Critican la tala indiscriminada de árboles impulsada por el gobierno turco

Los incendios forestales y la deforestación a gran escala son herramientas de la guerra especial llevada a cabo en Bakur (Kurdistán del Norte, sudeste de Turquía) por parte del Estado turco contra la población kurda. De esta manera, se pretende privar a los y las guerrilleras de su libertad de movimiento. Por eso, los militares han comenzado a talar el bosque en Lice, en la provincia de Amed.

Ante esta situación, el Movimiento Ecologista de Mesopotamia criticó esta metodología aplicada por el gobierno. En una declaración, se alertó que “cada día se destruyen más bosques por los incendios en nuestro país. La economía industrial hace el resto. Los datos disponibles muestran claramente la deforestación sistemática de la región. Mientras se sigue hablando de la falta de medidas y de las deficiencias en la lucha contra los incendios, se han perdido miles de árboles en todo el país a causa de la minería, las presas y las centrales hidroeléctricas”.

Desde el movimiento, advirtieron que “sólo el verano pasado, los bosques del monte Cudi ardieron durante días durante una operación militar en la provincia de Şırnak. No se hizo nada para apagar los incendios; al contrario, se cortaron los árboles, se transportaron en camiones y se vendieron”.

“Al mismo tiempo, los bosques de Lice ardieron durante tres días –agregaron desde la agrupación-. No se hizo nada hasta el segundo día. Y aunque hubiera sido necesario extinguir el fuego desde el aire, sólo actuaron los bomberos terrestres. Por eso el fuego volvió a estallar. Lo mismo ocurrió en los incendios forestales de Siirt y Mardin”.

En el comunicado, el movimiento reveló que, según informaciones de la población local, decenas de árboles pertenecientes a los aldeanos fueron cortados y transportados en camiones, en el marco de una operación militar en las proximidades de los pueblos de Dibek, Huseyni y Pena.

“En un momento en que la crisis climática se hace sentir con más fuerza cada día, mientras el mundo entero debate cómo reducir los efectos de la crisis climática, la destrucción de los bosques es extremadamente peligrosa”, aseveraron.

Por último, el movimiento ecologista afirmó que “al fin y al cabo, cada bosque que se destruye, cada árbol que se corta, significa la destrucción de seres vivos en el ecosistema forestal y lleva a la extinción de especies enteras. Los árboles son el aire que respiramos. Por eso no podemos permitirnos vivir sin un solo árbol”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *