Turquía y Azerbaiyán: en negociaciones sobre creación de un ejército conjunto

Turquía y Azerbaiyán mantienen negociaciones sobre la posibilidad de crear un Ejército unido, anunció en una rueda de prensa el presidente del parlamento turco, Mustafa Sentop.

Según informó un corresponsal de Sputnik presente en la conferencia de prensa en la ciudad azerbaiyana de Ganja, Sentop anunció las consultas en curso sobre la creación de un ejército conjunto.

“Nuestra idea es una nación, dos estados. Siempre será así. Respecto a ello ha habido muchas negociaciones y acuerdos”, dijo el presidente del parlamento turco.

Sentop agregó que Turquía y Azerbaiyán realizan ejercicios militares en el marco de esos acuerdos.

Sin embargo, más tarde comunicaron que las palabras del presidente del parlamento turco sobre un ejército conjunto fueron mal interpretadas.

Preguntado por la agencia Oxu.az en una rueda de prensa si Turquía y Azerbaiyán se plantean la creación de tropas túrcicas, Sentop en realidad respondió que los dos países “tienen acuerdos conjuntos en el ámbito de la industria y cooperación militar”.

El lema principal de los dos países es “una nación y dos Estados”, recordó.

Turquía y Azerbaiyán realizan regularmente ejercicios conjuntos conforme a varios acuerdos bilaterales firmados a partir de la última década del siglo XX.

Los últimos, denominados Mustafa Kemal Ataturk 2021, se desarrollaron entre el 28 y el 30 de junio pasado en territorio azerbaiyano.

El 27 de julio en Bakú se celebró la primera reunión trilateral de los presidentes de los Parlamentos de Azerbaiyán, Turquía y Pakistán. Al término del encuentro, los parlamentarios firmaron una declaración conjunta y acordaron celebrar la nueva reunión en Islamabad en 2022.

Esta noticia se conoció en el marco del crecimiento de tensiones entre Armenia y Azerbaiyán. Desde Erevan acusan al gobierno azerí de intentar una nueva invasión sobre territorio armenio, con el respaldo de Ankara.

Ayer, el Ministerio de Defensa de Armenia devolvió a Azerbaiyán la acusación de violar el acuerdo sobre el alto el fuego logrado el miércoles.

“Hacia las 03:00 [GMT+4], las unidades del Ejército azerbaiyano realizaron una nueva provocación en violación del acuerdo de cese el fuego, disparando con armas ligeras hacia las posiciones de Armenia en el tramo fronterizo de Gegharkunik”, declaró el organismo militar.

Según la cartera de Defensa, la parte armenia neutralizó el fuego enemigo y hacia las 07:00 hora local había calma en la zona.

Hacia las 08:40 hora local, se produjo un nuevo intercambio de disparos que dejó herido a un militar armenio.

Poco antes, Bakú afirmó que las tropas armenias dispararon con fusiles automáticos y lanzagranadas desde el área de Verin Shorzha, en la provincia de Gegharkunik (este) hacia las posiciones azerbaiyanas cerca de Zeylik, en el distrito de Kelbecer.

El 28 de julio, el Ministerio de Defensa de Armenia informó de tres militares armenios muertos y dos heridos en la frontera con Azerbaiyán. Horas después, gracias a la mediación de las fuerzas de paz rusas, las partes se comprometieron a respetar el alto el fuego.

El primer ministro en funciones de Armenia, Nikol Pashinián, se pronunció por desplegar militares rusos en sectores no delimitados de la frontera armenia con Azerbaiyán para prevenir incidentes armados.

“Habida cuenta de la situación, creo que tendría sentido plantearnos la instalación de retenes con guardias de fronteras rusos en toda la extensión de la línea entre Armenia y Azerbaiyán, eso permitiría realizar las obras de delimitación y demarcación sin riesgo de enfrentamientos armados”, sugirió Pashinián al reunirse con los miembros de su gabinete.

El primer ministro agregó que Ereván discutirá este asunto con Moscú.

Pashinián afirmó que “Azerbaiyán intenta por todos los medios frustrar la menor oportunidad de diálogo, desautorizando con su retórica y sus acciones las declaraciones tripartitas del 9 de noviembre (de 2020) y el 11 de enero (pasado)”. También acusó a la nación vecina de seguir fabricando procesos penales contra prisioneros armenios.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró que Rusia mantiene contactos con Azerbaiyán y Armenia para hacer que se cumplan los acuerdos alcanzados.

“Rusia continúa sus contactos con Ereván y Bakú para garantizar la plena aplicación de los acuerdos trilaterales”, dijo Peskov.

Preguntado sobre la disposición de Rusia a cumplir con la solicitud de Pashinián, el portavoz indicó que “los contactos con Ereván continúan” y que “no tiene nada más que decir”.

Peskov señaló que Moscú está al tanto de la escalada de tensiones del 28 de julio en la frontera entre los dos países e hizo todo lo posible para restablecer el alto el fuego en la región.

La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) está preocupada por un posible deterioro de la situación en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán, declaró el secretario general de la alianza, Stanislav Zas.

Los miembros de la OTSC, fundada en 2002, son Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán.

“Es muy preocupante el riesgo de una mayor escalada de tensiones en la región lo que puede tener un impacto negativo sobre el cumplimiento de los acuerdos en el formato trilateral que fueron establecidos en la declaración de los líderes de Azerbaiyán, Armenia y Rusia el 10 de noviembre de 2020”, expresó Zas en un comunicado.

Calificó de inadmisible el uso de la fuerza y abogó por soluciones político-diplomáticas.

“Saludo los esfuerzos de la Federación de Rusia dirigidos a estabilizar la situación en la región”, dijo Zas.

También trasladó sus condolencias a los familiares de los fallecidos en combates y le deseó una pronta recuperación a los heridos.

Las hostilidades entre Armenia y Azerbaiyán volvieron a estallar el 27 de septiembre de 2020 por Nagorno Karabaj con fuertes bajas en ambos bandos.

Un mes y medio después los dos países alcanzaron un acuerdo sobre el alto el fuego con la mediación de Rusia, en virtud del cual Rusia envió sus fuerzas de paz a Nagorno Karabaj por un periodo inicial de cinco años.

A mediados de mayo pasado, tras varios meses de calma relativa, se registró una escalada de tensiones en la frontera entre los dos países, con denuncias recíprocas de incursiones e intercambios de disparos.

Rusia se ofreció para colaborar en la demarcación de la línea fronteriza entre las dos naciones del Cáucaso Sur asumiendo el papel de consultor o mediador en una comisión mixta que propuso establecer a tales efectos.

FUENTE: Sputnik / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *