“Las hijas del Kurdistán”, una lucha por la libertad

En los senderos de montaña del Kurdistán, un vasto territorio a caballo entre Irán, Irak, Turquía y Siria, patrullan mujeres armadas con Kalashnikovs. En Rojava, la región autónoma del este de Siria que han arrebatado al caos, continúan su resistencia a Daesh. Estas mujeres son las kurdas de las Unidades de Defensa de las Mujeres (YPJ) que lucharon para liberar la simbólica ciudad de Kobane, en 2015. Si se inscriben en una larga línea de resistencia del pueblo kurdo, también son portadoras de un proyecto de sociedad nueva, hecha de igualdad entre hombres y mujeres y respetuosa con el medio ambiente.

La periodista y documentalista Mylène Sauloy sigue a estas mujeres desde principios de la década de 2000 y ha escrito Les Filles du Kurdistan, un cómic ilustrado por el autor Clément Baloup y publicado por Steinkis, en agosto. Es un relato deslumbrante de estas mujeres que luchan, armas en mano, contra la opresión.

-¿Por qué se interesó por el Kurdistán?

-Viví en América Latina durante más de veinte años e hice documentales sobre guerrillas y movimientos de resistencia en la región. Estaba en mi ADN el interés por las utopías y los movimientos político-militares. Acabé con los kurdos porque estaba haciendo una serie de películas sobre la música de la resistencia en todo el mundo. Entre los pueblos oprimidos, la música lleva la historia. Me llamó mucho la atención la presencia de las mujeres y sus bocazas. No era sólo decoración. En los movimientos de resistencia, a menudo se ven hombres. Me interesé por el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) y al principio tenía la imagen de un movimiento muy sectario. Por el contrario, se ha trabajado mucho en la cultura y la música. Había estado allí antes de la intervención militar en Irak, en el Kurdistán iraquí. Y me encontré con este movimiento de mujeres libres por casualidad.

-¿Qué significó para usted este movimiento?

-Al principio era muy escéptico. Fui feminista desde muy joven, pero nunca fui exclusiva. Siempre pensé que debíamos librar las batallas juntos. Y entonces, poco a poco, comprendí que no estábamos en las mismas sociedades. Allí es mucho más difícil para las mujeres salir y recuperar su dignidad. Los derechos se adquieren y estabilizan mediante la lucha. Tienen mucho que enseñarnos.

-¿Cómo qué?

-Para estas mujeres, la dominación del hombre sobre la mujer es el primer eslabón de la explotación. Para ellos, si no rompemos este vínculo, no romperemos los demás. También me gusta mucho la forma en que ven la ecología como un sistema de armonía entre los hombres, las mujeres y la naturaleza. Estamos en una época en la que separamos las luchas, mientras que necesitamos volver a una reflexión global. Estas mujeres parten de su historia personal, de una opresión, para llegar a una sociedad que nos resulta muy inspiradora. Por ejemplo, pasan por sistemas de paridad inmediata: siempre hay un hombre y una mujer a cargo.

-¿Ha funcionado este proyecto?

-Han conseguido consolidar muchas cosas. Los hombres han cambiado su visión de ellas. Creo que el hecho de que se mostraran competentes en el combate marcó una gran diferencia. Hizo que los hombres las admiraran. Ahora hay mujeres mayores vigilando el barrio. Hubo mucha resistencia, pero consiguieron muchos puntos. Lo complicado es que Europa y Estados Unidos han renunciado a ellos. Ya nadie los apoya.

-¿Cómo llegó a formar parte de este movimiento?

-Antes de la batalla de Kobane, había realizado dos películas sobre la música que rendía homenaje a su lucha. También había hecho una película sobre los kurdos en Irak. Después de la batalla de Kobane, hubo tal locura que fui allí. Quería tener un poco más de perspectiva, para explicar por qué estas mujeres estaban en primera línea contra Daesh. Así que les convenía que se hablara de ellos. No como chicas guapas con Kalashnikovs, sino como proyecto social. Y yo tenía la ventaja de haber empezado a ir hacía mucho tiempo, en 2003.

-Dice usted que este tema no interesó al principio a las cadenas de televisión. ¿Ha cambiado esto?

-Al principio no querían una película sobre el tema. El feminismo se consideraba “pasado”. Y de repente volvió al aire. El movimiento #MeToo cambió las cosas. Y luego fue muy fantasmagórico ver a las mujeres en armas frente a Daesh. Causó una gran locura. Así es como funciona la televisión.

FUENTE: La Nouvelle République / Traducido por Rojava Azadî Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *