Las mujeres luchan contra la guerra, el racismo y el aislamiento

“Contra la guerra, la explotación, el aislamiento y el racismo, las mujeres defienden la paz”, fue el título de un evento organizado el viernes pasado por el Consejo de Mujeres del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en Amed, capital histórica de Kurdistán.

Al acto, celebrado en el café Taş Mahal del barrio Sur, de la ciudad vieja, asistieron numerosas activistas del Movimiento de Mujeres Libres (TJA) y de organizaciones de la sociedad civil.

La co-presidenta del HDP, Meral Danış Beştaş, aseguró que “estamos luchando no sólo por las mujeres kurdas, sino por todas las mujeres. La lucha de las mujeres kurdas ha adquirido una dimensión internacional. En este punto, me gustaría saludar a todas las mujeres que dedican su vida a esta lucha y pagan un alto precio por ella”.

“Todos conocemos el origen de nuestros problemas –explicó Beştaş-. La represión, la asimilación, la negación y la violencia siguen aumentando cada día. Abdullah Öcalan lleva 22 años recluido en condiciones especiales en la isla-prisión de Imrali. Uno de los contenidos del movimiento de mujeres es la lucha contra el aislamiento”.

La dirigente manifestó que “sin la liberación de las mujeres, la sociedad no puede liberarse. Si la mitad de la sociedad está esclavizada y afectada por la violencia, la otra mitad no puede ser libre. Si no se levanta el aislamiento (a Öcalan) y se garantiza la igualdad, no puede haber paz y no se pueden resolver nuestros problemas”.

La co-presidenta del HDP señaló que “Abdullah Öcalan no representa sólo a los kurdos. Representa la coexistencia de todos los pueblos. Sólo puede haber paz si se resuelve la cuestión kurda. Lo intentamos entre 2011 y 2015 (en Turquía). El proceso de paz fue terminado por los gobernantes. La cuestión kurda sólo puede resolverse democráticamente. Abdullah Öcalan dijo que podría resolver el problema en una semana si se le daba la oportunidad. Por eso, la lucha contra el aislamiento es tan importante para nosotros”.

Beştaş pidió apoyo para la huelga de hambre de los y las presas políticas en Turquía, que se lleva a cabo en grupos desde el pasado mes de noviembre: “No hay que dejar solos a los presos, hay que defender sus reivindicaciones fuera. Debemos luchar contra el aislamiento de la sociedad”.

“Oponerse al aislamiento significa defender la paz y una solución –agregó-. Significa oponerse a un sistema de feminicidio, de explotación y de destrucción de la naturaleza. Luchar contra el aislamiento significa luchar contra una política exterior agresiva, contra el envío de soldados a todo el mundo y contra la colaboración con los islamistas y otras bandas. Significa defender la sociedad y construir una sociedad democrática”.

Beştaş también manifestó la solidaridad de su partido con las mujeres de Afganistán y reflexionó que “las mujeres deben luchar de forma organizada. En el corazón de Medio Oriente, hay mujeres que han derrotado a ISIS. Han mostrado al mundo entero cómo se lucha”.

“Turquía ansía una alianza con los talibanes, pero no lo permitiremos –reflexionó-. Como mujeres, luchamos contra el aislamiento, el feminicidio, la asimilación y el racismo.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.