Es necesaria una amplia alianza de mujeres

Contra la violencia de los hombres y del Estado, las mujeres convierten cada ámbito en el que se encuentran activas en espacios de lucha y resistencia. Las primeras áreas de lucha que eliminan fronteras son las prisiones. Las mujeres que permanecen en prisión por razón de su lucha por la paz, la identidad y la libertad se enfrentan a graves violaciones de derechos. Una de estas mujeres que tiene voz y continúa su lucha en la prisión tipo F de Kandira es la ex copresidenta del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Figen Yuksekdag.

Con ocasión del 25 de noviembre, Día Internacional de la Lucha contra la Violencia contra las Mujeres, enviamos nuestras preguntas a Yuksekdag. Las respuestas nos llegaron tarde debido a las condiciones de la prisión. Yuksekdag ha compartido con nuestra agencia sus pensamientos sobre el momento actual del movimiento de mujeres y sus puntos de vista sobre la respuesta de las mujeres.

Las mujeres no dejan de luchar

Yuksekdag envió un saludo a todas las mujeres que salieron a las calles por su libertad y sus derechos el 25 de noviembre e informó que, debido a las condiciones de la prisión, no podía seguir bien los acontecimientos relacionados con los movimientos de mujeres: “Las mujeres no han detenido su lucha. (El poder) quiere eliminar la participación de las mujeres en el campo de la economía, la política y la administración”.

El objetivo es el sistema de opresión

Yuksekdag señaló que el sistema capitalista y los hombres ven la solución en aumentar la presión y la imposición de la opresión: “El abandono del Convenio de Estambul (por parte de Turquía), la falta de protección activa de las mujeres frente a la violencia machista, la defensa de los asesinos por el Poder Judicial, el descuido del derecho al divorcio y la falta de garantía de los derechos sociales, todo ello proviene de la misma idea. Las mujeres que van en contra de los límites definidos para ellas, las que no se convierten en esposas y madres y resisten, son consideradas enemigas por las autoridades. Las mujeres kurdas y de Medio Oriente están luchando en condiciones severas. El papel de la mujer en los procesos históricos es muy importante. La Revolución de Rojava, a pesar de que aporta grandes oportunidades en términos de derechos, libertad y lucha, es una realidad llena de milagros. Quienes están llevando a cabo la lucha organizada, y las mujeres son las líderes de esta lucha, han demostrado bien cómo se puede lograr el éxito. Las mujeres kurdas corearon ‘Mujer, vida, libertad’ (Jin Jiyan Azadi) en toda la región, y las mujeres de Irán y de Kurdistán oriental han iniciado una rebelión tras el asesinato de Jina Amini. Los resultados de estas luchas mostrarán su impacto tanto a nivel local como cultural en los próximos días”.

La lucha debe neutralizar los ataques

Yuksekdag llamó la atención sobre la crueldad, la destrucción y los ataques contra los derechos de las mujeres en Palestina y el norte y este de Siria, y brindó su valoración: “El 25 de noviembre debería ser la respuesta a todos los ataques violentos, invasores y opresores. La ocupación de ISIS, los restos de ISIS en el noreste de Siria, está llevando a cabo los ataques más inmorales y sexistas. La misma situación existe en Gaza, Shengal y Makhmur. Aunque las posiciones del movimiento por la libertad son fundamentales, no es suficiente con responder a los ataques. La lucha debe centrarse en los ataques ideológicos y su sabotaje. También deberíamos centrarnos en el problema de la fragmentación de los movimientos de mujeres. Por ejemplo, todas las mujeres pueden unir fuerzas en el tema de la violencia, pero ¿por qué no se hace? El nivel de participación de las mujeres en los movimientos de mujeres ha estado en el nivel más alto durante mucho tiempo. Pero no existe nada parecido a una campaña que se centre en un objetivo y lo alcance. Para neutralizar los ataques actuales y proteger los logros alcanzados, los movimientos de mujeres en Turquía y Kurdistán no son suficientes”.

Se necesita una alianza amplia

Yuksekdag llamó la atención sobre los ataques del “sindicato” de hombres y el asedio a la vida y concluyó: “A pesar de estos ataques, abordaron el proceso de una manera diferente, dejando a las mujeres sin protección y abandonándolas. En la lucha contra la violencia contra las mujeres es necesaria una unión urgente y efectiva. El 25 de noviembre es una guía para que alcancemos una sociedad sin guerra, sin violencia y sin opresión. Es un tiempo de amor y de política que abre los brazos, incluye a todas las mujeres, las une y no conoce fronteras. Nosotras, las mujeres cautivas, no podemos alcanzar su voz aunque queramos, pero la lucha está en todas partes. Nos unimos a su lucha. Decimos ‘Mujer, vida, libertad’ desde todos las áreas, cada cual en nuestra posición, contra el feminicidio, la guerra, la violencia y el aislamiento”.

FUENTE: Esra Solin Dal  / Mezopotamyaajansi35 / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *