Turquía mantiene intacta la política de puertas giratorias al no tomar medidas enérgicas contra la red conocida de ISIS

El sistema de justicia penal de Turquía, bajo el control estricto del gobierno islamista, no ha logrado poner freno de forma sistemática a las actividades de los militantes que han estado proporcionando logística a la red terrorista del Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) en las zonas fronterizas de Turquía con Siria.

Feyzullah Yeşildeniz, terrorista del ISIS, de 23 años de edad, proporcionó casas de seguridad a los yihadistas extranjeros que se trasladaron fuera de Siria, donde se enfrentaron a una mayor presión tanto de la coalición anti-ISIS dirigida por los Estados Unidos como de los ataques aéreos rusos. Aunque sus actividades eran bien conocidas por las autoridades y las pruebas de la causa penal, incluidas las declaraciones de los testigos, verificaban sus vínculos con ISIS, el tribunal lo puso en libertad en abril de 2019. Era una de las tres personas que estaban bajo arresto en espera de juicio, y el panel de jueces decidió dejarlos en libertad a él y a sus asociados Süleyman Seginç y Yusuf Kırtay.

Tan pronto como fue liberado, Yeşildeniz continuó donde lo había dejado antes de su arresto y siguió prestando servicios a los miembros de ISIS. Consiguió una casa segura para la yihadista de 30 años Soumaya Raissi, ciudadana francesa de origen tunecino, que cruzó a Turquía en el verano de 2020 desde Siria. La casa segura, ubicada en el primer piso de un edificio de apartamentos en el barrio Kemal de Adana Namık, fue mantenida por militantes de ISIS, que proporcionaron alimentos y suministros a Raissi, quien nunca dejó el apartamento por miedo a llamar la atención. Se quedaba en el apartamento todo el tiempo con su pequeño hijo.

Raissi se enfrentaba a una orden de arresto emitida por las autoridades francesas y difundida a través de la Interpol cuando fue detenida el 14 de octubre de 2020 en la provincia de Adana, en el sudeste de Turquía. Su primer marido, Rached Raissi, fue detenido en la provincia turca de Gaziantep en 2016 y posteriormente fue deportado. Soumaya se estableció en el territorio de ISIS y se volvió a casar con un terrorista de ISIS en Siria. Su cuñado también es militante de ISIS.

Soumaya Raissi, ciudadana francesa de origen tunecino, trabajaba para ISIS en Siria.

 Yeşildeniz estaba integrado en una red turca de ISIS dirigida por Mahmut Özden, un destacado yihadista turco que había sido encarcelado unas 10 veces en Turquía, sólo para ser liberado en todos los casos antes de ser detenido por última vez el 20 de agosto de 2020 y arrestado oficialmente el 31 de agosto. La policía encontró un AK-47, una mezcla de explosivos TNT y RDX, comunicaciones con otras células de ISIS en Irak y Siria y material de propaganda de ISIS durante la redada en las residencias y lugares de trabajo de los sospechosos. Lo más probable es que vuelva a quedar libre o reciba una palmada en la espalda en un sistema de justicia penal que es permisivo cuando se trata de tomar medidas enérgicas contra grupos yihadistas.

También se ha observado un tratamiento indulgente similar con otros. Por ejemplo, durante su comparecencia el 19 de octubre de 2020, Yeşildeniz afirmó que pensaba que Soumaya era una refugiada siria y que simplemente la estaba ayudando a encontrar un lugar donde quedarse. El historial de búsqueda en su teléfono móvil mostró que buscó órdenes de la Interpol, lo que sugiere que realmente sabía quién era Soumaya.

Sin embargo, el tribunal dictaminó que se lo liberara en espera de juicio, al igual que hizo en otras dos ocasiones en el pasado. No obstante, temiendo posibles problemas con el gobierno francés, que había empezado a plantear los vínculos de Turquía con grupos yihadistas en Siria y Libia, el gobierno de Erdoğan indicó a los jueces que estaban al cargo del juicio de ISIS que involucraba tanto a Özden como a Yeşildeniz, que debían permanecer en prisión por el momento. El fiscal turco apeló la decisión de liberación y Yeşildeniz fue arrestado nuevamente.

La célula ISIS de Özden buscaba una oportunidad de golpear en el histórico distrito de Taksim de Estambul, popular entre los turistas nacionales y extranjeros. La célula encargó a un militante de ISIS llamado Hüseyin Sağır que explorara la zona. Las comunicaciones cifradas encontradas en el portátil de Özden, incautadas durante la redada policial y posteriormente descifradas por las autoridades, mostraban intercambios secretos entre Özden y otros militantes de ISIS, incluyendo Sağır. «Hemos estado viajando por Taksim durante 3 días. Estamos justo debajo de sus narices. Hemos hecho correr la voz pidiendo suministros en 10 lugares. Alguien dijo: ‘Encontraré [lo que estás buscando]’. Pare que estamos cerca del final», escribió un militante de ISIS a Özden.

A los miembros de ISIS les preocupaba que las autoridades pudieran rastrear su huella digital y tomaron medidas para cubrirla.

Feyzullah Yeşildeniz, un terrorista de 23 años de edad de ISIS, proporcionó casas seguras para los terroristas extranjeros de ISIS.

«Nos gustaría verte después de que terminemos con esto. Hermano, asegúrate de tomar precauciones. Destruir de antemano el teléfono móvil en tu posesión sería bueno para el bienestar de nuestros demás hermanos», escribió Sağır a un militante de ISIS no identificado que parecía estar seleccionado para un ataque terrorista.

Las imágenes de las cámaras de la calle en Taksim mostraban que Sağır, acompañado de una mujer no identificada, se movía por el distrito para lo que los investigadores creían que era una vigilancia a fin de identificar un lugar para un posible ataque terrorista. Según se informa, la policía está buscando a la mujer que aparecía en la grabación.

Los observadores de Turquía tienen poca fe en el sistema de justicia penal del país para tomar medidas enérgicas contra ISIS y otras células yihadistas, dadas las políticas islamistas del actual gobierno del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), dirigido por el presidente Recep Tayyip Erdoğan.

Nordic Monitor ha publicado múltiples informes basados en documentos confidenciales y relatos de denunciantes que muestran cómo la inteligencia turca trabajó estrechamente con ISIS y militantes de al-Qaeda para promover la agenda política del gobierno Erdoğan.

Por ejemplo, los tres militantes de alto nivel de ISIS sospechosos de haber sido desplegados para un importante ataque contra la Embajada de Francia en Ankara fueron capturados en la frontera por el ejército turco y detenidos brevemente, pero fueron puestos en libertad a la espera de juicio por un tribunal y actualmente se encuentran en libertad. Los funcionarios de inteligencia y militares turcos mantuvieron conversaciones secretas con ISIS en varias ocasiones. Cientos de militantes de ISIS han sido liberados de las cárceles turcas en los últimos años, lo que refleja la actitud permisiva de los funcionarios turcos con respecto a los yihadistas.

Rojava Azadi/ Nordic Monitor – Abdullah Bozkurt/Estocolmo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *