El régimen turco amenaza Dersim

El nombre de Dersim se asocia con los levantamientos, la resistencia y el genocidio en Turquía y el Kurdistán del Norte (Bakur). Alrededor de 35.000 personas viven en la capital de la provincia, que ha sido rebautizada “Tunceli” por el Estado turco.

Dersim es considerado como uno de los principales centros de la población aleví. La población aleví-kurda nunca se ha doblegado al dominio turco. Por lo tanto, las peculiaridades históricas y culturales del pueblo de Dersim siempre han sido objeto de una política de guerra especial. Mientras por un lado se libra una guerra brutal, por otro lado se ataca a la cultura de la región mediante el establecimiento de órdenes religiosas, escuelas y fundaciones.

La Universidad de Munzur es un medio para hacer esto. La institución educativa se ha convertido en el centro de las órdenes del régimen turco que, desde allí, se propagan por la ciudad con el objetivo de la asimilación.

Cuando el gobierno de Recep Tayyip Erdogan todavía trabajaba con la secta de Fetullah Gülen, la política de asimilación se realizaba, principalmente, a través de sus instituciones educativas. Los profesores de la universidad también eran a menudo partidarios de Gülen. Después de la pelea entre Erdogan y Gülen, los seguidores de este último fueron cambiados por del partido gubernamental Justica y Desarrollo (AKP).

Por ejemplo, el Birlik Vakfı (Fundación Unidad) se utiliza para el adoctrinamiento. Ahmet Zülfü Türkoğlu, un profesor polémicamente conocido por una presunta agresión sexual, ha sido nombrado director de esta fundación.

El director de la Universidad de Munzur, Ubeyde Ipek, admitió abiertamente la función de estas estructuras: “Si no llenamos el vacío en Tunceli, otras organizaciones y grupos políticos lo harán”.

El Centro de Investigación de Dersim (Dersim Araştırmaları Merkezi, DAM) criticó esta situación e informó sobre las asociaciones de las órdenes islamistas progubernamentales Menzil y Süleymanci, la notoria Fundación Ensar, y varias otras organizaciones que realizan trabajos de propaganda religiosa en Dersim.

Las órdenes abren sus propias tiendas y estructuras comerciales, y siguen expandiéndose en la región. El centro de investigación también observó una conexión con el creciente número de casos de asalto sexual y violación por parte de miembros de la policía y el ejército en Dersim.

La Fundación Ensar está estrechamente vinculada a la familia Erdogan, en particular con la hija del presidente turco, Esra Albayrak, y su hijo Bilal, que ha estado involucrado en varios escándalos de corrupción, y que dirige una fundación establecida por Ensar.

Ensar dirige instituciones educativas y residencias estudiantiles, y ha estado implicada en un escándalo de abusos sexuales en sus instalaciones en 2016: un profesor fue condenado a cadena perpetua. Aunque siguieron otros escándalos, la Fundación Ensar sigue recibiendo lucrativos contratos gubernamentales y millones en donaciones financieras municipales.

La entonces Ministra de Familia y Asuntos Sociales, Sema Ramazanoğlu (AKP), trató de poner en perspectiva el abuso de 45 alumnos de la Fundación Ensar con estas palabras: “El hecho de que un incidente así haya ocurrido una vez, no es razón para ensuciar una institución que está haciendo un buen trabajo”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.