Para imaginar la libertad cuando estás encadenado

Esa es la razón por la que el nuevo libro sobre la historia de la liberación kurda se llama El arte de la libertad, porque es la imaginación la que impulsa el arte y es la imaginación la que nos permite ver, más allá del status quo, la posibilidad de un nuevo mundo, una nueva realidad. Imaginar la libertad cuando estás encadenado es un acto de valentía, un acto revolucionario.

Para todos los nuevos en la lucha por la liberación kurda, este es un libro de lectura obligada, que presenta al lector, de manera sucinta, los hilos principales de un tapiz que entrelaza la teoría y la práctica de una nueva forma de vida con libertad para todos, como su expresión más preciada. Este libro adquiere peso y credibilidad porque estas ideas demostraron ser el modelo para la revolución de las mujeres en Rojava, un experimento de confederalismo democrático, exclusividad multirracial y sostenibilidad ecológica. Y, sin embargo, el libro sugiere una fijeza que no capta del todo la fluidez y el dinamismo del movimiento.

Este libro es una colección de ensayos basados ​​en conferencias impartidas por Havin Guneser, en el Instituto de Estudios Integrales de California, San Francisco. Guneser es traductora de muchos de los libros de Abdullah Öcalan, activista y académica kurdo. La difusión del libro la describe como “una de las portavoces más importantes de la lucha por la libertad kurda”. Los títulos de las conferencias son un buen indicador del contenido: “Crítica y autocrítica: el ascenso del movimiento de liberación kurdo de los escombros de dos guerras mundiales”; “La rebelión de la colonia más antigua: Jineolojî, la ciencia de la mujer y la vida”; y “Confederalismo democrático y nación democrática: defensa de la sociedad contra el sociedicismo”.

Guneser rastrea la historia de la lucha kurda desde la fundación del PKK, en 1978, actualizándola hasta el 21 de enero, con una posdata en una entrevista con Sasha Lilley, una presentadora de radio. Los aproximadamente 40 años de lucha que culminaron con la revolución de Rojava son un recordatorio útil de que no sucedió de la noche a la mañana. Andrej Grubaĉić, sociólogo radical, que presenta la colección, nos dice que este es uno de los mitos que el libro disipa. Sin embargo, como miembro de Southall Black Sisters, que ha estado luchando por los derechos de las mujeres durante un número similar de años en el Reino Unido, todavía se siente como una revolución que sucedió de la noche a la mañana en comparación con nuestros logros.

Por supuesto, hay muchas razones complejas que se vuelven más claras en retrospectiva en cuanto a por qué un movimiento político, en particular, tuvo éxito en la consecución de sus objetivos. La “Primavera Árabe” que trajo la resistencia democrática contra Al Assad en Siria, condujo a un vacío de poder en el norte del país. Y los kurdos estaban listos. Como explica Guneser, “es un proceso organizativo que lleva cuarenta y cinco años esperando el momento y, cuando llegue el momento, podría aprovecharse gracias a la organización entre la gente durante tantos años”.

Estas son palabras de esperanza para activistas de todo el mundo. Es importante seguir adelante, estar preparado con el análisis adecuado y las estructuras adecuadas cuando llegue el momento. De hecho, la esperanza es el motor que impulsa las afirmaciones teóricas a lo largo del libro. Incluso, hay un análisis pasajero del agotamiento que arruina los círculos activistas de hoy. Guneser dice: “La lucha debe traer alegría. ¿Sabes cómo se hace? Si te desarrollas como individuo mientras luchas, no te agotarás”.

Incluso, este momento de crisis capitalista es la “Era de la Esperanza” para Öcalan, porque “hay dos fines ideológicos muy diferentes que están destruyendo el status quo. Por un lado, el capital global, porque el statu quo es un obstáculo y, por otro, los movimientos revolucionarios”. Unas buenas razones para seguir adelante.

Pero al capital le conviene cultivar la apatía y la pasividad en las personas. Se nos hace pensar y sentir que es más fácil si alguien más decide por nosotros. La sociedad se ha vuelto dependiente del Estado; la toma de decisiones se le ha quitado a la sociedad y se le ha entregado al Estado, lo que hace que sea increíblemente difícil imaginar la vida sin un Estado. Öcalan llama a esto sociedicismo. Influido por las ideas de Murray Bookchin, anarquista y filósofo político estadounidense, propuso el confederalismo democrático, que no es un Estado alternativo sino una alternativa al Estado para revitalizar la base moral y política de la sociedad.

Öcalan comenzó a desprenderse de la idea de un Estado independiente de Kurdistán en 1993, un sueño al que a muchos kurdos les costaba renunciar, porque un Estado-nación parecía ser la única solución a la opresión que habían enfrentado, especialmente en los cuatro países (Irak, Irán, Turquía y Siria) en los que los dividieron. ¿A dónde puede ir si se es víctima de una victimización en su propio país? Gunesar dice: “(…) por lo tanto, los pueblos sin un Estado pensaban que tener un Estado facilitaba la libertad. Pero luego vemos a todos estos otros pueblos con un Estado, y vemos que ellos tampoco son libres”. Los estados-nación como los que habían luchado por su independencia de las potencias coloniales, también habían sufrido.

Nosotros, que vivimos como inmigrantes en Occidente, hemos visto de primera mano la naturaleza homogeneizadora de los estados-nación, donde todo se inclina en la dirección de la etnia dominante y sus normas culturales; la creación de una cultura nacional se considera esencial para su supervivencia. Encontré en la conceptualización de Guneser de las diferentes opresiones, es decir, la clase, el género y la colonización bajo la modernidad capitalista, una sugerencia: ella ve a la clase trabajadora como una lucha dentro del sistema y la lucha de las mujeres y los colonizados como la lucha de los excluidos del sistema.

La esclavitud de las mujeres fue vista por Öcalan como el primer punto de inflexión, cuando la civilización matriarcal neolítica terminó hace 5.000 años y vimos los primeros signos de “civilización estatista”. En otras palabras, el patriarcado es un pilar central del Estado-nación y en la actualidad de la modernidad capitalista. Su énfasis en la liberación de las mujeres del patriarcado, como casi un requisito previo para la liberación de todos los demás sectores oprimidos de la sociedad, es un nuevo enfoque político refrescante, inaudito en otras luchas por la libertad, y que se ha materializado en Rojava.

Hay toda una sección sobre Jineolojî, la ciencia de las mujeres (agregaría mujeres revolucionarias), y cómo y dónde se aleja de los feminismos occidentales, lo que requeriría más espacio para analizar que el que tengo aquí. Hay mucho que abordar en este libro. Ninguna reseña puede hacerle justicia, que es un estado al que todo libro debería aspirar. También es una muy buena razón para comprarlo y leerlo ustedes mismos.

FUENTE: Rahila Gupta / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *