Rojava: un faro de solidaridad, cooperación y progreso

En el norte de África y Oriente Medio, en 2011, millones de personas se rebelaron contra las dictaduras en la gran ola de esperanza conocida como la Primavera Árabe. Ese año también se vio el comienzo de la Revolución de Rojava en el norte de Siria, ahora en su décimo año. En otros lugares, la Primavera Árabe se volvió rápidamente al invierno más profundo y dejó a los viejos dictadores firmemente con el control, o se vio la instalación en el poder de otros nuevos.

La familia Assad había gobernado Siria durante cuatro décadas a través de una policía secreta brutalmente eficiente y un ejército bien armado con las ganancias de las ventas de petróleo. La gente salió a las calles en 2012, desafiando a los matones y a las cámaras de tortura del régimen, pidiendo reformas democráticas y el fin de la corrupción generalizada y la mala gestión, que los condenaba a una pobreza cada vez mayor.

El resurgimiento democrático fracasó, en gran parte, porque el régimen de Assad militarizó deliberadamente el conflicto y sumió al país en una desastrosa guerra civil. El impulso democrático de la oposición fue inundado por una marea de fundamentalismo religioso. Trágicamente, gran parte de Siria ahora está en ruinas y el régimen espera con ansias la victoria.

Sin embargo, en un rincón del país, las regiones fronterizas del norte conocidas por los kurdos como Rojava, la esperanza de un mundo mejor sigue viva. Rodeada por todos lados por fuerzas reaccionarias hostiles, Rojava se erige desafiante como un faro para la solidaridad humana, la cooperación y el progreso.

Las poblaciones de mayoría kurda de Rojava dieron la bienvenida al resurgimiento democrático de 2012. Aunque Siria es el hogar de una desconcertante variedad de grupos étnicos no árabes, incluidos los kurdos, el gobernante partido Baath ha aplicado durante mucho tiempo políticas chovinistas árabes: un hecho evidente en la situación del país es el nombre oficial: República Árabe Siria. Las políticas del régimen han tenido como objetivo asimilar a las poblaciones no árabes, reasentar a los árabes en regiones no árabes, e incluso negar la ciudadanía a cientos de miles de kurdos.

Rojava enfrentó otra amenaza mortal cuando el Estado Islámico (ISIS) declaró su califato. Los yihadistas sitiaron la región, ayudados e instigados por el régimen de Recep Tayyip Erdogan en la vecina Turquía. Como ahora es bien sabido, los combatientes kurdos de las Unidades de Protección del Pueblo/Unidades de Protección de la Mujer (YPG/YPJ) y sus aliados, organizados en las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), pudieron derrotar a los yihadistas y liberar su supuesta capital, Raqqa.

¿Qué hizo que estas personas lucharan tan obstinadamente contra una fuerza armada más fuerte? Por supuesto, estaban luchando por la vida de sus familias y comunidades contra bárbaros medievalistas para quienes ninguna atrocidad es demasiado vil para cometer.

Pero también estaban luchando, y siguen luchando, por un mundo mejor. En una región marcada por el oscurantismo religioso, la intolerancia étnica, el patriarcado reaccionario, la desigualdad económica y los modos despóticos de gobierno, han desplegado una bandera inscrita con las ardientes palabras de la liberación humana para todos y todas, independientemente de su género, raza o religión.

Diez años después, contra viento y marea, acosada por feroces enemigos y abandonada por las potencias mundiales a pesar de su sacrificio en la lucha contra ISIS, la Revolución de Rojava sigue viva. Increíblemente, los kurdos de Rojava han implementado un programa de confederalismo democrático, democracia de base, inclusión de género, cooperación económica y pluralismo étnico y religioso que es la antítesis de lo que existe a su alrededor.

Es un experimento audaz y que nosotros, como socialistas e internacionalistas occidentales, debemos apoyar. Hicieron enormes sacrificios y no debemos olvidarlos mientras el déspota turco Erdogan vuelve a preparar su máquina de guerra para otra invasión contra Rojava, armado hasta los dientes por las potencias occidentales y esperando la luz verde de su compañero autócrata en el Kremlin.

FUENTE: John Tully / Green Left / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.