Demandan apoyo internacional a la AANES para derrotar a ISIS

El Congreso Nacional de Kurdistán (KNK, por sus siglas originales) emitió una declaración para celebrar el séptimo aniversario de la liberación de Kobanê tras un brutal asedio del Estado Islámico (ISIS). 

En el comunicado se afirmó que “este grupo terrorista genocida está resurgiendo de nuevo y supone una grave amenaza para los pueblos de Siria. El pueblo kurdo y sus aliados hicieron grandes sacrificios para eliminar el llamado califato del ISIS, con más de 12.000 combatientes que dieron su vida en la guerra para poner fin a esta amenaza para la seguridad regional y mundial. Por desgracia, estos sacrificios continúan”.

En el texto se subrayó que “el 20 de enero, ISIS llevó a cabo un ataque contra la prisión de Sina en el barrio de Ghweran, en Hesekê, en el norte de Siria, en un intento de liberar a los 5.000 miembros de ISIS que se encontraban allí. Este ataque, que provocó la fuga de miles de prisioneros, fue el mayor y más peligroso acontecimiento en la región desde que ISIS fue derrotado en Siria hace años por las fuerzas kurdas y aliadas”.

En el comunicado, desde el KNK explicaron que “muchos de los retenidos en la prisión de Sina eran comandantes de ISIS que hicieron la guerra contra las regiones que ahora están bajo el control de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES), multiétnica y multirreligiosa”.

“El objetivo de la fuga de la prisión es desestabilizar la situación de seguridad en las zonas de la AANES y ofrecer una oportunidad a ISIS para recuperar el poder y el control territorial –agregaron en el texto-. Una de las principales motivaciones de este reciente incidente es el descontento de muchas fuerzas externas con el modelo democrático de la AANES, que garantiza la coexistencia y la representación y participación equitativa de las distintas comunidades étnicas y religiosas del norte y el este de Siria en la gobernanza local y da prioridad a la igualdad de género y la libertad de las mujeres”.

Desde el KNK también alertaron que “el Estado turco ha intentado durante mucho tiempo incitar a las comunidades árabes y a otras del norte y el este de Siria a oponerse a la AANES, pero estos esfuerzos han fracasado una y otra vez”.

“Por el contrario, el apoyo de todas las comunidades locales ha sido una fuente de gran fuerza para la AANES y las fuerzas de seguridad locales, que se han mantenido firmes frente a los restos del ISIS y las amenazas de otros grupos terroristas yihadistas”, manifestaron en el comunicado.

A su vez, señalaron que la fuga de la prisión de Sina se realizó con “el apoyo de las potencias regionales”, al mismo tiempo que “que el régimen sirio ayudó haciendo la vista gorda a las infiltraciones de ISIS, (mientras que) el Estado y el ejército turcos proporcionaron un apoyo más activo a esta operación al continuar utilizando aviones de combate y aviones no tripulados para apuntar a los kurdos y otros dentro de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) que persiguen a los terroristas fugados, y trasladando a varios centenares de miembros de grupos de milicias proxy yihadistas respaldados por Turquía desde zonas bajo ocupación militar turca, como Serêkaniye (Ras al-Ayn) y Girê Spî (Tal Abyad), a las aldeas que rodean Hesekê para ayudar a los prisioneros de ISIS fugados”.

En el comunicado se remarcó que “la lucha en curso contra ISIS y sus partidarios no puede dejarse sólo en manos de las FDS y de la dirección política de la AANES: es una amenaza para la seguridad mundial, y en ella están implicados miembros de ISIS que son ciudadanos de varios países de Europa y del resto del mundo”.

“Con pocas excepciones, los países con ciudadanos entre los cautivos de ISIS retenidos en el norte y el este de Siria/Rojava, se han negado a llevarlos de vuelta a sus países de origen para que se enfrenten a la justicia, dejando a las FDS y a la AANES –destacaron desde el KNK-. Además, la comunidad internacional se ha negado a apoyar la creación de un tribunal internacional para juzgar a los detenidos de ISIS. Tras beneficiarse de los sacrificios de las FDS en la guerra contra ISIS, las potencias mundiales han dejado a miles de sus ciudadanos en el norte y el este de Siria como una bomba de relojería que puede explotar en cualquier momento, como acabamos de ver”.

“En lugar de apoyar los esfuerzos de las FDS y las AANES para preservar la victoria contra ISIS y evitar el resurgimiento de este grupo, han priorizado el mantenimiento de su alianza con el Estado turco, que es abiertamente hostil hacia los kurdos de Siria, las FDS y las AANES, y trabaja incesantemente para desestabilizar la región a través de la acción militar directa y el apoyo a diversas milicias proxy yihadistas”, se manifestó en el comunicado.

Desde el KNK se detalló que “las acciones en curso del Estado turco en el norte y el este de Siria, incluido su apoyo a los grupos yihadistas, ponen en riesgo los logros alcanzados con tanto esfuerzo en la guerra contra ISIS. Por lo tanto, cualquier Estado con un deseo sincero de acabar con esta amenaza debe actuar inmediatamente y tomar posiciones claras contra el régimen turco”.

Por último, el Congreso Nacional de Kurdistán demandó a la ONU, a la OTAN, a la Coalición Global para Derrotar a ISIS, a la Unión Europea (UE), a la Unión Africana (UA) y a la Liga Árabe (LA) que “faciliten la repatriación de sus ciudadanos que se han unido a ISIS, o que apoyen el establecimiento de un tribunal internacional para juzgarlos por sus crímenes, y que aíslen al Estado turco política y diplomáticamente, y/o lo lleven ante un tribunal internacional por su patrocinio pasado y presente y por otro tipo de apoyo a ISIS, y que aumenten el apoyo a la AANES y le otorguen reconocimiento oficial”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.