Prensa árabe: movimientos estadounidenses para disuadir a Turquía en el noreste de Siria; Movimientos mundiales para levantar las sanciones a Damasco

Los medios de comunicación dijeron que los Estados Unidos de América intensificaron sus movimientos y trajeron refuerzos al norte y este de Siria para disuadir a Turquía de lanzar un nuevo ataque en la región, mientras que los informes revelaron que existe un movimiento internacional coordinado para levantar las sanciones contra Damasco, mientras se expandían las protestas en Túnez

El miércoles, los periódicos árabes se refirieron a los movimientos contradictorios entre Estados Unidos y Turquía en Siria, además de la situación económica siria, así como la crisis tunecina. “Refuerzos estadounidenses al norte y este de Siria”.

El comienzo es con el tema sirio, y en este contexto, el periódico Asharq al-Awsat dijo: “Las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo una serie de movimientos en el norte y este de Siria con el objetivo de” disuadir “a Turquía y evitar que lleve a cabo una incursión en el al este del Éufrates.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo ayer que “las fuerzas estadounidenses llevaron refuerzos de vehículos blindados y tanques a su base militar en al-Malikiyah (Derik) en el campo de Hasakah, y una sola patrulla también realizó una sola patrulla en la franja fronteriza en la región, y había traído refuerzos similares a la misma base en 48 horas El último, en medio de noticias de la intención de los estadounidenses de establecer una nueva base para ellos en el campo de al-Malikiyah (Derik) en el triángulo de la Siria- Fronteras turco-iraquíes”.

El periódico vinculó los movimientos estadounidenses con el anuncio de Turquía de su intención de lanzar una operación militar para controlar la franja fronteriza allí.

‘Movimiento internacional para levantar las sanciones a Damasco’

A su vez, el periódico Al-Arab dijo: “Ha surgido un movimiento internacional en el período reciente, presionando por la adopción de la opción de levantar o aliviar las sanciones al régimen sirio. Se lanzó desde los pasillos del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y se extendió a discusiones entre líderes occidentales, especialmente entre Francia y Estados Unidos sobre la corrección. Este paso y sus implicaciones”.

Desde 2012, Siria ha sufrido sanciones económicas impuestas tanto por Estados Unidos como por la Unión Europea para obligar al régimen del presidente Bashar al-Assad a cambiar su forma de afrontar la crisis y aceptar una verdadera transición democrática en Siria.

La Ley César de Estados Unidos, que se activó el pasado mes de junio, reforzó las sanciones que afectaron al círculo que rodeaba a Assad, a los empresarios sirios y al Banco Central, con el objetivo de incrementar la presión sobre Damasco, que no ha mostrado ninguna intención de ceder, mientras el sufrimiento de el pueblo sirio, que tiene más del 80 por ciento de la población, está por debajo de la línea de pobreza, según las Naciones Unidas.

El disidente sirio residente en Estados Unidos, Ayman Abdel-Nour, dijo a Al-Arab: “Hay un cambio en el enfoque internacional hacia las sanciones en Siria, que se reflejó en varias posiciones y pasos que no parecen ser espontáneos, sino más bien planificación centralizada para ellos”.

Estos movimientos comenzaron cuando la experta independiente en derechos humanos de las Naciones Unidas, Alina Dohan, pidió el levantamiento de las sanciones impuestas a Damasco, ya que “pueden obstaculizar los esfuerzos para reconstruir la infraestructura civil destruida por la guerra”.

“Cuando se anunciaron las primeras sanciones en virtud de la Ley César, Estados Unidos confirmó que no tiene la intención de dañar a los sirios”, dijo el experto, oriundo de Bielorrusia, en un discurso el 29 de diciembre y agregó: “Sin embargo, la implementación de la ley puede agravar la crisis humanitaria”. Esto priva al pueblo sirio de la oportunidad de reconstrucción.

Las declaraciones de la funcionaria de la ONU en ese momento causaron revuelo en Siria y en el extranjero, a la luz de la creencia a primera vista de que se trataba de un movimiento espontáneo de ella antes de que aparecieran otros indicios que cuestionaran el asunto, y Abdel Nour dice en este contexto: “El presidente francés Emmanuel Macron instó recientemente a los clérigos cristianos a enviar un mensaje a él y a su homólogo estadounidense, Joe Biden, para exigir el levantamiento de las sanciones.

“Esto se logró cuando altos clérigos de Siria y Líbano se pusieron en contacto con organizaciones cristianas de países de todo el mundo, especialmente de Francia, Suiza y Gran Bretaña, que firmaron la solicitud para levantar las sanciones”, agregó el disidente sirio.

Abdel Nour señaló que los motivos de Macron para adoptar el enfoque para reducir el impacto de las sanciones en Damasco son muchos, entre ellos su conciencia de que el puerto de Beirut no se puede reconstruir y operar bajo la Ley César, que impuso sanciones a muchas empresas sirias estrechamente relacionadas con Líbano, y el presidente francés cree que César impide la participación de empresas francesas en la reconstrucción de Siria.

Se sabe que las economías siria y libanesa están orgánicamente vinculadas, y cada lado afecta en gran medida al otro, y Macron se ha esforzado, desde la explosión del puerto de Beirut el 4 de agosto, que exacerbó la crisis financiera del Líbano, por revivir este país y regresar. hacia el camino de la estabilidad.

No es improbable que haya una coordinación conjunta franco-estadounidense sobre el tema de las sanciones a Siria, y la oposición siria dijo que Estados Unidos, a su vez, ha comenzado a revisar la opción de las sanciones, lo cual es claramente evidente en Estados Unidos. Solicitud del presidente a los Ministerios de Relaciones Exteriores, Defensa y Tesoro en cooperación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo para presentar un estudio sobre el impacto de las sanciones económicas en los países y sus repercusiones en la batalla de esos países con Covid-19.

Abdel Nour señaló que el día 11 de este mes, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, dirigió la conformación de un comité de tres personas, encabezado por Bill Engdon, presidente del Consejo Noruego para los Refugiados que tiene una oficina en Damasco y tiene una estrecha relación con el régimen sirio, para reexaminar cómo se distribuye la ayuda. La comunidad humanitaria dentro de Siria, siempre que el informe se complete en tres meses.

Los observadores creen que discutir el levantamiento o el congelamiento de las sanciones aparentemente tiene la intención de aliviar la vergüenza de los países occidentales, especialmente porque estas sanciones fueron las que perjudicaron al pueblo sirio, mientras que el régimen no parece muy interesado en esto, y no va a hacerlo. cambiar su comportamiento.

En sus declaraciones a Al-Arab, Abdel-Nour explicó que “la decisión de levantar o congelar las sanciones por un período requerirá varios meses para implementarla”, apuntando a la presencia de un movimiento de la comunidad siria en Estados Unidos para presionar que este enfoque esté condicionado a una serie de demandas, tal vez incluyendo “mantener las sanciones a los corruptos y criminales. Y aquellos cuyas manos están manchadas de sangre del régimen sirio, “que se mantengan las sanciones a las armas y que la ayuda se distribuya a través de Naciones Unidas para que no sea robada o vendida por matones”.

‘Las protestas en Túnez llegan al Parlamento’

Sobre la cuestión tunecina, el periódico Al-Bayan dijo: “Las protestas se extendieron ayer en Túnez, y la multitud de manifestantes se dirigió al edificio del parlamento, mientras se estaba votando sobre una reorganización del gabinete en el gobierno de Hisham El-Mechichi, mientras que el personal de seguridad tomó la iniciativa de bloquear carreteras en la región.

Algunos manifestantes cruzaron la barrera de seguridad golpeada alrededor del Parlamento, para llegar a la Plaza Bardo, adyacente al Parlamento.

Las protestas comenzaron en el popular barrio de Tadamon, al oeste de la capital tunecina, que fue testigo de las mayores protestas nocturnas la semana pasada. Los manifestantes alzaron consignas expresando el rechazo a todo el sistema político en Túnez, mientras que alzaron consignas de carácter económico y social, con el fin de expresar su descontento por la aguda crisis en El pueblo indignado también exigió la liberación de los que fueron recientemente detenidos , en el contexto de las protestas nocturnas, y están siendo acusados ​​de participación en actos de sabotaje en el país.

Varios diputados condenaron el cordón de seguridad impuesto a la sede del parlamento, considerándolo un intento de evitar que la gente se uniera a sus representantes, y una marcha masiva se trasladó desde Ibn Khaldoun, el barrio popular más grande de la capital, Túnez, hacia Bardo, donde el Parlamento. , mientras que muchas ciudades presenciaron marchas de protesta similares a Susa, Gafsa, El Kaf y Sbeita.

La jefa del Partido Desturiano Libre en Túnez, Abeer Moussa, expresó su apoyo a las protestas populares en el país, señalando que es imprescindible la retirada de la confianza del gobierno mecánico para allanar el camino a la reforma.

El primer ministro tunecino, Hisham El-Mechichi, dijo en un discurso ante el parlamento durante una votación para dar confianza a la amplia enmienda ministerial que había realizado, que “el defecto del gobierno debe arreglarse”, considerando que “la crisis se puede remediar”.

Al-Mechichi admitió que la situación política en el país es “turbulenta”, pero destacó que “la incitación a la destrucción y su uso como medio de presión no beneficia en nada y perjudica al país”.

ANHA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *