La situación de los yezidíes: ocho años después del genocidio del ISIS (Parte I)

¿Quiénes son los yezidíes?

Los yezidíes son un grupo religioso asentado predominantemente en el norte de Irak, en torno a las montañas de Sinjar (Shengal), situadas en el disputado territorio de la región de Sinjar, que se encuentra geográficamente entre la región del Kurdistán y el centro de Irak. Son una comunidad doblemente minoritaria en gran parte de Oriente Medio y llevan siglos residiendo en las montañas de Sinjar o sus alrededores y en el norte de Irak, en la región del Kurdistán. Aunque la mayoría de los yezidíes son de etnia kurda y hablan la lengua kurda (kurmanji), desde el punto de vista religioso son muy distintos de la población kurda mayoritaria suní. Como minoría, algunos de los yezidíes prefieren que se les reconozca como grupo étnico, claramente separado de los kurdos debido a sus diferencias culturales y religiosas.

La religión del yezidismo es algo complicada, razón por la que se malinterpreta con tanta facilidad. El yezidismo mezcla elementos del islam, del zoroastrismo, del cristianismo nestoriano, de la antigua fe persa y del mitraísmo (una fe de Oriente Próximo muy popular entre los legionarios romanos) para formar su fe. Este sincretismo, que es una amalgama de varios credos, suele ser objeto de duras críticas, por lo que los yezidíes son considerados herejes por los musulmanes fundamentalistas. A diferencia de otras minorías religiosas de Oriente Próximo, muchos musulmanes los consideran adoradores del diablo por su culto a Tawusi Melek, un ángel que se resiste a ser un vínculo con lo divino para los humanos o que Dios dejó la gestión del mundo a los siete arcángeles, entre los que Tawusi Melek goza de la mayor estatura.

La fe yezidí nunca practica el proselitismo y su religión es de ortopraxis, centrada en vivir la vida según una serie de normas, más que en las creencias personales o las escrituras. Esto significa que muchas de las tradiciones yezidíes se transmiten oralmente a través de canciones llamadas qawls. Por ello, la cultura yezidí es conservadora en sus normas sociales. Además de un estricto sistema de castas que define la vida social y religiosa yezidí, existen otros tabúes que forman parte del yezidismo. Los yezidíes también tienen un conjunto de normas muy estrictas sobre el matrimonio debido al sistema de castas. Existe la creencia entre los yezidíes, transmitida por el jeque Adi Ibn Musafir, de que son puros y, por tanto, sólo pueden casarse dentro de la comunidad. De hecho, el matrimonio fuera de la comunidad se castiga con la muerte. En 2007, los yezidíes cometieron un crimen de honor cuando una joven yezidí de 16 años se casó con un hombre musulmán y se convirtió al islam. Este interés por mantener la cohesión étnica impidiendo los matrimonios mixtos y el relativo aislamiento de la población árabe mayoritaria son las razones principales por las que existen muchas ideas erróneas sobre los yezidíes. Se convirtió en un gran problema para las altas esferas de los yezidíes tras la campaña de limpieza étnica del ISIS contra ellos.

También existen normas estrictas sobre los matrimonios mixtos entre los yezidíes debido al sistema de castas. Las tres castas son los jeques, los murids (laicos) y los pyir (clérigos). Aunque el matrimonio sólo se permite dentro de una misma clase, el factor de sub-casta complica aún más las leyes matrimoniales de los yezidíes. Los jeques y los pyir cumplen las funciones clericales de las comunidades, pero los rangos principales proceden de los jeques y los pyir ocupan los puestos religiosos y políticos de menor nivel. En cuanto a los rangos religiosos, la posición más alta la ocupa Baba Chawish, que preside todas las ceremonias religiosas yezidíes, y en el ámbito político, el líder es conocido como el Mir. Los yezidíes también creen en una forma de reencarnación llamada transmigración, en la que tras la muerte el espíritu del individuo permanece en la comunidad a través de sucesivas encarnaciones. Según los yezidíes, han sido objeto de exterminio hasta 72 veces por su fe y su etnia. Históricamente, millones de yezidíes han sido asesinados por su fe en estas 72 purgas.

A lo largo de la historia, los yezidíes han sido objetivo de varios reinos, ya sea por desplazamiento, limpieza étnica o guerra, porque se cree que son adoradores del diablo. La fe yezidí se remonta a las montañas kurdas del norte de Irak, donde algunos kurdos permanecieron fieles a la dinastía omeya tras su caída, porque el último rey de la dinastía omeya era de ascendencia kurda y, tras su caída, algunos de los descendientes de esta dinastía se asentaron en la zona. Se cree que los orígenes de la fe yezidí comienzan con el asentamiento de un jeque sufí llamado Adī Ibn Musāfir, un sufí ortodoxo conocido como el Adwiyah, cuyas enseñanzas se mezclaron con las tradiciones locales. Durante el siglo XV, los gobernantes musulmanes de Mosul y otras zonas de Oriente Medio empezaron a considerar el creciente poder religioso y político de los yezidíes como una amenaza para el establecimiento musulmán. En respuesta a este aumento, se iniciaron una serie de masacres y conversiones, tanto forzadas como voluntarias, que llevaron a muchos yezidíes a huir a las montañas del Cáucaso. Allí, la comunidad ejerció una considerable influencia durante el siglo XVI bajo los otomanos y disfrutó del vasallaje de la provincia de Soran, situada desde Erbil hasta la región de Jazira en Siria.

Sin embargo, la influencia yezidí decayó a finales del siglo XVIII debido a las frecuentes conversiones al islam y a los cambios en la legislación otomana, que los persiguió a ellos y a los grupos minoritarios cristianos. Esta persecución condujo a masacres de yezidíes, armenios y otros grupos minoritarios por parte de los otomanos y los líderes tribales kurdos. En estas circunstancias hostiles, muchos de los yezidíes emigraron a Georgia y Armenia en el siglo XIX y principios del XX. Muchos de los yezidíes que aún permanecen en Turquía, por temor a una mayor discriminación, emigraron a Alemania, mientras que muchos en Alemania se unieron a los esfuerzos de la diáspora, que incluyen enlaces de comunicación con sus hermanos en Irak y el Cáucaso. Las persistentes persecuciones no sólo han provocado una amplia diáspora de los yezidíes, sino que su población mundial se ha reducido notablemente por debajo del millón de personas.

La posición de los yezidíes en Oriente Medio

Irak tiene la mayor población yezidí, que oscila entre 300.000 y 700.000 personas. Es extremadamente difícil calcular la población exacta de los yezidíes debido a la falta de censos consistentes en Irak, y al hecho de que el ISIS los haya atacado para la limpieza étnica, desplazando a miles de personas y haciendo aún más difícil el seguimiento de la población. Suponemos que aproximadamente el 90% de los yezidíes viven bajo el gobierno federal de Irak y alrededor del 10% bajo los kurdos en el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK).

Sin embargo, en Irak, los yezidíes lucharon por una identidad política durante mucho tiempo, y en 1975 el régimen baasista etiquetó su identidad étnica como descendiente de árabes para alejarlos de los kurdos y de la población musulmana chiíta mayoritaria. En los años 80, Sadam Husein obligó a los yezidíes a trasladarse desde su hogar ancestral, cerca de las montañas de Sinjar, a pueblos improvisados en las zonas subdesarrolladas de Irak y a hablar árabe. Además, 126 pueblos yezidíes fueron colectivizados en 10 aldeas. Esto obligó a muchos yezidíes a abandonar su hogar ancestral y trasladarse a estos campos subdesarrollados. Las aldeas y las tierras de las que fueron desplazados los yezidíes pasaron a manos de los colonos árabes para arabizar la región. Miles de propiedades yezidíes fueron redistribuidas a los árabes y suníes. Las prácticas tradicionales yezidíes, como la cría de animales, fueron bloqueadas por el gobierno iraquí, y muchas de las aldeas a las que fueron forzados tenían un espacio muy limitado para el ganado. Esto disminuyó en gran medida las oportunidades sanitarias y económicas de un grupo minoritario que ya estaba marginado. Esto se hizo para dividirlos territorialmente de los kurdos, que en ese momento competían por la autonomía. En las escuelas iraquíes se prohibió la enseñanza de las culturas o religiones minoritarias, incluidos los yezidíes. La campaña Anfal de los años 80, aunque no tenía como objetivo a los yezidíes, debilitó aún más a los yezidíes en Irak. Muchos yezidíes fueron detenidos, expulsados y desaparecidos como parte de esta campaña de arabización del partido baazista.

La posición de los yezidíes mejoró cada vez más con el establecimiento del Gobierno Regional del Kurdistán, pero siguen siendo objeto de una represión generalizada. Desde 2003, se han producido hostilidades religiosas que han tomado la forma de ataques violentos contra la comunidad. En 2012, una pareja yezidí fue brutalmente asesinada por un pistolero aún no identificado. Los militantes musulmanes tratan activamente de intimidar y acosar a los negocios y comunidades religiosas yezidíes porque se les considera adoradores del diablo. En 2010, un establecimiento comercial yezidí fue atacado por los militantes islámicos por vender alcohol. Los yezidíes también sufren la opresión de las milicias respaldadas por Irán en Irak. En 2013, hombres armados en jeeps atacaron 12 tiendas de bebidas alcohólicas matando a nueve personas e hiriendo al menos a otras dos, y en otro incidente de atentado murieron dos personas y 15 resultaron heridas. Aunque ningún grupo se atribuyó los ataques, algunos creen que las milicias chiíes fueron las responsables. Muchas de estas milicias chiíes cuentan con el respaldo de Teherán. Este ataque se saldó con la muerte de diez trabajadores de esta empresa y con un castigo mínimo para los autores. Las aldeas y los santuarios yezidíes fueron objeto de repetidos ataques fundamentalistas. En 2007, un ataque coordinado contra las aldeas de Kataniya y Jazira con cuatro camiones bomba dejó casi 500 muertos y más de mil heridos. Fue la mayor explosión en Irak desde 2003. Se cree que los yezidíes fueron uno de los principales objetivos de este ataque. Muchos de los yezidíes desplazados han visto limitados sus movimientos y se refieren a estos campos como prisiones debido a las graves limitaciones de movimiento y a la presión política que sienten las fuerzas de seguridad kurdas.

Desde 2014, los yezidíes de Irak han estado bajo constante amenaza. El ISIS llevó a cabo una limpieza sistemática de la comunidad yezidí en Sinjar (Irak). En 2014, amenazó a las comunidades yezidíes de la aldea de Sinjar y de muchas aldeas de los alrededores con la limpieza étnica, el secuestro y otros crímenes contra la humanidad. Decenas de miles de yezidíes huyeron de sus pueblos y se refugiaron en las montañas de la región de Sinjar. Sólo en Sinjar, se calcula que el ISIS mató o secuestró a unos 10.000 yazidíes. El ISIS considera a los yezidíes no sólo paganos, sino también paganos que necesitan una limpieza. Los que escaparon a la montaña fueron asediados por el ISIS y se les negó el acceso al agua y a la sombra en el duro verano iraquí, y muchos niños yezidíes murieron por deshidratación y exposición al sol. Casi todas las 88 aldeas de la región de Sinjar fueron vaciadas por el ISIS de aquellos que no pudieron escapar al GRK o a las montañas. En el pueblo de Kocho, la población yezidí de casi 1.200 habitantes fue aniquilada. Los hombres fueron separados de las mujeres y luego ejecutados y enterrados en fosas comunes sin marcar. Sólo en Kocho se encontraron casi once fosas comunes. Miles de jóvenes yezidíes de entre 13 y 16 años fueron secuestradas por el ISIS y obligadas a casarse. Las mujeres yezidíes que fueron raptadas y obligadas a contraer matrimonio están soportando el impacto de los secuestros y las violaciones, y están siendo aisladas si tienen la suerte de volver a sus comunidades debido a las leyes religiosas yezidíes que rodean el matrimonio fuera de la comunidad. Hay muchas historias de mujeres yezidíes que han sido embarazadas por combatientes del ISIS y que han tenido que elegir entre el exilio de su comunidad y sus hijos. El ISIS secuestró a niños pequeños y los obligó a entrar en sus campos de entrenamiento, donde los adoctrinaron y les dieron nombres musulmanes. Las mujeres que eran demasiado mayores para tener hijos eran ejecutadas en Kocho. El ISIS también arrasó o quemó pueblos enteros y lugares culturales e históricos con la intención de acabar con los yezidíes, los cristianos, los turcomanos y otras culturas minoritarias. Lo que experimentaron los yezidíes en 2014 fue nada menos que un genocidio. Según el artículo II de la Convención de Ginebra, el genocidio consta de dos elementos: mental y físico. Los yezidíes experimentaron ambos aspectos del genocidio cuando el ISIS los atacó en 2014. El ISIS tuvo ciertamente la “intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso” (los yezidíes en este caso) y ciertamente es responsable de las cinco formas de violencia física (asesinatos, daños corporales/mentales graves, destrucción física, impedir los nacimientos y trasladar a los niños a la fuerza).El ISIS quería acabar con los yezidíes en Sinjar. En respuesta, muchos yezidíes se unieron a las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) para proteger a su pueblo, a pesar de que unirse a las FMP suponía un gran riesgo, ya que los asyaish respondieron a la incorporación de los yezidíes a las FMP expulsando a las familias de los que se unían.

Si avanzamos hasta la actualidad, los yezidíes siguen enfrentándose a diversas amenazas armadas en Irak, especialmente en la región de Sinjar. Turquía, el ISIS y otras milicias armadas siguen operando y representan una amenaza para la seguridad de los yezidíes tanto en Sinjar como en los campos de desplazados internos. Desde febrero de 2022, casi 80 yezidíes han muerto por ataques aéreos y de artillería turcos. Las Unidades de Resistencia de Sinjar (YBS), formadas para combatir al ISIS, han sido un objetivo frecuente de Turquía por sus supuestos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Las YBS forman parte de las Unidades de Movilización Popular iraquíes destinadas a combatir al ISIS, pero Turquía sigue atacándolas. También existe una creciente preocupación de que las milicias chiítas respaldadas por Irán desestabilicen el equilibrio existente en Irak. Han afirmado que uno de sus objetivos es expulsar a las fuerzas estadounidenses socavando la seguridad en la región kurda de Irak. En 2021, las milicias respaldadas por Irán se atribuyeron el mérito de un mortífero ataque con cohetes en Erbil. La segunda razón puede estar relacionada con las relaciones del GRK con Occidente. Irán considera al GRK como el “nuevo Israel” y, por ello, debe resistirse a él. Por último, las fuerzas iraníes esperan empeorar las relaciones entre el gobierno federal iraquí y el GRK. Todos estos objetivos, en conjunto, tienen la posibilidad de desestabilizar la región, lo que a su vez puede crear un espacio para que resurja el ISIS.

En Siria, los yezidíes tienen una larga historia de ser reprimidos por la facción en el poder. Desde Assad hasta el ISIS, los yezidíes han sufrido persecución, violencia y desplazamiento por sus diferencias religiosas. Han tenido que lidiar con la Siria de Basar Al Assad, el Estado Islámico, el Gobierno Regional del Kurdistán, el Yekîneyên Parastina Gel (YPG), que significa Unidades de Protección del Pueblo, y Turquía, todos ellos con posturas muy diferentes respecto a los yezidíes. Antes de la guerra civil siria, vivían en Siria unos 80.000 yezidíes, de los cuales casi todos residían en Afrín. Los yezidíes han vivido en Siria desde el siglo XII en las zonas de Afrin y sus alrededores. El número de pueblos yezidíes ha disminuido mucho desde el siglo XX, pasando de 85 a unos 30. Sin embargo, muchas de las aldeas restantes se salvaron de la limpieza étnica que sufrieron sus correligionarios en Irak porque estaban dispersas geográficamente y estaban bajo la protección de las YPG. Dicho esto, antes del establecimiento de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES), los yezidíes fueron efectivamente borrados de la vida cívica bajo el gobierno baasista. La lengua kurda, que hablan muchos yezidíes, fue prohibida en Siria bajo el gobierno de la familia Assad. Las fiestas, las prácticas religiosas y la identificación de los no musulmanes estaban prohibidas bajo el régimen baasista. Tanto los kurdos como los yezidíes sufrían discriminación por no ser árabes, pero los yezidíes eran también una minoría religiosa, lo que hacía que su opresión fuera interseccional. No se les permitía identificarse con su identidad étnica o religiosa, a diferencia de la mayoría de los kurdos suníes. Las leyes de Siria bajo el régimen de Assad se construyeron en torno a la Sharia, y los yezidíes se vieron obligados a cumplir estas leyes en todos los aspectos de la vida, incluido el matrimonio, a pesar de no ser musulmanes. Siria bajo la familia Assad ha intentado eliminar la identidad yezidí de los registros gubernamentales y de la vida social. A partir de 2021, los yezidíes siguen teniendo reprimida su identidad religiosa. El Ministerio de Justicia sirio dictaminó que los yezidíes eran una secta del Islam y, por tanto, estaban sujetos a las leyes islámicas sobre el estatuto personal. A diferencia de otras minorías religiosas, deben pasar por los tribunales islámicos en lugar de tener sus tribunales de estatuto personal religioso.

Bajo la administración kurda del noreste de Siria, la posición de los yezidíes ha mejorado moderadamente desde 2012. Las YPG controlaban muchas de las regiones en las que se encontraban las aldeas ancestrales yezidíes, y por ello se libraron de gran parte de la violencia que sufrieron sus correligionarios en las montañas de Sinjar. Sin embargo, las YPG y las AANES hicieron algo más que proteger a los yezidíes. A diferencia del régimen de Assad, reconocieron la religión yezidí como una fe propia, independiente del Islam. Los yezidíes también ocuparon altos cargos en la administración de la AANES, incluido el Ministerio de Asuntos Religiosos. Los yezidíes de la AANES han experimentado por primera vez en décadas un Estado que respondía a sus necesidades y era tolerante con su fe. El YPG y la AANES no son perfectos, pero las condiciones materiales y sociales que han creado para los yezidíes son significativamente mejores que las del régimen de Assad. La AANES ha hecho un buen trabajo para garantizar la seguridad de los yezidíes, pero preocupa el resurgimiento del ISIS, que puede deshacer este débil equilibrio que existe actualmente en Siria.

Sin embargo, el santuario que los yezidíes han encontrado en el noreste de Siria está ahora amenazado por las operaciones militares turcas en el norte de Siria. El ejército turco ha obstaculizado efectivamente el crecimiento de la libertad religiosa en el norte de Siria porque ha amenazado la estabilidad de la región. El Ejército Nacional Sirio (ENS), la milicia respaldada por Turquía en Siria, ha capturado la ciudad de Afrin, que tiene una gran población yezidí. Todo el cantón de Afrin está ahora bajo control turco, pero el grado de control real que el gobierno turco tiene sobre estos grupos es limitado. Desde que el ENS ha ocupado Afrin, el 90% de la población yezidí ha sido expulsada del cantón, algunos huyeron y otros fueron obligados a abandonar sus hogares. Los lugares religiosos yezidíes, los cementerios y otros sitios culturales fueron destruidos por las fuerzas turcas en Afrin. Casi 50 yezidíes han sido secuestrados desde que Turquía ocupó Afrin, un número mucho mayor que bajo el YPG. Las fuerzas milicianas de Turquía han comenzado a atacar a los yezidíes para eliminarlos en los territorios controlados por Turquía en Siria. Los ataques aéreos turcos tuvieron como objetivo las montañas de Sinjar, donde viven miles de refugiados yezidíes. Turquía también ha atacado a las milicias yezidíes por sus supuestas conexiones con el PKK, lo que no ha hecho más que empeorar la seguridad de los yezidíes que no están en los campos de desplazados.

Los yezidíes que no han podido regresar viven en campamentos de desplazados internos que carecen de recursos y seguridad suficientes y son relativamente ignorados por los agentes internacionales y locales. A principios de junio de 2021, se produjo un incendio en el campo de refugiados de Cham Mishko, donde viven desde hace siete años casi 15.000 yezidíes. Hay muchos casos como este, ya que las tiendas de campaña son efectivamente ciudades de campaña y esto las hace vulnerables a los elementos y a los incendios. En 2014, un campamento cercano a Bagdad también se incendió, desplazando a 1.400 yezidíes que se refugiaban allí. En las elecciones iraquíes de octubre de 2021, una de las principales cuestiones a las que se enfrentaron los candidatos fue cómo tratar a los desplazados internos y las continuas consecuencias del ISIS. Hay innumerables ejemplos de campamentos de desplazados internos que se incendian y arden, lo que no ha hecho más que empeorar el hacinamiento en otros campamentos. Estos incendios, combinados con el cierre de los campos de desplazados internos, han dejado a los residentes en el limbo. Pueden regresar a otro campo de desplazados o intentar volver a casa, pero esta no es una opción para muchos yezidíes desplazados. Existe una amenaza de seguridad constante por parte del ISIS y de Turquía que hace casi imposible el regreso a sus hogares ancestrales. Los colonos se han trasladado al territorio en disputa y se han apoderado de las viviendas.

En Turquía, los yezidíes ocupan una posición precaria. Son considerados kurdos por el dominante Partido de la Justicia y el Desarrollo (oficialmente abreviado como AKP o Partido AK), pero se enfrentan a la discriminación de los kurdos suníes por sus diferencias religiosas. Esto hace que sean doblemente discriminados, tanto por su etnia como por su fe. A los refugiados yezidíes en Turquía se les ha negado la ayuda por parte del gobierno turco y se enfrentan a gran parte de la discriminación que sufren los kurdos en Turquía, incluida la del empleo, la violencia y la falta de seguridad económica. Al ser una minoría étnica y religiosa, la discriminación suele ser mucho más aguda. Turquía también ha ocupado Afrin en Siria, la principal ciudad para los yezidíes de Siria. En la Siria e Irak ocupadas por Turquía se producen saqueos masivos, desplazamientos forzados, extorsiones, asesinatos, secuestros y violencia sexual por parte de las fuerzas turcas. En Afrin, cientos de civiles han sido asesinados por los ataques aéreos turcos. Sin embargo, lo que representa la mayor amenaza para los yezidíes de Afrin es la composición de las milicias turcas. Las milicias respaldadas por Turquía en Siria cuentan con un gran número de antiguos combatientes del ISIS que luchan en sus filas. Los ataques aéreos turcos dirigidos a las fuerzas de las YPG han permitido la huida de prisioneros del ISIS, incluyendo un ataque aéreo cerca de Jirkin que permitió la huida de algunos combatientes del ISIS. Según el Pentágono, el ISIS se beneficiará de la invasión turca de Irak y Siria al tener tiempo para reorganizarse, rearmarse y reconstituirse. También hay pruebas de que el ISIS y Turquía tienen una relación estratégica mucho más profunda. Muchos de los combatientes extranjeros del ISIS llegaron a través de Turquía. Es pertinente mencionar que en Turquía, los combatientes del ISIS han encontrado refugio tras su derrota en 2016. Los ciudadanos turcos también han ayudado a reclutar para el ISIS, han organizado el envío de reclutas en autobús a la frontera y han permitido que su gente visite a sus familiares en el ISIS. También hay algunas pruebas de que Turquía ayudó al ISIS a generar ingresos petroleros apoyando sus amplias redes de tráfico ilegal de petróleo. En definitiva, Turquía se ha convertido en muchos sentidos en el centro logístico del ISIS. En Afrin se produjeron 228 casos de secuestros, siendo la mayoría de las víctimas mujeres kurdas y yezidíes.

Estos secuestros, similares al estilo seguido por el ISIS, han sido cometidos por las fuerzas respaldadas por Turquía creando una nueva amenaza para las ya amenazadas comunidades yezidíes de Siria e Irak. Los ataques aéreos turcos han retrasado el regreso a casa de muchos de los yezidíes de Sinjar.

FUENTE: Ely Sannes / Washington Kurdish Institute / Fecha de publicación original: 27 de mayo de 2022 / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.