Ataque aéreo turco mata a cinco trabajadores en Shengal

La Administración Autónoma de Shengal informó que un dron de combate del Estado ocupante turco bombardeó las tiendas de campaña de los trabajadores que estaban perforando pozos de agua en la zona de Kora Simoqya, en la región de Mezargeh, de la ciudad de Xanesor (Khanasor), en la tarde de ayer.

Según los primeros informes, tres ataques asesinaron a cinco trabajadores y otros dos resultaron heridos. Aún no se ha hecho ninguna declaración oficial sobre la identidad de las personas muertas.

La zona de asentamiento yazidí de Shengal (Sinjar) se encuentran en la región del Kurdistán de Irak (Bashur). Miles de yazidíes fueron asesinados y asesinadas, y miles de mujeres, niñas y niños fueron hechos prisioneros en el ataque del 3 de agosto de 2014 por parte de ISIS.

Mientras el grupo terrorista comenzó a asesinar a yazidíes en Shengal, los Peshmerga se marcharon, dejando a los yazidíes desprotegidos. Las guerrillas de las HPG (Fuerzas de Defensa del Pueblo) y las YJA Star (Tropas de Mujeres Libres) y los combatientes de las YPG (Unidades de Defensa del Pueblo) y las YPJ (Unidades de Defensa de las Mujeres) acudieron en ayuda del pueblo yazidí ante la agresión de ISIS.

Gracias a una lucha desinteresada que duró meses, la ciudad fue liberada el 13 de noviembre de 2015. Después de la liberación de la ciudad, las HPG y las YPG/YPJ se retiraron posteriormente en 2017. Las personas que regresaron a sus tierras después de la liberación de Shengal, establecieron unidades defensivas y construyeron sus propias instituciones.

Los ataques de Turquía que violan el derecho internacional han sido una rutina en el sur del Kurdistán durante años. La fuerza aérea turca bombardea casi a diario el territorio del Gobierno Regional de Kurdistán (GRK) y de Irak, especialmente donde se sospecha que hay guerrilleros. Sin embargo, las zonas de asentamientos civiles también son atacadas periódicamente por el ejército turco, incluida la zona de asentamientos yazidíes de Shengal y el campo de refugiados de Makhmur.

Con su terror aéreo, Ankara aplica una política selectiva de desplazamiento, en particular mediante la destrucción deliberada de infraestructuras civiles.

En la jornada de ayer también se conoció que aviones de combate turcos que volaban a baja altura sobre Binarê Qendîl y Pişder bombardearon la aldea de Enzê, en la región de Binarê Qendîl, en Bashur.

El co-alcalde de Binarê Qendîl, Dilşêr Ibrahim, señaló que los drones del Estado turco realizaron vuelos rasantes y bombardearon la región de Medîn, en la aldea Enzê, de Binarê Qendîl.

Según la información obtenida, no se produjeron daños materiales en la zona bombardeada.

Días atrás, Ali Nime, miembro del Comité de Seguridad y Defensa del Parlamento iraquí, denunció los ataques del Estado turco invasor contra Irak y Bashur.

Nime remarcó que las violaciones cometidas por el Estado turco en la región de Kurdistán continúan, señalando que ha llevado a cabo ataques de hasta 300 kilómetros de profundidad en territorio iraquí.

Nime declaró que “Turquía justifica sus ataques con la ausencia de fuerzas iraquíes en la región de Kurdistán”.

“Desde 1987, Turquía ha cometido más de 22.000 violaciones en territorio iraquí –denunció-. En respuesta, Irak ha presentado hasta ahora más de 16.000 peticiones a la comunidad internacional”.

Nime advirtió que “sin embargo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aún no ha respondido a ninguno de ellos. El gobierno iraquí no puede responder a los ataques, pero al menos puede ejercer presión económica”.

FUENTE: ANF / RojNews / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *