Irán le da luz verde a Turquía para que invada el Kurdistán sirio

El gobierno islámico de Irán se mostró a favor de que Turquía lance una operación militar de gran envergadura contra la región kurda de Siria (Rojava), administrada de forma autónoma por diversos pueblos que habitan la zona norte del país.

Así lo dejó en claro el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, cuando declaró el lunes pasado que Teherán no se opondrá a una nueva incursión militar turca contra Rojava.

“Entendemos muy bien las preocupaciones de seguridad de Turquía”, aseveró el canciller iraní después de las conversaciones en Ankara con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, informó la agencia de noticias AFP y el portal Alarabiya News.

“Entendemos que… tal vez se necesite una operación especial”, agregó el funcionario de la República Islámica. “Las preocupaciones de seguridad de Turquía deben abordarse de manera completa y permanente”, justificó.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió en las últimas semanas que pronto podría lanzar una ofensiva masiva contra el norte de Siria. El mandatario argumentó que las fuerzas de autodefensa de la administración autónoma (AANES) atacan el territorio turco, acusación por la cual nunca presentó pruebas concretas. Además, Erdogan justifica que están vinculadas al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

Tanto Washington como Moscú han pedido moderación a Turquía. Pero Erdogan ha dicho que espera que los aliados de Turquía “entiendan y respeten” la campaña militar propuesta.

Irán es un importante aliado del presidente sirio Bashar Al Assad y un importante socio comercial de Turquía. Las relaciones de las dos partes se vieron sacudidas a principios de este mes por el arresto de ocho personas que, según Turquía, trabajaban para un equipo iraní que buscaba objetivos israelíes en Estambul.

Aunque Ankara y Teherán mantienen una relación diplomática de tensión y competencia, a la hora de atacar al pueblo kurdo en sus territorios siempre priorizan la cooperación para la represión.

Ahora, con las declaraciones del canciller iraní, el gobierno turco sumó un nuevo aliado para profundizar sus ataques contra Rojava, los cuales le han costado la vida a cientos de civiles desde 2016. En su plan contra el norte de Siria, el Estado turco impulsó las ocupaciones ilegales de las regiones de Afrin, Al Bab y Serekaniye, entre otras, donde trasladó a miles de mercenarios y yihadistas –muchos de ellos ex ISIS- para controlar las zonas y desplazar de manera forzada a sus pobladores.

FUENTE: AFP / Alarabiya / Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.