El camino de Turquía hacia la Unión Europea pasa por Diyarbakır

En 1999, el último año de su tercer y último mandato como primer ministro de Turquía, Mesut Yılmaz declaró: “El camino de Turquía hacia la Unión Europea (UE) pasa por Diyarbakır (Amed)”. Diyarbakır es la metrópolis de mayoría kurda en el sureste de Turquía, que es el centro de la política kurda en el país y en todo Kurdistán. Yılmaz hizo esta declaración meses antes de que Turquía fuera reconocida como candidata a ser miembro de pleno derecho de la UE, el 12 de diciembre de 1999, en la cumbre de Helsinki del Consejo Europeo (CE). Más de dos décadas después, esta declaración sigue siendo válida y, debido en gran parte a las políticas antidemocráticas del actual líder de Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdogan, el país no está más cerca de ser miembro de la UE.

Aunque varios representantes de la UE y jefes de estados miembros del bloque habían amenazado a Erdogan con sanciones antes de la cumbre del Consejo de la UE, del 10 al 11 de diciembre, no se vio nada serio en la resolución final de la cumbre. Durante el año pasado, las instituciones de la UE y el Parlamento Europeo (PE) se vieron obligadas a dirigirse a Turquía en varias ocasiones debido a la intervención turca en Chipre y las áreas del mar Mediterráneo, fuera de las fronteras marítimas reconocidas de Turquía. Si bien la UE se vio obligada a responder a estas amenazas explícitas a sus estados miembros (es decir, Chipre y Grecia), Europa permaneció prácticamente en silencio sobre la cuestión kurda y, por lo tanto, evitó abordar los cimientos de las políticas antidemocráticas de Turquía y el fascismo del Estado turco, además de las estrategias de expansionismo militar y ocupación, y la violación sistemática del derecho internacional dentro y fuera de las fronteras de Turquía.

Mientras la UE se abstenga de abordar seriamente la cuestión kurda, Erdogan seguirá ignorando las declaraciones y las amenazas vacías que emanan desde Europa. De hecho, dejando de lado las críticas, a través de una política dedicada de inacción la UE ha dado implícitamente su bendición a Erdogan para que lleve a cabo una política agresiva de expansión militar y ocupación en todo el territorio kurdo y más allá, llegando al norte de África y el Cáucaso, para construir presencia militar, difundir el radicalismo y fomentar el conflicto.

Desde el inicio de la Primavera Árabe, muchos de los estados de Oriente Medio y África del Norte, antiguos territorios del Imperio Otomano, han atravesado una profunda crisis. En particular, los estados vecinos de Turquía, Siria e Irak, han sido política y militarmente débiles e inestables. Erdogan ha visto esto como una oportunidad para el expansionismo turco en las partes del norte de ambos estados, que son áreas de mayoría kurda. Su objetivo, que no pretende ocultar, es la ocupación de zonas kurdas en Siria e Irak. Esto va de la mano con su principal objetivo interno: centralizar los poderes legislativo, ejecutivo y judicial de Turquía, concentrar estos poderes en sus manos, y solidificar su control desenfrenado del poder. Está firmemente centrado en 2023, el centenario del establecimiento de la moderna República de Turquía, y busca retener el poder y “hacer que Turquía vuelva a ser grande”, reviviendo las glorias del Imperio Otomano al expandirse más allá de sus fronteras actuales, dibujada en Lausana, en 1923, y la construcción del nuevo sultanato turco que incluye los antiguos territorios del imperio.

Vale la pena repetir que, si bien la estrategia expansionista de Erdogan se extiende más allá de los estados que comparten fronteras con Turquía y hacia el norte de África, el Cáucaso y el Mar Mediterráneo, las áreas kurdas en Siria e Irak son su enfoque principal. El pueblo kurdo ahora es bien conocido por su resistencia efectiva contra el Estado Islámico (ISIS), pero no obstante siguen siendo apátridas y carecen de un reconocimiento legal y político sustancial, lo que permite a Erdogan cometer crímenes de agresión militar y ocupación contra ellos con total impunidad.

El derecho internacional solo funciona entre los estados, lo que coloca al pueblo kurdo en una grave desventaja. No obstante, Turquía ha subestimado constantemente la capacidad del pueblo kurdo para movilizarse y organizarse políticamente y defenderse en toda su tierra natal. Liderados por el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), los movimientos de resistencia kurdos son ahora, sin lugar a dudas, un actor político importante en Oriente Medio, aunque la UE sigue ignorándolos, prefiriendo respetar las llamadas “sensibilidades” de Erdogan y el Estado turco.

El Estado turco ha centrado continuamente todo el poder de sus grandes y modernos militares contra los kurdos desde 2014, y ahora está utilizando una de las flotas de drones más grandes del mundo en esta implacable campaña, que se está ejecutando en el marco del llamado “Plan de Destrucción” (Çöktürme Planı). No obstante, estos esfuerzos no han podido evitar que los kurdos desempeñen un papel importante en la política de Oriente Medio. Este “Plan de Destrucción”, que data de septiembre de 2014, fue presentado por la Subdivisión de Estrategia del Departamento de Planificación Estratégica del Estado Mayor del Estado, preparado por la Subsecretaría de Orden Público y Seguridad, y entregado al Comando del Estado Mayor bajo Erdogan, en el que se esboza una estrategia de aniquilación contra los kurdos en Turquía y en los vecinos Siria e Irak.

Este plan se formuló inmediatamente después de que el mundo fuera testigo de la resistencia sostenida, y finalmente victoriosa, de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y de las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ) en Kobane, y de los combatientes del PKK en la región yezidí de Sinjar (Shengal), en Irak, durante la invasión de ISIS en agosto de 2014. La feroz resistencia de las fuerzas kurdas contra un ISIS bien armado y respaldado por Turquía, que había conquistado gran parte de Siria e Irak, aumentó la conciencia del pueblo kurdo y provocó un gran sentimiento de simpatía por los kurdos en todo el mundo. Cuando los kurdos impidieron que ISIS avanzara, la Coalición Global para Derrotar a ISIS, liderada por Estados Unidos, que luchaba por encontrar un socio confiable en el terreno, se vio obligada a cooperar con los kurdos.

Para silenciar y debilitar a los kurdos, Erdogan y el Estado turco implementaron el “Plan de Destrucción”, al igual que el fundador de Turquía,  Mustafa Kemal (Atatürk), lo hizo en 1925 con el llamado “Plan de Reforma del Este” (Şark İslahat Planı), después de que los kurdos comenzaran una rebelión por la política internacional por su reconocimiento de la autodeterminación. El “Plan de Reforma del Este” (refiriéndose a las áreas de mayoría kurda del este de Turquía) fue una respuesta al levantamiento kurdo por la autodeterminación liderado por Sheikh Said, en 1925. Al igual que el “Plan de Destrucción” de 2014, el “Plan de Reforma del Este” destacó, en su primer artículo de un total de 27, que se debe implementar un estado de ley marcial en las provincias kurdas después de las rebeliones, y debe permanecer vigente hasta que se cumplan los objetivos del plan.

Hoy, el mundo sabe que los kurdos en el norte y este de Siria (Rojava) tomaron la iniciativa e implementaron una solución para democratizar Siria, a partir de 2012, al ejercer su derecho a la autodeterminación dentro de las fronteras existentes del Estado, y construir un sistema de base democrática que dio voz a todos los diversos pueblos de la región, después de décadas de dictadura. Décadas antes, los kurdos obtuvieron la autonomía para la región del Kurdistán de Irak (KRI) con el apoyo de la comunidad internacional, y esta región fue posteriormente reconocida oficialmente dentro del Irak federal. Ha llegado el momento de que Europa adopte medidas constructivas para ayudar y reconocer la existencia y los derechos de los kurdos de Turquía.

En la actualidad podemos ver que Turquía, un Estado fuertemente militarizado dirigido por un dictador autoritario expansionista e intransigente, es una gran amenaza para la seguridad regional y global. Turquía busca abiertamente cambiar las fronteras existentes mediante campañas de invasión y ocupación de los estados vecinos. Después de establecer zonas de ocupación en Siria, Turquía no solo ha expandido su presencia en Siria para ocupar a Afrin, Serekaniye y Gire Spi (Tel Abyad), sino que también reclutó y entrenó mercenarios yihadistas en Siria y los exportó para usarlos como combatientes proxy en lugares lejanos, como en las guerras en Libia y Azerbaiyán.

Si la UE quiere abordar las políticas de agresión del Estado turco, debería tomar medidas concretas para apoyar una solución democrática a la cuestión kurda. Políticamente, esto significaría apoyar al Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en Turquía y protestar contra las continuas olas de detenciones de políticos y activistas del HDP. La UE tiene una oportunidad muy real de efectuar cambios en Turquía, ya que Turquía ha estado ligada a Europa desde la Segunda Guerra Mundial como miembro del Consejo de Europa (CoE), la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), y la OTAN, y ha estado en una importante unión aduanera con la UE desde 1995.

Para la seguridad y la paz en Europa, Oriente Medio y el mundo, se deben tomar medidas urgentes para detener el régimen de Erdogan. La UE no podrá detener a Erdoğan a menos que realmente actúe como una unión, y esto significa no caer en la táctica de dividir y gobernar de Erdogan. Fuera de la UE, Erdogan utiliza esta táctica en varios frentes. En Kurdistán, Erdogan contrata al Partido Democrático del Kurdistán (KDP) en Irak como socio cuando es conveniente, y usa el KDP para desacreditar al PKK, la fuerza más poderosa en Kurdistán e inspiración para muchos otros grupos kurdos importantes en la región. Erdogan corteja al Vaticano mientras provoca odio contra pueblos cristianos, como son los armenios y asirios en Oriente Medio y en otros lugares. De manera similar, mantiene lazos económicos con Israel mientras alimenta el antisemitismo en Turquía y en toda la región. Ataca a los estados europeos por islamofobia mientras usa el Islam como una tapadera para sus propias ambiciones imperiales en todo Oriente Medio. Dentro de Europa, ataca a Francia mientras alaba a Alemania, usa sus fuerzas armadas para provocar a Grecia y Chipre mientras aumenta el comercio con Italia y España, e insulta a Holanda y Austria mientras establece relaciones con el líder abiertamente anti-musulmán de Hungría.

Desafortunadamente, el enfoque de “divide y vencerás” de Erdogan en la UE está funcionando, lo que impide que la UE actúe de acuerdo con sus principios durante este momento crítico y tome medidas significativas contra Erdogan y la amenaza que representa para los ciudadanos de Turquía, Oriente Medio, Europa y el mundo. Ésta es la conclusión que debemos extraer del resultado de la reunión del Consejo Europeo de los días 10 y 11 de diciembre. El camino de Turquía hacia la UE todavía pasa por Diyarbakır, y cualquier camino hacia la democratización de Turquía pasa inevitablemente por Kurdistán. El silencio continuo sobre Turquía y la cuestión kurda no solo perjudica al pueblo kurdo, sino que también tiene graves consecuencias para la UE y la comunidad internacional. Con cada día que pasa, estas consecuencias se vuelven más graves.

FUENTE: Nilüfer Koç (Portavoz de relaciones internacionales del Congreso Nacional de Kurdistán –KNK-) / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *