El derecho a la lengua materna como derecho humano y su vulneración en Turquía

Hay un tema que me ha llamado la atención en estos días, cuando se realizaban actividades en el marco del 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos. En estos eventos generalmente se discuten los derechos individuales, pero no lo suficiente los derechos humanos colectivos. Como el derecho a reclamar un estatus, el derecho a la paz, el derecho a un medio ambiente sano, los derechos culturales, el derecho a determinar la forma y los sujetos de gobierno y el derecho a la lengua materna.

Hay muchas razones para no hablar o adoptar una postura en estas áreas, pero hay dos razones que destacan. La primera, en términos de prioridad, quienes piensan que no es momento de discutir derechos colectivos como el derecho a la vida, el derecho a la prohibición de la tortura y los malos tratos, y el derecho de expresión; y en segundo lugar, no quieren discutir sobre el tema porque temen provocar la ira del Estado al mencionar los derechos humanos colectivos.

Sin embargo, lo cierto es que los derechos individuales y colectivos son derechos que se complementan y no hay prioridades entre ellos. Si no se reconocen los derechos del individuo, los derechos colectivos quedan fuera de discusión; si no se reconocen los derechos sociales, los derechos del individuo no están asegurados.

En este artículo me gustaría hablar del derecho a la lengua, que es uno de los derechos colectivos.

El ser humano ha buscado la inmortalidad desde el momento en que nació. De hecho, los seres humanos han encontrado la inmortalidad a través de dos métodos: la inmortalidad individual y la inmortalidad cultural (sociológica). La inmortalidad individual la encontró a través de la reproducción; es decir, la continuación de las generaciones. Y encontró la inmortalidad sociológica transfiriendo al futuro los valores culturales acumulados.

La sociedad sólo puede transmitir al futuro el folclore, la cultura y el arte que ha acumulado a través del lenguaje. Cuando una sociedad pierde su lengua, también pierde su cultura, su arte y su folclore. Cuando una sociedad pierde su lengua, pierde su acumulación histórica. Cuando una sociedad pierde su lengua, pierde su identidad y queda sin existencia.

Como puede verse, el idioma es el elemento más importante para la supervivencia de la sociedad. Por ello, la lengua es la llave de la libertad, la lengua es identidad, la lengua es dignidad. Es por esto que, para destruir una sociedad, los gobernantes primero comienzan atacando la lengua de esa sociedad. Tanto el Plan de Reforma Oriental como la Ley de Educación Tevhid son leyes promulgadas y planes preparados con esta motivación. Y por eso la principal reivindicación de los kurdos es el derecho a su lengua materna.

¿Qué es entonces el derecho a la lengua materna? Entonces, ¿existe algún obstáculo legal para que hables tu idioma? Puedes hablar todo lo que quieras en casa, no está prohibido hablar ni siquiera en las cárceles y puedes elegir el kurdo como curso optativo en las escuelas y aprender tu lengua materna.

¿No es suficiente?

Por supuesto que no es suficiente.

Como hemos dicho, la lengua materna es un derecho vital, tanto individual como colectivo. Por lo tanto, la lengua materna debe utilizarse en todos los aspectos de la vida y deben eliminarse los obstáculos visibles e invisibles al uso de la lengua materna.

El derecho a la lengua materna incluye también el uso de la lengua en la vida diaria, la educación en la lengua materna y la recepción de servicios públicos. Además, al ejercer estos derechos, no deberían enfrentarse obstáculos como tratamientos diferentes.

La base de los derechos humanos es la igualdad y la prohibición de la discriminación. Los servicios y responsabilidades públicas también deberían desempeñarse sobre esta base. En otras palabras, así como existe la obligación de ser tratados con igualdad en el uso de la lengua materna, brindando educación en la lengua materna y recibiendo servicios públicos en la lengua materna, las personas que hacen uso de este derecho no deben ser sometidas a discriminación por su lengua materna.

Existen dos obstáculos principales al uso de la lengua materna en Turquía. Una es la preocupación por estar expuestos a diferente trato a los que son sometidos quienes usan su lengua nativa, y la segunda son los obstáculos reales y legales que pone el Estado al uso del derecho a la lengua nativa.

Los kurdos en Turquía experimentan serias preocupaciones e inquietudes sobre el uso de su lengua materna. Especialmente en las provincias occidentales de Turquía, los kurdos están expuestos a ataques de turbas controladas por el Estado o atacados por las fuerzas de seguridad del Estado porque hablan kurdo; porque escuchan música kurda o porque tocan música kurda en las bodas; o incluso porque practican su culto en kurdo. Los kurdos no pueden utilizar su lengua materna porque están sujetos a un trato diferente por utilizarla.

Una vez más, los kurdos no pueden recibir servicios en la esfera pública en su lengua materna. Esta privación de derechos ocurre a veces, como en la salud y el culto, conciertos y teatros, letreros kurdos. El Ministerio de Salud no emite recetas electrónicas en kurdo, Diyanet publica sermones de los viernes y días festivos en lenguas relevantes y otros idiomas, pero no se publican en kurdo. Estos son obstáculos estatales para que los kurdos reciban servicios en kurdo en la esfera pública.

Hay derechos fundamentales que el propio Estado prohíbe por ley. En base al artículo 3 de la Constitución, con la disposición “El idioma del Estado es el turco”, tenemos prohibiciones desde la Gran Asamblea Nacional Turca y para recibir servicios kurdos en todas las instituciones públicas, comenzando con las palabras “Esta es la República de Turquía”. Nuevamente, el artículo 42: “Ninguna lengua distinta del turco puede enseñarse o estudiarse como lengua materna de los ciudadanos turcos en las instituciones educativas y de formación”. Según la ley, los kurdos tienen prohibido recibir educación en su lengua materna.

Los ejemplos dados anteriormente son sólo algunos de los diferentes tratamientos a los que están sujetos los kurdos mientras ejercen sus derechos de lengua materna y los obstáculos reales y legales del Estado al uso de sus derechos de lengua materna.

En esta geografía, el derecho a la lengua materna, que es a la vez un derecho individual y colectivo, está prohibido a todos excepto a los turcos. Dado que el derecho a la lengua materna es un derecho tanto colectivo como individual, quizás debería ser el tema más importante de la lucha por los derechos. Porque el Estado no actúa por igual en el uso del derecho a la lengua materna, y no toma las precauciones necesarias contra ataques públicos o civiles contra quienes usan su lengua materna, y muchas veces se convierte en autor de estos ataques.

FUENTE: Yeni Yasam Gazetesi / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *