Turquía bombardea Rojava ante el silencio internacional

El gobierno turco del presidente Recep Tayyip Erdogan continúa con su campaña de ataques y bombardeos contra ciudades y pueblos de Rojava (Kurdistán sirio). Apoyado en el terreno por grupos mercenarios, el Estado turco lanza bombardeos periódicos contra el territorio, pese a que en la zona se encuentran contingentes militares rusos y estadounidenses. El objetivo de Turquía es ocupar de manera ilegal la mayor parte de Rojava para luego transformar su demografía y saquear sus riquezas.

Ayer se reportó que el ejército turco lanzó una ola de ataques contra las aldeas al este de la ciudad de Al Bab, ocupada ilegalmente por los propios grupos mercenarios respaldados por Ankara. El ataque con armamento pesado tuvo como objetivo las aldeas de Arima, Kawkili y Jab Hamza.

La agencia de noticias ANF informó que las fuerzas del Consejo Militar de Al Bab y del régimen de Damasco respondieron a los bombardeos.

Según la agencia de noticia ANHA, el Estado turco además bombardeó las aldeas de Al-Şaşat, Erbe Kilo, Iwn Dadat, Ereb Hesen, Um Edese y Cat, en la región de Manbij. El Centro de Prensa del Consejo Militar de Manbij denunció que un grupo mercenario, afiliado a Ankara, atacó los puestos militares en la aldea Cat en el noreste de Manbij, pero la ofensiva fue detenida.

Durante esta jornada se conoció un comunicado del Consejo Militar de Manbij reconoció que cinco yihadistas fueron abatidos, entre los que se encuentra Mustafa Mahmoud Haj Ibrahim, líder de la “Primera División Costera”, que solía pertenecer al llamado Ejército Libre Sirio (ELS) y ahora integraba el Ejército Nacional Sirio (ENS), organización mercenaria fundada por Turquía antes la invasión de Serêkaniyê y Girê Spî, ocurrida en octubre de 2019.

Al igual que la zona de Ain Issa, que por estos días es blanco de ataques, Manbij tiene una importancia simbólica y estratégica para Turquía. Desde noviembre, los ataques en ambas regiones han adquirido proporciones cada vez más violentas. Manbij representaba el centro de abastecimiento logístico del autoproclamado Estado Islámico (ISIS) desde Turquía. Por lo tanto, la liberación de la ciudad por parte de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) se convirtió una espina para el régimen turco. La región es bombardeada casi a diario con proyectiles de artillería por mercenarios del llamado ELS.

FUENTE: ANF / ANHA / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *