Informe sobre el uso de armas químicas en el sur de Kurdistán por parte de Turquía

El Centro Kurdo de Relaciones Públicas (Civaka Azad) publicó un informe completo sobre la invasión turca en el Kurdistán del Sur (Bashur, norte de Irak) y la utilización de armas químicas por parte sus tropas.

Desde el 23 de junio de 2021, el ejército turco lleva a cabo una operación militar transfronteriza contra posiciones del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) en el sur de Kurdistán. Desde entonces, la ofensiva denominada operación “Claw Lightning”, provocó numerosas bajas en ambos bandos. Además, los asentamientos civiles tuvieron que ser evacuados como resultado de los ataques aéreos generalizados de la aviación turca. Muchos pobladores perdieron la vida debido a los ataques aéreos.

Las ofensivas militares transfronterizas del ejército turco en las profundidades del territorio iraquí tienen una larga historia. Desde 1991, Turquía estableció decenas de bases militares en la región autónoma kurda, en el norte de Irak. Más de 10.000 soldados están estacionados permanentemente en el país. En el curso de la última operación, se organizaron estaciones militares turcas adicionales.

Turquía también invoca el derecho a la legítima defensa para esta actual invasión terrestre y aérea. Sin embargo, según un informe de los Servicios Científicos del Bundestag, de 2020, esta justificación no es sostenible. Más bien, el informe expresa dudas de que los ataques del ejército turco en el norte de Irak sean compatibles con el derecho internacional.

Efectos de las operaciones sobre la población civil

Pocas organizaciones independientes y no gubernamentales informan directamente desde el terreno, por lo que apenas hay investigaciones independientes de las áreas directamente afectadas por los ataques turcos. Una de las pocas excepciones es la organización no gubernamental Christian Peacemaker Teams – Kurdistán iraquí (CPT-IK), con sede en el sur de Kurdistán. CPT-IK ha monitoreado el impacto en la población civil desde el comienzo de la ofensiva militar turca. La ONG publicó su primer informe sobre el tema el 3 de junio de 2021, titulado “Sin retorno: el impacto civil de la Operación Claw Lightning de Turquía”.

La organización de derechos humanos informó de enfrentamientos masivos entre el ejército turco y el PKK en la región. Muchos de los ataques aéreos y de artillería turcos golpearon directamente a civiles. El informe dice: “Si bien Turquía afirma tener como objetivo al PKK en la Operación Claw Lightning, la realidad es que los civiles que viven en las regiones fronterizas son los más afectados por los bombardeos. Éstos han devastado la región donde viven cientos de familias. Miles de dunams de tierra y aproximadamente 1.300 colmenas han sido destruidas, todos los cuales son recursos cruciales para el sustento de las familias, sino también sus vidas. Hasta ahora, cuatro civiles han resultado heridos por los bombardeos de Turquía, y más de 1.500 civiles de 22 aldeas han evacuado sus hogares para escapar del asalto turco. CPT-IK teme que estas familias nunca puedan regresar a sus hogares, ya que Turquía ha construido bases militares cercanas armadas con artillería que ahora amenazan la vida de los civiles”.

Uso de armas químicas

Además del bombardeo generalizado de zonas de asentamientos civiles, el ejército turco también fue acusado de utilizar armas químicas en el curso de la actual ofensiva militar. Estas acusaciones por parte del PKK han sido corroboradas por grabaciones de video.

Según los informes, el ejército turco ha estado utilizando agentes de guerra química en los complejos de cuevas y túneles de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) desde el comienzo de su ofensiva. Debido a las precauciones tomadas por los combatientes de las HPG antes de que comenzara la ofensiva, las fuerzas guerrilleras inicialmente sufrieron pocas bajas por el uso de armas químicas. Sin embargo, según la guerrilla, desde la segunda quincena de septiembre el ejército turco ha estado utilizando un nuevo agente de guerra química que, al detonarse, primero produce una gran onda de choque y luego libera una sustancia química que quema el cuerpo humano en muy poco tiempo. Según los informes de los sobrevivientes, los otros agentes químicos utilizados son, en un caso, un gas verdoso que deja un sabor dulce en la boca y, en otro caso, un gas blanquecino grisáceo que huele a lejía.

Según la oficina de prensa de las HPG, el ejército turco ha llevado a cabo un total de 138 ataques con armas químicas en los últimos cinco meses, en los que varios combatientes perdieron la vida. Según el informe, estos ataques mataron a seis guerrilleros en Girê Sor, en la región de Avaşîn, el 3 de septiembre, cinco guerrilleros el 5 de octubre y cuatro en el macizo montañoso Werxelê, en la región de Avaşîn, el 10 de octubre. El 4 de septiembre, la aldea de Hiror fue atacada con armas químicas, hiriendo a miembros de una familia local. El CPT-IK confirmó que las heridas de los familiares fueron causadas por armas químicas.

Armas químicas prohibidas internacionalmente

Ya con el Protocolo de Ginebra de 1925, el uso de gases asfixiantes, venenosos o similares, así como agentes bacteriológicos en la guerra, fue prohibido por un tratado internacional. En ese momento, Turquía se encontraba entre los 36 signatarios iniciales del tratado internacional. Además, Turquía es firmante de la Convención de las Naciones Unidas sobre Armas Químicas. Este tratado prohíbe el desarrollo, la producción, el almacenamiento y el uso de armas químicas, y exige la destrucción de las existencias de las existentes. Dentro de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), se creó una estructura independiente específica para monitorear el cumplimiento y la implementación de la Convención sobre Armas Químicas. Sin embargo, a pesar de las conclusiones incriminatorias contra el ejército turco, ni la OPAQ ni otros actores internacionales han tomado aún medidas.

Demandas de los actores kurdos

Numerosos parlamentarios kurdos, trabajadores de los medios de comunicación, intelectuales, activistas por los derechos de las mujeres y por los derechos humanos del sur de Kurdistán han pedido a la OPAQ que envíe equipos de expertos a la región para investigar las denuncias de uso de armas químicas. El Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) ha pedido en su última declaración a la comunidad internacional que no permanezca en silencio sobre el uso de armas químicas prohibidas en el sur de Kurdistán. La ONU, Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y Rusia no deben hacer la vista gorda ante los crímenes de Turquía debido a sus intereses económicos. Además, los actores y asociaciones kurdas piden a la comunidad internacional que imponga un embargo de armas y más sanciones contra el gobierno turco debido al uso de agentes de guerra química.

Imágenes de video del uso de armas químicas

El portal Medya News publicó un video con subtítulos en inglés que muestra las instalaciones de los túneles de la guerrilla. El video fue tomado por la guerrilla en agosto y muestra cómo la visibilidad en el túnel se reduce a medio metro debido al gas denso de color verde.

Este video muestra un ataque guerrillero contra tropas turcas en el área de Werxele, de la región de Avaşîn, el 11 de septiembre de 2021. En el video, se pueden ver numerosos equipos en las posiciones de los soldados turcos, indicando el uso de productos químicos. 

Este video fue grabado el 2 de septiembre de 2021 y muestra el uso de armas químicas contra una posición en un túnel guerrillero en el área de Werxele, en la región de Avaşîn. Se ve a un soldado turco con una máscara de gas acercándose al túnel.

Este video documenta el humo que se eleva desde la posición de un túnel de guerrilla en el área de Werxele de la región de Avaşîn después de un ataque con armas químicas.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.