La conmemoración de Hrant Dink marcada por la ira contra el fascismo

El periodista armenio Hrant Dink fue homenajeado frente al edificio del periódico Agos en el aniversario de su asesinato en Estambul. Durante la conmemoración se pronunciaron mensajes contra el fascismo y se saludó a los presos.

El periodista armenio Hrant Dink fue conmemorado frente al edificio del periódico Agos, donde fue asesinado el 19 de enero de 2007 por Ogün Samast, un sicario del Estado turco. Durante la conmemoración del 17º aniversario del crimen, se colgó en el antiguo edificio del periódico una pancarta con la fotografía de Dink y la inscripción “El asesinato tiene 17 años”. En la conmemoración, se dejaron granadas, claveles y el periódico Agos en la acera donde Dink fue asesinado a tiros. A la conmemoración asistieron familiares, amigos y diputados, así como representantes de partidos políticos y organizaciones no gubernamentales, periodistas y escritores.

Antes de la conmemoración, la policía cerró la zona al tráfico y bloqueó el lugar de la conmemoración. Quienes querían asistir fueron conducidos a la zona tras ser registrados por la policía.

El acto de homenaje comenzó con el canto de las consignas “Todos somos Hrant, todos somos armenios”, “A pesar del fascismo, tú eres mi hermano Hrant”, “Quien protege a los asesinos es cómplice del asesinato”, “Larga vida a la hermandad de los pueblos” y “Sean juzgados los que dicen ‘matar'”.

En primer lugar, la carta sobre Hrant Dink enviada por Çiğdem Mater, encarcelada en la prisión cerrada para mujeres de Bakırköy debido a su sentencia del juicio de Gezi, fue leída por Besna Tosun, la hija de Fehmi Tosun, quien desapareció mientras estaba detenido.

El texto de la conmemoración fue leído por la periodista y escritora Oya Baydar, quien dijo: “Hermanos, hermanas y camaradas, queridos amigos y familiares de Hrant, personas pacíficas y conscientes que no pueden estar hoy aquí pero cuyos corazones laten con nosotros.  Hace 17 años, aquí, frente a esta puerta, en las inolvidables palabras del querido Rakel Dink, ‘la oscuridad que creó un asesino a partir de un bebé, asesinó la conciencia de Turquía’. Sí, Hrant era a la vez el portador de los problemas y dolores de este país y la conciencia de los pueblos oprimidos”.

“No voy a hablarles de este horrible asesinato cometido contra todos nosotros y de la comedia judicial a la que nos han hecho asistir durante 17 años”, explicó Oyda Baydar y continuó: “Quiero hablarles de Hrant y conmemorarlo. Hay personas especiales. Recogen en sí mismas los valores de sus tierras y pueblos. Hrant era una persona así. Cuando lo conmemoro aquí, no piensen que estoy haciendo un panegírico de Hrant. La primera vez que le conocí fue en 2002, cuando nos reunimos para crear la Iniciativa de Paz. En los días en que fue objeto del fuego de ambos bandos, aquí, en medio de Taksim, gritaba en el lenguaje de la paz contra el fanatismo racista y nacionalista que ponía a los pueblos unos contra otros cuando iba a París y se subía a una piedra en la plaza de allí y decía ‘no hay genocidio'”.

Oyda Baydar subrayó que Dink nunca abandonó el lenguaje de la paz a pesar de que fue atacado y afirmó lo siguiente:

“Recuerdo tu respuesta a quienes te atacaron diciendo ‘tenemos ojos en esta tierra’. ‘Tenemos ojos en esta tierra porque nuestras raíces están aquí. Pero no os preocupéis, no por tomar estas tierras e irnos, sino por conseguir hasta el fondo de estas tierras´. Fuiste una de las caras más especiales y valiosas de esta tierra. Ahora estás yaciendo en esta tierra donde tus raíces son profundas. Los lugares de todas las personas del país están entrelazados en las profundidades de nuestras tierras. Por eso hoy nos reunimos aquí todos los años, a pesar de quienes intentan separarnos y hacernos enemigos, y gritamos ´a pesar del fascismo, tú eres mi hermano Hrant´. Todos somos armenios … Para mantener viva la memoria y no dejar que caiga en el olvido, pero principalmente porque aceptamos tu voluntad, tu deseo de vivir juntos como personas iguales y libres en esta tierra.

Eras nuestra conciencia, Ahparig. Se puede matar a todo y a todos, pero no se puede matar la conciencia. Por eso renaces cada año el 19 de enero para todos nosotros. El 19 de enero es el día de la conciencia y la hermandad en este país. Así debería celebrarse. Saluda a aquellos que comparten los mismos valores que tú. Saludos a quienes apuestan por estos valores con valentía, a costa de la vida si es necesario. Saludos a quienes pagaron el precio en las mazmorras por defender estos valores. Los saludo a todos con su nombre en las figuras simbólicas de Selahattin Demirtaş, Osman Kavala, Gültan Kışanak. Estamos aquí, Ahparig.”

La conmemoración finalizó con los lemas “Este caso no terminará hasta que digamos que se acabó” y “Viva la hermandad de los pueblos”.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *