Repaso de las películas y series recientes sobre Rojava

“Tierra de nadie”, o “Tierra sin gente y sin dueños”, como los creadores de esta serie han escrito en pequeñas y tímidas letras en kurdo, bajo el título en inglés… La primera vez que oí hablar de esta serie fue cuando un amigo la mencionó y me preguntó si la había visto. “Los franceses han hecho otra obra sobre los kurdos…”, me dijo.

Intenté no tener prejuicios, pero el nombre de la serie no ayudaba. ¿Por qué sin gente y sin dueños? Entonces, ¿quiénes somos nosotros? La guerra que se libra en esta tierra, ¿no es contra los propietarios de esa misma tierra, en primer lugar? En la tierra donde tuvo lugar la revolución, ¿no se levantó la gente con esa misma revolución?

El famoso filósofo esloveno Slavoj Zizek escribió el año pasado un artículo tras la invasión de Rojava por parte de Turquía. El artículo criticaba el ataque, la traición estadounidense, la actitud de Europa y de algunos izquierdistas. Decía que los kurdos son “víctimas ejemplares”, porque todo el mundo los ataca. El Estado turco, el régimen sirio, ISIS, Rusia y Estados Unidos, los militantes afiliados a Irán, Israel, las organizaciones de inteligencia y muchos otros, están en contra de los kurdos y del movimiento de liberación kurdo en Rojava por alguna(s) razón(es).

En un momento en que, incluso la prensa y los medios de comunicación, están trabajando en contra de la revolución, sostengo que también hay artistas, y especialmente cineastas, que hacen lo mismo. En los últimos tres años, se han hecho tres o cuatro películas y ahora una serie sobre los combatientes y los revolucionarios kurdos, y todas estas obras están en contra de ellos. ¿En qué sentido? En muchos, diría yo. Un punto en común es que siempre los más ignorantes, los más despiadados y sin conciencia, son los kurdos.

Los internacionalistas, por su parte, son siempre mejores: están más informados, son más sinceros, y más revolucionarios. Ahora bien, me cuesta entender esto: en algún lugar del mundo, algunas personas están llevando a cabo una revolución. Y esta revolución tiene un impacto en otras partes del mundo. Algunas personas, afectadas por esa revolución, se unen a ella. ¡Pero de alguna manera parecen haber entendido la revolución mejor que los que la llevaron a cabo! También se olvida que Rojava no cayó del cielo y de la nada. No se construyó sola, sino que el pueblo de Rojava y los líderes y revolucionarios del Movimiento por la Liberación del Kurdistán, lo hicieron. Fueron los revolucionarios los que llevaron a cabo esta revolución.

En este sentido, estas películas son cada vez peores. “Las hijas del sol” era mala, luego “Soeurs d’armes” era aún peor, y una que se proyectó justo el otro día en la inauguración del Festival de Cine Kurdo de Berlín, “En el fuego”, es simplemente la peor; en términos de blasfemia y falta de respeto contra los kurdos, y especialmente contra las guerrilleras y revolucionarias. Hay otra película que aún no está terminada, que está realizando una directora catalana, y creo que será la peor de todas.

Otra cosa que tienen en común estas obras, es que sus historias se centran en gran medida en las mujeres combatientes. Sus directoras también son mujeres. Con el Movimiento por la Liberación de las Mujeres en el Kurdistán se ha creado una nueva reputación para las mujeres kurdas. Se ha extendido aún más, por todo el mundo, a través de la revolución de Rojava y de las YPJ. Las mujeres son la vanguardia de la lucha y la revolución en el Kurdistán y Rojava. Esto no son sólo palabras, ni un eslogan, ni un análisis. Es un hecho fundamental. Yo diría que si las mujeres no hubieran liderado la revolución, ésta no habría tenido éxito en Rojava, y no habría tenido tanta influencia en el mundo.

Uno podría pensar que, de esta manera, algunas “fuerzas” internacionales contrarias a la revolución utilizan sus medios de comunicación y sus herramientas de propaganda, así como la conciencia política, en contra de la revolución, apuntando, atenuando o al menos tergiversando el movimiento de liberación de las mujeres. Tal vez no sea esto lo que pretendían los cineastas, pero es lo menos que se puede decir: ¡falsificar! El marketing y la moda de los uniformes de las combatientes, las fotos que circularon anteriormente de “peshmergas femeninas” que desgarraban animales vivos con la boca, la promoción de ciertos tipos de “artistas e intelectuales” femeninas kurdas… La mayor parte de esto, creo, se está haciendo deliberadamente.

Por otra parte, no creo que los hombres liberales o las feministas de clase media puedan interpretar artísticamente la lucha por la liberación de las mujeres en el Kurdistán. La narrativa liberal-moderna es muy superficial, en comparación con la profundidad del tema. Sencillamente, no pueden contar la historia de una mujer protagonista que existe por sí misma y para sí misma, que se está liberando a sí misma y a otras mujeres y a un país, y que tiene sus propias creencias e ideología. Esas películas siempre tratan de cómo quieren salvar a su hijo, o a su hermano de ISIS, o abrazar a su hermana que está en el ejército alemán u otras razones, ¡pero todas relacionadas con la idea de que está luchando por su familia! Esta forma de retratar a las mujeres, que se preocupan más por sus familias que por la revolución del país, es producto del imaginario patriarcal. Todas estas escenas en estas películas y series, que retratan las relaciones de las combatientes, su brutal asesinato de los miembros de ISIS, la forma en que torturan a los miembros de ISIS o golpean a los “prisioneros del ISIS” en la serie; todo ello está creado por la mente de los hombres.

Dicho esto, podemos volver a la serie “Tierra de nadie”. Se trata de una co-producción entre Israel y Francia, de la televisión germano-francesa Arte y de la red de medios digitales estadounidense Hulu. Hicieron el rodaje, como en las películas que hemos mencionado anteriormente, fuera de Kurdistán, en Marruecos, en una zona semi-montañosa. Hay muchos fallos geográficos en la serie, pero eso no es un problema. “No es un documental”, dice una de las guionistas, Maria Feldman. Dice que al principio, cuando vio en las noticias que los miembros de ISIS tenían miedo de “la voz de las combatientes kurdas”, quiso hacer algo sobre ellas. Sin embargo, la historia, por supuesto, se cuenta a través de los ojos de un extranjero. “Queríamos que nuestra serie fuera global”, dijo. Hay algunos personajes kurdos, pero son personajes secundarios y no tienen historia propia, aparte de una comandante de las YPJ que al principio está herida, pronuncia algunas palabras y acciones duras, levanta la voz y luego se sacrifica; como si dijeran: “¡El trabajo está hecho, la mujer kurda ya no es necesaria, y volvemos con los verdaderos héroes!”. Hay otra combatiente kurda, pero también es francesa. Ha crecido en Francia desde su infancia y se ha visto obligada a regresar, y también está interpretada por una actriz suiza de origen tunecino, y también dice algunas palabras en kurdo. Pero no tiene nada que ver ni con el kurdismo ni con los ideales del Movimiento por la Liberación de las Mujeres.

Ahora bien, todo esto se puede entender, pero ¿los kurdos tampoco hablan su idioma? Sin embargo, en el cine mundial, sobre todo en Hollywood, la cuestión de la representación y la autoexpresión ha sido muy debatida. Los afroamericanos no podían participar en las películas, luego se les retrataba de mala manera, después se mentía sobre sus verdades y, finalmente, se les daban papeles muy estereotipados. Lo mismo ocurría con la representación de las mujeres y de otras minorías y religiones. Pero esto cambió con la lucha de los artistas: interpretaron sus papeles y se escribieron a sí mismos. Por supuesto, los kurdos debemos contar nuestras propias historias. Pero esto no significa que los que hacen estas películas sean inocentes y “las hagan desde su punto de vista”.

Retratar a los kurdos y a los revolucionarios kurdos de esta manera es una falta de respeto. ¿No podrían sentarse a discutir con alguien del Movimiento de Liberación? Una parte importante del trabajo del guionista es la investigación. Cuando se quiere escribir sobre un tema, se investiga, se busca, se pregunta. Hay tres personajes de ISIS en la serie, que son amigos de la infancia, que vienen de Reino Unido a Siria para unirse a ISIS. Su historia, el motivo de su conexión con el Islam, la razón de su participación en ISIS, las dificultades a las que se enfrentan, los aspectos humanos de esto… todo se cuenta con mucha claridad, casi arrastrando a la gente a empatizar con ellos; ¡simplemente perfecto! Incluso creo que, tal vez, los creadores y los guionistas han hablado con personas relacionadas con ISIS, los han entrevistado y han investigado al respecto. El espionaje y las agencias de inteligencia también son una parte importante de la serie. El propio autor, Ron Leshem, dice en una entrevista que han trabajado con agentes de inteligencia, se han reunido con ellos y han investigado el tema. Pero quien llega a ellos, ¿no puede llegar fácilmente a un miembro del Movimiento por la Liberación del Kurdistán? No, porque no quisieron hacerlo. No se molestaron.

Los servicios de inteligencia, entre los que se encuentra el Mossad en esta serie, quedan retratados. Por supuesto, el Mossad, la CIA, el MI16 y otros servicios de este tipo envían agentes a Siria y a Rojava. Pero en la serie, fingen que el Mossad es casi tan activo y dominante en la región como las YPG y las YPJ. Como si lucharan contra ISIS y ayudaran a los kurdos, e hicieran bien ambas cosas. Incluso apoyan la democracia en todo Oriente Medio. Otro personaje principal es Anna (también es francesa), arqueóloga y activista. Más tarde se convierte en agente del Mossad. Va a lugares como Irán, pero cuando ve que matan a civiles por su trabajo con el Mossad, les dice que no trabajará más con ellos. Entonces, ese personaje, Anna, se une a las YPJ. Lo comparte todo con su comandante, no oculta nada. Pero con el tiempo, también se convierte en una “máquina de matar”, ¡y también mata a los miembros del ISIS heridos! Se vuelve así de “poderosa” y despiadada. Pero en Rojava, choca con miembros del Mossad en la carretera y se confunde. Más tarde, un camarada resulta herido, pero la comandante de las YPJ, que sólo dice unas palabras, ignora la situación (¡los combatientes se sacrifican por sus camaradas, pero ni siquiera intentan tratarlos médicamente y salvarlos!) Así que Anna colabora con el Mossad para salvar a la otra combatiente de las YPJ. Como en las otras películas, los kurdos parecen llevar a cabo una revolución, salvar su país y su región, construir su sistema, ¡pero siempre necesitados de Occidente! O venían aviones de la Coalición (incluso en los tiempos en que no los había), o agentes del Mossad, o un combatiente internacional, o…

Si miramos el panorama general, la pregunta que nos viene a la mente de nuevo es “¿por qué?”. ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué hacen semejante espectáculo? Porque no están retratando a los kurdos como gente mala, no, nos muestran como los buenos. Pero les falta mucho, simplemente no es real. Quieren decir que todos somos iguales. Los combatientes de Rojava son igual que los miembros del Mossad, los soldados estadounidenses y todo lo demás. “Son buenos, hacen cosas buenas, pero también tienen que hacer cosas malas”. Pero no es así. Todo el mundo lo sabe. ISIS también lo sabe: cuando se liberó Baghouz, salieron muchas noticias. En un reportaje de France24 sobre las mujeres que estaban evacuando de Baghouz, una dijo: “Nuestro príncipe, el califa, ha ordenado que evacuemos. Nuestros hombres nos han dicho que nos rindamos a los kurdos; no van a hacerles daño”. A pesar de todos los ataques de ISIS y de nuestras pérdidas, fuimos los únicos que les tratamos como seres humanos. Muchos de ellos fueron eximidos y devueltos a sus familias y tribus, algunos están a la espera de juicio, otros están siendo entrenados, y ninguno de ellos fue torturado y golpeado, como muestra esta serie. Los revolucionarios del Movimiento por la Liberación del Kurdistán dieron a todos una gran lección de humanidad, libertad y democracia. Pero, obviamente, algunos occidentales no pueden soportarlo. Por eso, llevan a cabo tantos intentos de arruinar la imagen de los combatientes kurdos.

Por último, añadiría sólo una frase de resumen en la que creo: “Cualquier película sobre los kurdos, hecha sin ellos, está en contra de los kurdos”.

FUENTE: Diyar Hesso / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *