Turquía utiliza armas químicas en sus ataques en el Kurdistán iraquí

El Movimiento por la Libertad de Kurdistán, junto con grupos de solidaridad y organizaciones de derechos humanos, están pidiendo el fin del uso de armas químicas por parte de Turquía.

Turquía –que niega el uso de armas químicas- ha sido signatario de la convención sobre armas químicas, desde 1997.

Sin embargo, según el Movimiento por la Libertad de Kurdistán y sus partidarios, el uso de tales armas ha aumentado desde que Turquía invadió áreas controladas por la guerrilla en el sur de Kurdistán (Bashur), el área que se encuentra dentro de las fronteras de Irak (también conocida como Kurdistán iraquí).

Según el grupo Campaña por la Paz en Kurdistán: “Desde que las fuerzas armadas de Turquía invadieron el norte de Irak (Kurdistán del Sur) el 23 de abril de 2021, ha habido informes de que ha estado utilizando armas químicas contra las guerrillas kurdas en las regiones de Zap, Metina y Avasia”.

Estas áreas están controladas por el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y las fuerzas guerrilleras asociadas. El PKK exige el fin de la represión y el autoritarismo del Estado turco, y es parte del movimiento por una democratización radical de la región a través de un sistema de abajo hacia arriba llamado confederalismo democrático.

La declaración del grupo continúa: “La frecuencia del uso de estas armas y su letalidad ha aumentado en los últimos dos meses; ahora hay informes de más de 300 usos por separados. La evidencia de este crimen internacional y las bajas resultantes del uso de armas químicas se están acumulando”.

“Todos los seres vivos y la naturaleza están completamente destruidos”

La Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK) describió los efectos del uso de estas armas: “Las armas químicas utilizadas por el Estado turco son armas letales que provocan asfixia, quemaduras, deterioro del sistema nervioso y cauterización y destrucción de tejidos. En las zonas donde se utilizan estas armas, todos los seres vivos y la naturaleza quedan completamente destruidos. Además, los restos de estas armas se depositan en el suelo, el agua y las plantas, lo que pone en peligro enormemente la salud y la supervivencia de la población local en los próximos años”.

La médica Rûken Samsun, guerrilla de las Unidades de Mujeres Libres (YJA-Star), dijo a la agencia de noticias Firat: “Estas armas químicas afectan los reflejos y nervios de los humanos. También hay gases químicos que queman y sofocan el cuerpo humano. La asfixia ocurre cuando los seres vivos se ven privados de oxígeno. Las armas químicas están prohibidas en todo el mundo. El uso de armas químicas contra la guerrilla es inmoral”.

La declaración de la KCK del 5 de noviembre destaca que los ataques con armas químicas de Turquía afectan a los civiles kurdos, así como a las guerrillas: “Es bien sabido que se están utilizando armas químicas no solo contra la guerrilla, sino también contra la población civil local. Como consecuencia del uso de estas armas, la población civil ya sufre graves problemas de salud que ahora han alcanzado niveles sumamente preocupantes. Muchas personas de la región se han visto directamente afectadas por el uso de armas químicas y, por lo tanto, han intentado visitar hospitales civiles en la región. Sin embargo, el PDK (partido gobernante en el Kurdistán iraquí) y el Estado turco les impiden hacerlo y, en cambio, están siendo tratados en hospitales militares establecidos en secreto. Aunque se conocen todos estos hechos, aún no se reconocen los crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas de ocupación turcas mediante el uso de armas químicas”.

¿Por qué callan?

Desde el Comité de Salud de la KCK llamaron a las personas de todo el mundo para que se pronuncien: “Nos acercamos directamente a todas las instituciones, organizaciones, defensores de los derechos humanos y activistas ambientales y de los derechos de los animales que están comprometidos con asegurar el futuro de la humanidad: ¿Por qué guardan silencio?”.

También se hace un llamado específico a varias organizaciones internacionales, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), las Naciones Unidas (ONU), el Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) y Médicos sin Fronteras, para que condenen el uso de de armas químicas por parte de Turquía: “Nos gustaría aprovechar esta oportunidad para dirigirnos directamente a la OPAQ, la ONU, el CPT y especialmente a Médicos sin Fronteras: ¿por qué guarda silencio sobre los crímenes genocidas del estado turco en Kurdistán y Oriente Medio? Guardar silencio sobre el uso de armas químicas significa convertirse en cómplices y partidarios de este crimen. En particular, nos gustaría hacer el siguiente llamamiento a la OPAQ y a Médicos sin Fronteras: les pedimos que estén a la altura de sus tareas, investiguen el uso de armas químicas por parte de las fuerzas de ocupación turcas en las zonas guerrilleras del sur de Kurdistán lo antes posible. Quisiéramos enfatizar que estamos dispuestos a brindar todo el apoyo y la asistencia necesarios para estos esfuerzos”.

Por su parte, el Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) llamó a la comunidad internacional “para condenar a Turquía por sus crímenes y el uso de armas químicas”, “enjuiciar a funcionarios del gobierno y del Estado de Turquía por sus crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra”, “imponer sanciones a Turquía por el uso de armas químicas”, además de un embargo de armamento en general.

“Hacemos un llamamiento al público internacional y a todas las fuerzas democráticas para que se solidaricen con la resistencia kurda y apoyen la demanda de los kurdos de que se detengan inmediatamente los ataques y el uso de armas químicas por parte de Turquía”, remarcaron desde el KNK.

FUENTE: Tom Anderson / The Canary / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *