Cómo las reuniones diplomáticas con la familia Barzani conforman la política kurdo-iraquí

Para los altos funcionarios que visitan la capital de la región del Kurdistán iraquí, existe una expectativa bien establecida de que se reúnan por separado con tres figuras políticas de la misma familia y partido: Masoud, Nechirvan y Masrour Barzani, del Partido Democrático del Kurdistán (PDK).

Este ritual revela algunas de las dinámicas en juego en relación con la política interna y las prácticas diplomáticas en la Región del Kurdistán en Irak (KRI) y en el país en general. Independientemente de cómo lo vean los propios funcionarios extranjeros, este protocolo refuerza el gobierno familiar vertical del KRI y sirve principalmente a los propios intereses políticos del PDK (Partido Democrático de Kurdistán). Las instancias internas también pueden ser señales importantes a la hora de leer la hoja de té sobre la formación del gobierno en curso en Irak.

Para los diplomáticos extranjeros, es una norma no escrita, pero claramente establecida, que los jefes de gobierno, ministros del gabinete y embajadores visitantes soliciten reunirse con el líder del PDK, Masoud Barzani, con el presidente de la región del Kurdistán, Nechirvan Barzani, y con el primer ministro del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG), Masrour Barzani, durante sus viajes a Erbil, a veces sólo unas horas en total después de una visita más larga a Bagdad. Estas reuniones reflejan cómo el poder se mantiene dentro de la familia en el KRI: Masoud es el padre de Masrour y el tío de Nechirvan, lo que convierte a estos dos en primos hermanos. Nechirvan es el predecesor directo de Masrour como primer ministro y sucesor de Masoud como presidente.

Haciendo un guiño al concepto político estadounidense del “Full Ginsburg”, he bautizado la exhibición protocolaria de reunirse con los tres políticos de una sola vez como el “Full Barzani”. Es algo bastante habitual; he documentado al menos 31 casos de este fenómeno desde el 12 de abril, aproximadamente uno cada once días. Además, esta lista no es exhaustiva y sólo incluye los casos reconocidos públicamente por el Gobierno Regional del Kurdistán en las redes sociales o en los canales de comunicación afiliados al PDK. Obviamente, no se incluyen las reuniones privadas y delicadas, y el Gobierno Regional del Kurdistán y el PDK son selectivos en cuanto a las reuniones diplomáticas que deciden revelar y destacar.

Las ocasiones de las reuniones varían: algunas son asuntos puntuales, como cuando la ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, Ann Linde, pasó por Erbil el pasado noviembre durante un viaje a Irak, o visitas de cortesía de embajadores nuevos o salientes, como la gira de llegada del nuevo embajador de Francia en Irak, Eric Chevallier, en septiembre. Otros funcionarios repiten este ciclo con regularidad, como la representante especial de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, o el embajador de Estados Unidos, Matthew Tueller, que ha hecho un “Full Barzani” al menos nueve veces desde febrero de 2020.

Visitantes extranjeros de todos los rincones se dedican a esta práctica. El ex embajador del Reino Unido, Stephen Hickey, hizo un “Full Barzani” al menos cinco veces durante su mandato, lo que pone de manifiesto el aparente deseo del gobierno británico de estrechar lazos con el PDK. El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Mikhail Bogdanov, completó un set en diciembre, durante el cual el primer ministro Masrour Barzani “reafirmó la histórica amistad entre nuestros pueblos y una mayor cooperación”. Luego, el Ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, hizo un “Full Barzani” el pasado mes de abril. Funcionarios alemanes, australianos, saudíes, canadienses, italianos y de la Unión Europea han completado los suyos en el último año, mientras que otros muchos se han reunido con dos de los tres Barzani. Y aún son más los que se reúnen con los tres durante un periodo de tiempo más largo. El Papa Francisco consiguió la rara hazaña de reunir a los tres Barzani en la misma sala durante su histórica visita en marzo de 2021, una excepción al protocolo habitual que dicta reuniones separadas para cada uno.

Para los diplomáticos, las reuniones se organizan a través del Departamento de Relaciones Exteriores del KRG y de las oficinas de los tres mandatarios. Si no se solicita una reunión con todos los “Tres B”, como se les conoce coloquialmente, se plantearían interrogantes y se percibiría como un desprecio por parte del PDK. Aun así, el acuerdo es muy inusual. Aunque el KRI tiene algunas competencias para relacionarse con gobiernos extranjeros, recogidas en el artículo 121 de la Constitución iraquí, no es habitual que existan acuerdos protocolarios tan estrechos, personales y partidistas para los diplomáticos a nivel subnacional, ni que se esperen con tanto rigor. Los visitantes pueden recibir airadas reprimendas de los funcionarios del KRG si se desvían de la programación aprobada por el PDK.

En el ámbito nacional, los funcionarios del gobierno y del partido iraquíes también incurren en esta práctica. Por ejemplo, el primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhimi, se reunió con los tres Barzani tras el ataque con misiles a Erbil, en marzo. El presidente iraquí, Barham Salih, se ha reunido al menos dos veces desde el pasado mes de abril, incluida una en noviembre, cuando buscaba la reelección ante el desafío del PDK. Otras visitas tienen su importancia en retrospectiva: en particular, el “Full Barzani” del funcionario sadrista Nassar al-Rubaiee el pasado mes de junio precedió al intento de formar un “gobierno de mayoría nacional” entre sadristas, PDK y los bloques suníes tras las elecciones federales de octubre. Con la formación del gobierno en curso, merece la pena estar atento a quién paga la llamada a la dirección del PDK en Erbil.

Por supuesto, el PDK no es el único partido político de la región del Kurdistán. El viceprimer ministro del KRG, Qubad Talabani, de la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK), con sede en Sulaymaniyah, participa ocasionalmente en las reuniones con el primer ministro, mientras que su hermano, el líder del PUK, Bafel Talabani, podría tener su propio cara a cara con los visitantes. Sin embargo, el PDK es, con mucho, el partido más importante en las reuniones oficiales en Erbil. También hay que pensar en los partidos de la oposición del KRI o en los independientes, para los que hay poco tiempo o atención en medio de la apretada agenda de reuniones Barzani. Hay que conformarse con imaginar lo que los funcionarios y diplomáticos podrían obtener de una gama más diversa de perspectivas y contactos. Tampoco hay mujeres representadas en los altos cargos del PDK, por lo que sus voces quedan efectivamente excluidas de estos debates de alto nivel, que deberían incluir el peligroso aumento de los feminicidios en el KRI.

También merece la pena reflexionar sobre lo que esta práctica significa para el estado del propio PDK. El hecho de reunirse por separado con cada uno de los Barzani refleja el carácter tribal, patriarcal y faccioso del PDK, y sirve para equilibrar los egos. En la jerarquía interna del partido, Masoud ocupa el lugar más alto, mientras que su hijo y su sobrino le ceden el paso en los asuntos combinados. Reunirse con Masrour o Nechirvan por su cuenta les permite hablar al servicio de sus propios intereses políticos.

Sin embargo, también hay diferencias políticas y personales extremas dentro del PDK que bullen bajo la superficie y que están en juego en la insistencia de la separación. Entre Nechirvan y Masrour (este último respaldado por Masoud) se está desarrollando una rivalidad especialmente inflamable, que tiene el potencial de explotar en el futuro. La mezquindad de este faccionalismo se puso de manifiesto de forma ridícula en la Conferencia de Seguridad de Munich de este año, cuando Masrour y Nechirvan encabezaron delegaciones separadas e incluso se reunieron con algunas de las mismas personas en distintas reuniones.

Aunque el seguimiento de las reuniones del “Full Barzani” puede ser instructivo para el análisis político casual, el impacto sustantivo de esta insistencia en reuniones separadas es más insidioso. Está claro que el propósito del PDK al imponer este protocolo es reforzar la percepción de la centralidad de la familia Barzani en la política kurda e iraquí, excluyendo a todos los demás. Además, estas reuniones contribuyen a reforzar el poder de Masoud, Nechirvan y Masrour tanto dentro del partido como en el ámbito político más amplio. Los funcionarios que consienten este acuerdo están legitimando y haciendo caso a estos mensajes implícitos, aunque no sea su intención.

Pregunten a muchos ciudadanos de a pie en el KRI que describan a sus líderes políticos -tanto del PDK como de la PUK- y los llamarán “mafias”. Las señales antidemocráticas parpadean en rojo vivo: la participación de los votantes ha bajado; los jóvenes y las familias de clase media se marchan en masa a Europa; se detiene y encarcela a periodistas y activistas con cargos inventados; el KRG no paga a los funcionarios públicos. Corresponde a los funcionarios del exterior decidir cómo gestionar esas dinámicas y percepciones sobre la forma en que se relacionan con los dirigentes políticos de la región del Kurdistán: si se trata de seguir como siempre o es el momento de adoptar un nuevo enfoque.

FUENTE: Winthrop Rodgers  / Washington Institute / Traducción: Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.