcel. En la batalla que siguió, los prisioneros se convirtieron en escudos humanos y los francotiradores del ISIS ocuparon los edificios cercanos, mientras que la milicia de Rojava -las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS)- aportó hasta 10.000 soldados, con el apoyo aéreo y terrestre de Estados Unidos. Tras declarar prematuramente el fin de la batalla el miércoles, las FDS descubrieron 90 combatientes más del ISIS escondidos en un sótano, mientras que los ataques de francotiradores y suicidas continuaban en el barrio circundante, del que habían huido miles de residentes. La batalla no terminó finalmente hasta el 30 de enero.

La Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES), también conocida como Rojava, ha dicho en repetidas ocasiones que no tiene los recursos necesarios para mantener a salvo a miles de prisioneros del ISIS y sus familias, y mucho menos para llevarlos a juicio. Pero los países de origen de los presos no quieren repatriarlos, por lo que Rojava está atascada. Tampoco dispone de recursos para rehabilitar y educar a los hijos de las familias del ISIS, incluidos setecientos adolescentes retenidos en otra prisión a los que el ISIS utilizó como peones o rehenes en la fuga. Como dice un indignado comunicado de prensa del Congreso Nacional del Kurdistán (KNK): “Después de beneficiarse de los sacrificios de las FDS en la guerra contra el ISIS, las potencias mundiales han dejado a miles de sus ciudadanos en el norte y el este de Siria como una bomba de relojería que puede explotar en cualquier momento, como acabamos de ver”.

No es casualidad que la bomba de relojería haya explotado en el cuarto aniversario de la invasión y ocupación de Afrin por parte de Turquía, en 2018. El apoyo de Turquía a ISIS y otros yihadistas es un secreto a voces. Un dron turco incluso bombardeó un vehículo de las FDS que corría hacia Hasaka para ayudar a recapturar a los prisioneros del ISIS. Según un informe de octubre de 2021 sobre las células durmientes del ISIS, las redadas que resultaron en la detención de miembros del ISIS sacaron a la luz documentos que mostraban vínculos con la inteligencia turca, lo que sugiere que ambos se coordinan estrechamente. Las FDS creen que el ataque de Hasaka fue organizado por las fuerzas turcas y sus apoderados en los territorios que Turquía ocupó en 2019, incluidos Serêkaniye y Tal Abyad, y el plan era que los prisioneros del ISIS huyeran allí y se reagruparan.

Turquía ha intensificado sus ataques contra Rojava en los últimos meses. El día de Navidad de 2021, un dron turco destruyó una casa del movimiento juvenil kurdo en Kobane, matando a cinco jóvenes activistas e hiriendo a muchos más. Kobane tiene un significado especial por ser el primer lugar en el que el ISIS fue derrotado. Cuando la decidida resistencia kurda en 2014 convenció al Pentágono de que su ejército era capaz de liderar una guerra terrestre contra el ISIS, la administración Obama comenzó a dar apoyo militar y aéreo a Rojava, a pesar de las objeciones de Turquía. Las FDS pasaron a liberar Raqqa, la base del ISIS, esperando que, si servían como tropas de tierra en esta guerra, Estados Unidos protegería el este de Rojava de Turquía. Bajo la presión de Estados Unidos, Rojava incluso retiró sus armas pesadas y rellenó los túneles en su frontera con Turquía. Luego, en 2019, en una llamada telefónica casual, Trump dio luz verde a Erdogan para invadir el este de Rojava.

En el tratado de paz que puso fin a esa invasión, Rusia y Estados Unidos acordaron patrullar conjuntamente la frontera y garantizar la seguridad de Rojava frente a nuevas incursiones, siendo Estados Unidos responsable de la zona al este del Éufrates, incluida Kobane. Los asesinatos de Turquía con drones son, pues, violaciones del tratado de 2019, pero Washington apenas ha movido un dedo para impedirlos. Aunque todavía hay 700 soldados estadounidenses en Rojava, la ayuda para acabar con el motín de la prisión de Hasaka es la intervención más activa que han realizado en los últimos tres años.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, considera “terroristas” a todos los kurdos activistas y cruza las fronteras nacionales para matarlos cuando cree que puede salirse con la suya. En abril, Turquía mantuvo varias batallas campales con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en las montañas de Irak, utilizando armas químicas prohibidas. Turquía también envió drones a Rojava contra civiles en tres ocasiones, en octubre y noviembre, continuando la guerra de bajo nivel contra el movimiento de libertad kurdo, que lleva más de 40 años.

Erdogan está especialmente ansioso por distraer a los votantes turcos de los problemas internos mientras la economía se hunde, la lira se hunde más y la oposición a su partido comienza a unirse. ¿Qué mejor manera que la guerra étnica? Mientras tanto, el gobierno de Bashar Al Assad emitió una declaración en la que calificaba la operación de las Fuerzas de Autodefensa contra el ISIS como un crimen de guerra por haber desplazado a civiles.

Tanto Erdogan como Assad tienen motivos para atacar Rojava, pues es un extraordinario ejemplo de lo que falta en una región formada por Siria, una dictadura desgarrada por la guerra; Irán, una teocracia fundamentalista; el Gobierno Regional Kurdo de Irak, una cleptocrácia autoritaria; y Turquía, una democracia fallida. En cambio, la AANES es laica y pluralista, y trata a todas las religiones por igual. Dirigida según los principios de la democracia directa y el feminismo, tiene más mujeres en el liderazgo que el resto de las naciones de Oriente Medio juntas. Para líderes autocráticos como Assad, Erdogan y Jamenei, la política democrática y antinacionalista de Rojava, y su objetivo de un Oriente Medio formado por estados federales con regiones autónomas, debe ser positivamente aterrador. Erdogan está atacando a la AANES como forma de defensa del statu quo.

Durante los últimos 40 años, Estados Unidos ha apoyado el enfoque de contrainsurgencia de Turquía con respecto al movimiento kurdo por la libertad, catalogando al PKK como terrorista y ayudando a capturar a Abdullah Öcalan, el líder ideológico y fundador del partido. Pero la contrainsurgencia no resuelve los problemas reales de injusticia y, a través de todos estos ataques, el movimiento kurdo se ha fortalecido. Cuarenta años han demostrado que la estabilidad y la paz no llegarán a través de la guerra, el miedo y la opresión étnica, sino que requieren justicia, democracia y pluralismo. Mientras tanto, bajo la amenaza del ISIS, la política de Estados Unidos en la región se ha vuelto completamente incoherente, con el Departamento de Estado esforzándose por aplacar a Turquía como un importante miembro de la OTAN, y el Pentágono tratando de apoyar a las FDS como la única fuerza terrestre fiable contra el ISIS, a pesar de saber que el ISIS es apoyado por Turquía.

El gobierno de Joe Biden debería proteger al pueblo de Rojava de Turquía, dándole reconocimiento político, pidiendo una zona de exclusión aérea, e insistiendo en que los kurdos iraquíes, también aliados de Estados Unidos, reabran permanentemente el paso fronterizo de Semelka, que es el único punto de entrada y salida de Rojava; Estados Unidos también debería presionar a Erdogan para que reinicie las negociaciones de paz con el PKK. El pueblo kurdo ha sacrificado 13.000 vidas en la lucha contra el ISIS, y los progresistas deberían apoyar su esfuerzo por construir una base segura para la democracia directa, el feminismo y el pluralismo. Nuestra propia crisis política demuestra la necesidad de las ideas frescas y las nuevas formas de participación democrática que surgen de Rojava.

FUENTE: Meredith Tax / The Nation / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.