El ejército turco debe ser expulsado de Siria

Rusia no debe allanar el camino para nuevos desastres contra el pueblo kurdo. Tenemos razones para decir esto. Porque hemos visto lo que ocurrió en Afrin. Entonces, Rusia acordó con Erdogan y retiró sus fuerzas, abriendo el espacio aéreo a los ataques turcos. Turquía no limitó su ocupación a Afrin. La ocupación turca trajo un verdadero desastre para los kurdos. Turquía llevó a cabo una limpieza étnica en Afrin. Los asentamientos históricos de los kurdos han sido arruinados. Se siguen cometiendo saqueos y crímenes contra la humanidad.

Mientras el Estado turco cometía tan graves crímenes contra la humanidad, Rusia no hizo ninguna declaración. No emitió ninguna declaración para condenarlo. Rusia hizo la vista gorda ante todos los crímenes cometidos. Mientras tanto, la administración rusa invitó a una gran delegación del norte y el este de Siria a Sochi, en 2018. Un día antes de la cumbre, Rusia llegó a un acuerdo con el Estado turco y excluyó a las regiones autónomas de las conversaciones de negociación. Rusia siguió cooperando con el fascista Erdogan, que invadió Siria y organizó fuerzas militares contra el gobierno de Damasco. Posteriormente, se inició el proceso de Astana. Las conversaciones de Astana contribuyeron a legitimar la invasión turca de Siria. “Apoyamos la unidad política y la integridad territorial de Siria”, dijeron Irán, Rusia y Turquía en sus declaraciones conjuntas.

¿Contra quién apoyan la unidad política y la integridad territorial de Siria? Contra los kurdos y los pueblos del norte y el este de Siria, por supuesto. Los pueblos que viven en estas tierras son ciudadanos de Siria. No vinieron de fuera e invadieron Siria como lo hizo Turquía. Además, hicieron los mayores sacrificios por la integridad territorial de Siria y aportaron más de 10 mil mártires para ello. También prestaron el mayor apoyo al gobierno de Assad para que no cayera. Imaginemos que el norte y el este de Siria están controlados por el ISIS. ¿Podría el gobierno de Damasco sobrevivir en ese caso? Fueron las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) las que expulsaron al ISIS de esas zonas. Si Rusia e Irán no intervinieran en la guerra y prestaran apoyo, el gobierno de Assad no habría sobrevivido. Mientras tanto, Turquía abrió sus fronteras a organizaciones como el ISIS y Al Nusra desde el principio. Turquía desempeñó el mayor papel en arrastrar a Siria a un sangriento callejón sin salida. Sin embargo, Turquía supuestamente respeta la integridad territorial de Siria.

Si Turquía respeta la integridad territorial de Siria, ¿por qué no retira su ejército y pone fin a la ocupación? Los funcionarios turcos siguen diciendo que “hemos aplastado el corredor del terror en las regiones kurdas. También limpiaremos las zonas desde Afrin hasta Derik y reubicaremos a millones de refugiados que viven en Turquía en estos lugares”. ¿Qué clase de respeto es este? Turquía está ocupando las tierras de otro país, organizando movimientos de población y al Ejército Nacional Sirio (ENS), que tiene cientos de miles de combatientes contra el ejército oficial, y sin embargo sigue diciendo que respeta la soberanía de Siria.

Turquía no habla en absoluto de Idlib. Intenta dejar la situación de Idlib fuera de la agenda. Al Nusra y otras organizaciones similares han mantenido su poder allí durante años. Tienen decenas de miles de fuerzas armadas. Todos los países califican a estas fuerzas de organizaciones terroristas. Sin embargo, ¡los kurdos son el principal problema para Turquía! Son terroristas y deben ser destruidos. En un momento en que el mundo entero dice que hay que poner fin a la guerra en Siria y encontrar una solución política, Erdogan quiere aumentar aún más las tensiones. Sin embargo, la administración rusa está negociando con esta administración fascista ocupante, que está preparando nuevos desastres para los kurdos.

Antes de la cumbre de Teherán, diversos círculos políticos hacían valoraciones. Algunos decían que se había llegado a un acuerdo con Rusia para una posible invasión turca de Rojava, pero que la decisión se tomaría después de una reunión con Irán. Parece que Irán no dio luz verde a una invasión abierta porque Turquía no abandona las zonas que ha ocupado, donde prepara y organiza grupos armados, incluidos los grupos afiliados a los Hermanos Musulmanes. Esto es una clara amenaza para la administración de Damasco e Irán. Pero no tendrían mucha objeción a los actos de golpear y debilitar a los kurdos. Turquía no estaba satisfecha con esto y fue a Sochi, el 5 de agosto, para convencer a Putin. Las negociaciones sobre los kurdos y las regiones autónomas continuaron allí también. Y parece que los asesinatos de los comandantes de las Fuerzas de Autodefensa y de los líderes regionales fueron aprobados en Sochi. Porque después de las conversaciones de Teherán y Sochi, los ataques con drones de Turquía han aumentado.

No ha habido ninguna objeción o declaración de Irán o Rusia contra los ataques turcos. Turquía no puede llevar a cabo esos ataques si no hay aprobación y apoyo de otros países, porque el ejército sirio se ha posicionado a lo largo de las fronteras de Turquía. Rusia también está patrullando allí. El espacio aéreo de Siria está controlado por Rusia.

Expresemos aquí una vez más este hecho: lo más cruel e injusto del mundo es cuando el destino de un pueblo es negociado por sus enemigos y otros. Desgraciadamente, estas negociaciones se llevan a cabo en detrimento de los kurdos. Antes de estas conversaciones, Rusia no preguntó a los kurdos su opinión. No compartió ninguna información sobre el resultado de las conversaciones. En la cumbre de la OTAN fuimos testigos de la misma indiferencia. Erdogan se preocupó por Rojava y los kurdos en la cumbre de la OTAN. Impuso condiciones para la candidatura a la OTAN de Suecia y Finlandia, ninguna de las cuales intentó dar una explicación a los kurdos. El secretario general de la OTAN hizo declaraciones como si fuera el portavoz de Erdogan.

Rusia debería dejar de hacer del fascista Erdogan un problema para los pueblos. Erdogan tiene enormes problemas en su país. Turquía lleva mucho tiempo realizando fuertes ataques a las fuerzas guerrilleras en Irak. Pero debido a la resistencia de la guerrilla, los ataques turcos no dieron ningún resultado. Erdogan quiere ir a las elecciones incitando a los sentimientos nacionalistas. Por lo tanto, necesita una guerra, una victoria, aunque sea falsa. Rusia necesita abandonar las políticas que ayuden al agresivo Erdogan a mantener su poder.

Erdogan quiere destruir a los kurdos. En este sentido, instamos a Rusia a no ser socio de escenarios desastrosos contra los kurdos. La cuestión principal que Irán y Rusia deberían discutir con Erdogan es cuándo retirará Turquía su ejército y pondrá fin a la ocupación. Curiosamente, Turquía nunca habla de cuándo pondrá fin a la ocupación y retirará su ejército. La unidad política y la integridad territorial de Siria son posibles si el norte y el este de Siria cooperan con la administración de Damasco y ponen fin a la ocupación. Potencias como Rusia deberían dar prioridad a esta cuestión.

FUENTE: Diario Ronahi / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.