La guerra del gobierno turco contra los medios

La reciente operación contra los medios kurdos en Turquía resultó en la prisión preventiva de 16 periodistas, que ahora esperan sus juicios. Naturalmente, no basta con decir simplemente que todos los aspectos de la lucha política kurda seguirán estando sujetos a una ola de ataques cada vez mayor.

Hay dos facetas en estos ataques. El primero involucra los intentos del Estado turco de sofocar la lucha política kurda para bloquear los movimientos que darán dirección a la política turca. El segundo refleja el enfoque nacionalista y chovinista de las “líneas rojas” oficiales, un enfoque que encuentra su expresión en la fórmula estatal de hace 50 años “Ámalo o déjalo”. Estos dos no son independientes el uno del otro; por el contrario, son parte de estrategias complementarias. Cualquiera que siga de cerca la política turca lo confirmará.

No es de extrañar que las políticas de opresión y violencia tengan como objetivo a los políticos kurdos y a los medios de comunicación kurdos, y en particular al Partido Democrático de los Pueblos (HDP), que constituye la fuerza motriz de la lucha por la democracia y está representado en el Parlamento turco con el apoyo de más de seis millones de votantes. No es de extrañar tampoco porque el HDP conserva su posición como actor más importante para las próximas elecciones. Los votos de los kurdos determinarán quién será el perdedor o el ganador en la competencia por el poder político. Esta es la razón principal por la que la administración ataca todos los aspectos de la política kurda, sin tener en cuenta la ley.

Debemos tener en cuenta que también tienen como objetivo interrumpir el flujo de información desde las provincias kurdas hacia el oeste del país durante las elecciones, y hacer invisible el fraude electoral en la región, en el que el Estado participará activamente. Los miembros de la administración saben tan bien como nosotros que los periodistas que están más familiarizados con la región son los periodistas kurdos, de ahí su declaración de guerra a los medios en los que trabajan.

Es indiscutible que la tradición de la prensa kurda libertaria se ha levantado sobre las alas de una gran lucha. La situación actual se puede entender mejor cuando uno se da cuenta de que la fuerza contraria en esta lucha son el Estado y las administraciones reaccionarias que gobiernan ese mismo Estado.

De hecho, la administración del partido AKP ha declarado la guerra no solo a los medios kurdos, sino a los medios en su totalidad, y esta guerra también se está librando en el oeste de Turquía.

A medida que se amplía el alcance de esta guerra, todas las partes que se oponen a las políticas de la administración central, informan sobre su corrupción y revelan sus prácticas ilícitas, se enfrentan a la represión, la violencia y la anarquía. Somos conscientes de que cuando las prácticas ilícitas resultan insuficientes, interviene la mafia y los periodistas son objeto de ataques a plena luz del día, como lo hemos visto una y otra vez.

Sin embargo, la administración de Erdogan no está contenta con esto y se está preparando para que el Parlamento apruebe una nueva ley, conocida por el público como la “ley de censura”. Esta nueva normativa bloqueará las noticias que ni siquiera la mafia ha podido desbaratar. Este proceso podría decirse que es la mafiaización del derecho.

La nueva ley, presentada al público como un medio de “lucha contra la desinformación”, permitirá la criminalización de todo tipo de informes, incluidas las publicaciones en las redes sociales, punibles con penas de prisión de uno a tres años. Habilitará el bloqueo de canales de noticias y sitios web. La expresión “seguridad pública”, incluida en la ley, hará que prácticamente todos sean vulnerables a acusaciones de “terrorismo” y “espionaje”, sin restricción alguna.

Por “seguridad pública” léase “intereses de la administración”.

La reciente operación contra los medios kurdos y el encarcelamiento de 16 periodistas kurdos son fuertes indicativos en este contexto.

El alto precio que los medios de comunicación kurdos y los trabajadores de esos medios se ven obligados a pagar es, al mismo tiempo, un mensaje para los periodistas del oeste del país que se definen a sí mismos como parte de los “medios de oposición”.

En Turquía, la tradición de enviar mensajes a toda la población a través de los kurdos se mantiene sin cambios.

El alto precio de la opresión y la violencia que pagan los kurdos es observado y sentido por toda la población para que sepan lo que les puede pasar a ellos también.

En caso de que silencien la política kurda, que constituye los principales pilares de la lucha por los derechos y las libertades, se silenciará a toda la sociedad. Es el gobierno el que mejor lo sabe. Por lo tanto, podemos decir que la política de silenciar a los kurdos es una política destinada a tomar cautiva a toda la sociedad.

Esto es muy discutible si tendrá algún éxito.

Permítanme terminar señalando que es una idiotez persistir con un método que se ha implementado una y otra vez, y siempre en vano.

FUENTE: Ankin Olgun / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.