Turquía es el segundo país que más perioditas detiene después de China

Según el informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), el 1 de diciembre de 2020, al menos 274 periodistas se encontraban en prisión en todo el mundo por causas relacionadas con su trabajo, lo que supera la anterior cifra máxima de 272 en 2016.

Publicado el 15 de diciembre de 2020, el informe del CPJ, redactado por Elana Beiser, afirma que «el número de periodistas encarcelados en todo el mundo debido a su trabajo ha alcanzado un nuevo récord en 2020, ya que los gobiernos tomaron severas medidas contra la cobertura de la COVID-19 o trataron de ocultar información sobre los disturbios políticos.

«En medio de la pandemia, los gobiernos retrasaron juicios, restringieron visitas e ignoraron el riesgo para la salud en las cárceles y al menos dos periodistas murieron tras contraer la enfermedad estando detenidos», subraya el informe, que comparte brevemente las siguientes observaciones sobre Turquía:

Turquía ocupa el segundo puesto detrás de China

En su encuesta mundial anual, el Comité para la Protección de los Periodistas halló al menos 274 periodistas encarcelados por causas relacionadas con su trabajo el 1 de diciembre de 2020, lo que supera la anterior cifra máxima de 272 en 2016.

China, donde varios periodistas fueron detenidos debido a su cobertura de la pandemia, ha sido el peor carcelero del mundo por segundo año consecutivo.

Detrás va Turquía, que continúa juzgando a periodistas en libertad condicional y ha detenido a otros nuevos. Egipto, cuyas autoridades hicieron todo lo posible por mantener bajo custodia a periodistas no condenados por ningún delito. Les sigue Arabia Saudí.

Países en los que el número de periodistas encarcelados aumentó significativamente son Bielorrusia, donde se han producido manifestaciones multitudinarias por la controvertida reelección de su presidente, y Etiopía, donde los disturbios políticos han degenerado en un conflicto armado. Este es el quinto año consecutivo en el que gobiernos represivos encarcelan a unos 250 periodistas.

Turquía detiene a periodistas y a sus abogados

En Turquía, donde todos los periodistas encarcelados se enfrentan a cargos contra el Estado, el número de presos ha disminuido después de un aumento en 2016, año en el que se produjo un intento fallido de golpe de Estado en el mes de julio.

Debido al cierre de algunos medios de comunicación y a la adquisición de otros por parte de empresarios favorables al gobierno, así como el hecho de que la hostilidad judicial ha erradicado eficazmente los medios de comunicación de masas, Turquía ha permitido que un mayor número de periodistas esperen ser juzgados fuera de prisión.

El CPJ halló 37 periodistas encarcelados este año, menos de la mitad que en 2016, pero las autoridades continúan deteniendo a periodistas y a sus abogados.

A causa de la COVID-19, se suspendieron los procesos judiciales durante tres meses en 2020, lo que prolongó la estancia en prisión de los detenidos y aumentó la ansiedad de los que estaban libres a la espera de juicio.

Periodistas de la agencia Mezopotamya en el informe

Durante las semanas previas al censo del CPJ, las autoridades turcas detuvieron por su cobertura crítica al menos a tres periodistas que trabajaban para la agencia de noticias pro-kurda Mezopotamya. Entre estos periodistas estaba Cemil Uğur, quien informó en un reportaje que personal militar detuvo y torturó a dos aldeanos y los arrojó desde un helicóptero; uno de ellos murió más tarde. (Funcionarios turcos aseguraron que los civiles resultaron heridos al resistirse a la detención). (HA/SD) Estambul – BIA News Desk – Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *