La risa de Jiyan

Cualquier intento de describir a Jiyan con su camino, su vida y su práctica guerrillera, es insuficiente. Todavía no sé si puedo explicarlo, hasta cierto punto, pero como creo que debería escribirse un artículo así, lo intentaré. Jiyan significa vida y Jiyan conocía la vida. Ella supo vivir bien y vinculó su vida al destino de su pueblo. Organizó, señaló el camino y legó una gran vida.

En la realidad actual de Kurdistán, no tiene sentido decir: “Solo estamos viviendo, estamos viviendo por nada”. En todo Kurdistán, en Rojhilat, Bashur, Rojava y Bakur, los cuerpos jóvenes caen al suelo, dejando un legado de resistencia. Quiero recordar a Jiyan, quien nos dejó una vida de resistencia. 

La conoci. Estudiamos juntas, crecimos, comimos, caminamos juntas. Me cuesta escribir. Luchó hasta su último aliento, y las ganas de luchar junto a ella contra el enemigo pesan más que la vida. Ella debería haber escrito sobre mí, no yo sobre ella, si hubiera querido. Siento lo mismo por muchos compañeros y compañeras. Con Jiyan es particularmente difícil. Solo puedo enfrentarlo aceptando el legado de resistencia que dejó con los brazos abiertos.

Jiyan Amargî (Esma Avşar) nació en Cizre, en una familia que pertenecía a la tribu Didêrî y cuyas raíces eran los Koçer (nómadas) en la región de Botan. Sin embargo, durante los ataques genocidas de las fuerzas de ocupación turcas, la familia emigró y se estableció en Batman. Allí, Jiyan creció como hija de una tribu nómada de Botan. En cierto modo, llegó a conocer la vida en Batman y le encontró significado. 

Jiyan creció luchando en Batman, en un ambiente familiar patriótico y en un vecindario patriótico. Su familia le dio el nombre de Jiyan al nacer, pero en esos años el idioma kurdo estaba prohibido en la República de Turquía. Entonces el nombre Esma fue elegido para el registro de población. Sin embargo, su familia siempre la llamó Jiyan. Jiyan solo a veces se convertía en Esma: en ocasiones oficiales y cuando los maestros de la escuela la llamaban Esma.

Redada al amanecer

Fuimos detenidas en una redada al amanecer. Aún no era de día. En la comisaría me preguntaron: “¿Dónde está Esma?”. Nunca antes había escuchado ese nombre, porque solo la conocía como Jiyan. Los policías gritaban y chillaban. Me pregunté quién era esta Esma, porque el enemigo específicamente preguntó por ella. En ese moment, Jiyan ya era guerrillera en las montañas libres. Resultó que Esma era realmente Jiyan. Así que las palizas que recibimos por no saber el nombre que el enemigo le había dado a nuestra amiga, fueron en vano. Volví con curiosidad y, después de leer la transcripción, me di cuenta de que Esma era Jiyan.

Jiyan fue una de las pocas mujeres que conocí en mi vida que cuestionó el sistema y lo combatió con su lucha. Su capacidad para ver las contradicciones estaba a la vanguardia. Pudo comprender y analizar la situación en la que se encontraba la gente después de algunas impresiones. Podía prever su vida y sabía de dónde venía, dónde había estado y hacia dónde iba. Ella simplemente vivió. Jiyan amaba mucho a la gente y a sus camaradas.

La voz de Jiyan

En Mesopotamia se realizaron hechos heroicos sin precedentes. Mientras expresan estos hechos heroicos, algunos Dengbêj son tan fervientes como si tuvieran el deber de llevar estas epopeyas a los pueblos y a la historia. (El canto de Dengbêj es la parte más importante de la cultura musical kurda tradicional. Este nombre se le da a los cantantes que interpretan poemas, epopeyas y eventos históricos de la literatura kurda oral en forma de canciones. La palabra se deriva de deng -voz- y bêj -decir, hablar-. Para el pueblo kurdo, la literatura oral se considera la autobiografía de la sociedad, por lo que los Dengbêj también son considerados historiadores). 

Estos Dengbêj saben que la continuación de estos hechos heroicos en el futuro depende de sus palabras efectivas y la memorabilidad de sus voces. Por esta razón, cantan como si pusieran todo su corazón y alma en ello. La voz de Jiyan también se ha quedado grabada en mi mente. Le encantaba cantar. Su voz sonaba en un tono que grababa dolor y tristeza en el corazón. Su voz te hacía sentir triste, pero más a menudo querías levantarte e seguir.

Una personalidad resistente

Jiyan tenía una personalidad resistente. Era consciente de su identidad kurda y femenina, y luchó contra la negación y la opresión dondequiera que estuviera. Ella asumió un papel de liderazgo dentro del trabajo juvenil organizado en nuestra universidad. En 2013 y 2014, muchas de nosotras sufrimos ataques fascistas y los atacantes fueron apoyados por la policía. Jiyan no aceptó esto y fue quien organizó la resistencia. Por esta razón, fue perseguida por el enemigo y vigilada constantemente. Cientos de policías asaltaron la universidad y comenzaron a arrestar a estudiantes kurdos patriotas. Junto con 50 amigos varones, Jiyan estuvo bajo tortura durante días. En detención, ella fue quien les dio moral a los demás y dijo que la resistencia debía continuar frente al enemigo. Después de los interrogatorios, todos fueron liberados, siendo Jiyan la última. Ella resistió al enemigo.

Último abrazo

Era una tarde fresca de marzo de 2014. Las estrellas apenas comenzaban a aparecer en el cielo. El aire se estaba volviendo más frío a medida que caía la oscuridad. Nos encontramos en una casa donde se reunían los compañeros. Noté la tristeza en algunos rostros cuando entré. Si hubiera habido una ocasión para la tristeza, Jiyan habría sido la más triste, pero esa noche fue la más alegre. Pronto me di cuenta de que estaba presenciando un momento interesante: Jiyan estaba muy emocionada, de buen humor y constantemente estaba dando fuerza a sus compañeros. Ella también estaba compartiendo algunos de sus recuerdos. Ella compartió algunos de sus recuerdos con nosotros. Pronto me di cuenta de que estábamos viviendo una noche de separación: Jiyan nos dejó y se fue a la libertad. La miramos, tratando de capturar la libertad en su mirada, observando sus ojos sonrientes mientras hablaba. Era hora de irse. Jiyan salía de la ciudad en tren. Nos abrazamos por última vez. Una no quería dejarla ir, una quería seguirla.

Cuando Jiyan se dirigía a la estación con una amiga, caminó con pasos confiados y agitó su cabello con confianza, como si todas las estrellas hubieran decorado el cielo para ella esa noche. Después de que el tren se fue, asomó la cabeza por la ventana, hizo una señal de victoria y se dirigió a las montañas libres. Cuando ella se fue, yo estaba muy feliz. Ese día, prometí seguirla algún día.

53 estudiantes se suman a las guerrillas

Poco después de la partida de Jiyan, los medios de comunicación difundieron la noticia de que 53 estudiantes se habían unido a la guerrilla. Inmediatamente corrimos a ver quién estaba allí y quién no. En ese momento, se había desarrollado una situación organizada en la universidad en respuesta al sabotaje de las negociaciones con Abdullah Öcalan por parte del gobierno de Erdogan. En el curso de este desarrollo, Jiyan también se unió. Se leyó un comunicado en las noticias. Jiyan se paró al frente con ropa de guerrillera, con la cabeza en alto. Parecía decidida, como si quisiera dar fuerza a la gente. En ese momento, ella desencadenó en nosotros sentimientos indescriptibles. Los amigos con los que estuvimos hace unas noches ahora se presentaban ante el mundo como guerrilleros.

La risa de Jiyan

La risa a veces se llama una acción revolucionaria, a veces un fenómeno ideológico, a veces una respuesta política. Aunque cada uno lo mire desde su propia perspectiva y mundo emocional, lo cierto es que la risa le sienta mejor al guerrillero. Cuando los guerrilleros ríen, es como si la naturaleza y la vida se encontraran. También puedes encontrar vida en la sonrisa de Jiyan. Ella se ríe así; sus facciones toman tal forma que pinta vida en su rostro.

Para Jiyan, estaba fuera de discusión vivir como mujer de la forma en que las fuerzas de ocupación turcas querían que lo hiciera. No quería vivir en una sociedad moldeada por el colonialismo y no podía cerrar los ojos ante el hecho de que su país estaba ocupado. El anhelo de libertad fue decisivo para ella. Era moderada en la vida y sabía lo que quería y tenía que decir. Era concisa, sencilla y sincera. Su nivel de conciencia era más alto que el de la mayoría a su alrededor. Investigó, leyó, filtró la información en su propio mundo emocional, llegó a una conclusión sobre esa base y trató de vivirla y defenderla. Al hacerlo, nunca fue grosera ni hiriente, sino que trató de explicar y comprender. Con su actitud intrépida, firme y valiente defendió que la libertad está en la montaña, en la guerrilla.

De camino a Botan

Creo que conocía un poco a Jiyan. Tenía la sensación de que algún día iría a Bakur y su partida no me sorprendió. Con su actitud resuelta, superó un obstáculo tras otro en las filas guerrilleras y llegó a Botan por sus propios medios. Jiyan se dedicó a su país. Esta devoción se debe a un sentido consciente de amor por la tierra. 

Después de años de práctica en Garê, Avasîn, Zap y, finalmente, Heftanîn, su partida fue una consecuencia comprensible. Jiyan era de Botan y en algún lugar en lo más profundo de su corazón había tomado la decisión de ir allí. En su vida, persiguió sus objetivos con determinación y coraje, y nunca tuvo ganas de darse por vencida un día. Botan era para el principio y para la eternidad.

Jiyan nos ha dejado Jiyan

Todavía no me he hecho a la idea de que Jiyan haya caído. Sigo viviendo con ella. Jiyan fue guerrillera y trabajadora de prensa en las montañas, en muchos campos. Ella contó sobre los eventos y sus experiencias frente a la cámara. A veces se ríe y sin darte cuenta te ríes con ella. Luego miras sus fotos; te dan la sensación de ver un lugar de fuego. Así como nos mostró con su vida cómo ser valientes, decididos y resistentes, ahora quiere que sigamos sus pasos y estemos a su lado. Jiyan nos ha dejado Jiyan. Llegamos a conocer a Jiyan.

FUENTE: Piran Dozdar / ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.