Un tribunal que pone aún más en peligro a los yezidíes en el Kurdistán iraquí

De la nada, el primer ministro de la región del Kurdistán en Irak, Masrour Barzani, anunció que se ha redactado un proyecto de ley para enjuiciar a los miembros de ISIS por sus crímenes. Ya se ha enviado al Parlamento para una primera audiencia, y varias comisiones tendrán su opinión al respecto. A primera vista, suena bien que Kurdistán quiera asumir esta responsabilidad. Pero si realmente lo hace, ¿por qué de forma tan repentina y por qué con un proceso rápido, sin consultar con expertos internacionales? ¿Y por qué las víctimas de ISIS no están involucradas?

Es revelador que el proyecto de ley, llamado “Tribunal Especial para los Crímenes de ISIS”, esté disponible en kurdo y árabe, pero no en inglés, el idioma del derecho internacional humanitario: este esfuerzo por llevar a los miembros de ISIS a los tribunales obviamente no se basa en una consulta exhaustiva con expertos en la materia. Y eso es necesario, porque hay experiencia internacional con tribunales especiales que procesan crímenes de guerra (ex Yugoslavia, Ruanda), y en los tribunales de Kurdistán no hay experiencia.

El borrador dice que se pueden nombrar jueces externos. Pero si no se consulta con organizaciones que pueden proporcionar esos jueces, ¿cómo se va a saber si pueden trabajar con la ley que se escribió y están dispuestos a participar en su corte? Un artículo en The Guardian sobre esta Corte, señaló que también tendría jurisdicción sobre crímenes cometidos fuera de Irak, pero los expertos en derecho internacional con los que hablé y que leyeron la propuesta, no ven ninguna señal de eso en el borrador. Lo que sí ven es la pena de muerte. Eso, en sí mismo, no es nuevo en la región de Kurdistán. La pena de muerte rara vez se aplica y solo para los “peores delitos”, pero si los líderes kurdos hablan de justicia y democracia, es mejor que abolan la pena capital todos juntos.

Sanar juntos

He visto a algunas personas decir que es una vergüenza para la comunidad internacional permitir que la región del Kurdistán resuelva este problema. Y de hecho, es una pena que no se haya hecho nada para llevar ante la justicia los crímenes genocidas de ISIS. Que a los países occidentales no les importe el genocidio perpetrado contra los yezidíes. No solo no están haciendo un esfuerzo serio para llevar a estas pandillas a juicio, sino que tampoco ayudan a la comunidad yezidí a regresar a sus tierras natales en Shengal de manera segura, ni a unir a las familias que se encuentran dispersas por Europa y en los campos de refugiados en la región del Kurdistán, para que puedan intentar curarse juntos.

Sin embargo, este tribunal, potencialmente fallido, está en la propia región del Kurdistán. Si realmente quieren llevar a juicio a los miembros de ISIS, podrían haber hecho un esfuerzo concertado con los que están en el campo para organizarlo.

Otro gran problema con el proyecto de ley es que la comunidad yezidí, sin duda la mayor víctima de los crímenes de ISIS, no ha sido consultada al respecto. Ni siquiera sabían que el Gobierno Regional de Kurdistán (GRK) estaba trabajando en tal ley. No solo este tweet da fe de eso, sino que también algunas personas a las que les he preguntado, y que deberían saber, dijeron que no tenían idea. Una organización yezidí con la que contacté me dijo que han estado presionando a las autoridades kurdas, desde 2015, para que persigan a quienes los asesinaron, secuestraron y esclavizaron, pero no hubo respuesta.

Cómplice

Esto no solo es malo, es un insulto. ¿Por qué? Bueno, odio volver a mencionarlo, porque el Partido Democrático de Kurdistán (PDK, que controla el GRK) nunca quiso hablar de ello ni investigar qué sucedió exactamente y por qué. Por eso, el PDK es cómplice. Cuando ISIS se acercó rápidamente a Shengal, a principios de agosto de 2014, eran los Peshmerga del PDK quienes estaban a cargo de proteger a los yezidíes. ¿Y qué hicieron? Dejaron a los yezidíes y se apresuraron de regresar al este, a la región del Kurdistán, tan rápido como pudieron. Si no hubiera sido por el PKK, que vino corriendo desde las montañas para intentar salvar la situación, el genocidio habría cobrado aún más víctimas. Si el PDK está realmente comprometido con la justicia para los yezidíes, ¿por qué no investigan su propio papel y se responsabilizan por él?

Un tribunal centrado en la retribución, en el que incluso la pena de muerte podría utilizarse, no es el camino a seguir. Ver a algunos perpetradores literalmente colgados puede satisfacer a algunas personas a corto plazo, pero la pena de muerte no es más que un asesinato sancionado por el Estado, y tampoco trae de vuelta a los yezidíes. Tampoco restaura la dignidad de la comunidad yezidí. No les devuelve la confianza en las autoridades que les fallaron. No mejora su acceso a la justicia, especialmente de quienes sufrieron y continúan sufriendo más: las mujeres.

Además, no facilita una solución duradera para la posición marginada de los yezidíes en la sociedad, tanto en Kurdistán como en Irak, y más allá, por ejemplo, en Siria, donde Turquía y sus mercenarios cometen crímenes contra ellos ahora. No promueve la causa de la reconciliación. En resumen, no se trata de anteponer la difícil situación de los yezidíes.

Esta propuesta de ley no ayuda a los yezidíes. Solo los pone en peligro aún más.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *