Un ejemplo de solidaridad a pesar del gobierno turco

Durante los terremotos con epicentro en Pazarcık y Elbistan, en el sudeste de Turquía, quedaron destruidos 22 edificios y estructuras en Amed (capital del Kurdistán turco). Un total 414 personas perdieron la vida y 912 resultaron heridas en esos edificios derrumbados. Como en otras regiones sísmicas, aquí también fallaron las instituciones estatales pertinentes. Quienes sanaron las heridas de la ciudad fueron las organizaciones no gubernamentales, que continuaron su trabajo a pesar de todas las presiones y obstáculos constantes.

Muy poco después del terremoto, 84 organizaciones no gubernamentales -dentro de la Plataforma de Solidaridad y Protección de la Ciudad de Diyarbakır- se arremangaron para satisfacer necesidades urgentes como refugio, alimentos, limpieza y maquinaria de trabajo mediante la mesa de crisis que formaron. Las organizaciones no gubernamentales que operan en muchos campos diferentes, como todas las cámaras de TMMOB, sindicatos afiliados a KESK, asociaciones ecologistas, organizaciones de periodistas, colegios de médicxs y cámaras de comercio, fueron las primeras en identificar las necesidades. Luego, con los equipos formados, los necesitados se solidarizaron con las víctimas del terremoto. Después de un tiempo, la red de solidaridad en cuestión también acudió en ayuda de las víctimas del terremoto en Mereş y Semsur.

Abdussamed Ucaman, miembro de la Junta de Coordinación Provincial (İKK) de TMMOB, que participó en la coordinación establecida durante el período del terremoto, ha evaluado el proceso, que lleva un año de retraso.

Constitución inmediata de una mesa de crisis

Ucaman señala que el ayuntamiento de la ciudad está bajo gestión fiduciaria desde hace ocho años y afirma que debido a esta situación, los actores que tomaron decisiones sobre la ciudad no están incluidos en la autoridad de toma de decisiones.

Recuerda que establecieron una plataforma que pudiera dar respuesta a los problemas de la ciudad y que esta plataforma realizó intensos esfuerzos durante el período del terremoto: “Creamos una mesa de crisis después del terremoto. Celebramos la primera reunión inmediatamente después del terremoto. El caos prevalecía en la ciudad. Primero, discutimos las áreas de reunión pública. De esta manera, nos aseguramos que los vehículos pudieran circular (…). Inmediatamente después de esto, identificamos las máquinas de trabajo que podían utilizarse y las dirigimos hacia los escombros donde se había producido la destrucción”.

La oficina del gobernador no pudo responder

Ucuman afirma que proporcionaron todo tipo de equipamiento a los equipos de demolición: “Después de esto, nos comunicamos con la oficina del gobernador y comprobamos que todavía estaban reunidos y no tomaban una decisión. Había caos en la ciudad, pero la oficina del gobernador no daba ninguna respuesta. También trabajamos para identificar lugares donde la gente podría quedarse y dónde alojarse. Determinamos y preparamos una amplia variedad de lugares, desde escuelas públicas hasta cafés con terreno firme y estructura, para preparar compartimentos. Luego, preparamos kits de alimentos y de higiene y los distribuimos, no sólo en Amed sino también en las provincias circundantes”.

Ayuda a 250 mil víctimas del terremoto

Ucuman afirma que durante el terremoto entregaron ayuda a 250 mil víctimas: “Nuestros compañeros fueron a las áreas donde trabajarían con agua y alimentos. Después de un tiempo, el pánico de la gente disminuyó. Durante los tres primeros días el Estado no estuvo allí. Luego, poco a poco, empezaron a inmiscuirse. Finalmente, empezaron a impedir llevar comida y bebida. Confiscaron los camiones de ayuda que recogimos para las víctimas del terremoto”.

“No sólo pudimos intervenir técnicamente en los escombros, sino que, aparte de eso, trabajamos en el terreno con equipos de búsqueda y rescate en todos los departamentos hasta el último día”, agrega.

Sistema autosuficiente

Al afirmar que experimentaron claramente las dificultades de trabajar en ciudades gobernadas por síndicos durante el terremoto, Ucaman señala que las advertencias que hicieron después del terremoto no fueron tomadas en cuenta: “Instalaron una ciudad de tiendas de campaña a orillas del río Tigris, que corre peligro de inundaciones. Les hicimos las advertencias necesarias y les pedimos que las instalaran en un lugar cerca de los hospitales. No nos escucharon. La ciudad de tiendas de campaña fue destruida por la lluvia tres días después. Todos los esfuerzos y gastos fueron en vano. Las tiendas restantes quedaron devastadas y no pudieron encontrar un lugar donde colocarlas porque no tuvieron previsión ni trabajo. De haberlo dejado en nuestras manos, se habría creado un sistema autosuficiente. Podríamos haber gestionado este sistema no sólo en esta ciudad sino también en las provincias circundantes”.

Ninguna de las promesas se ha cumplido

Ucaman remarca que las promesas hechas después del terremoto no se han cumplido: “Las necesidades de vivienda de más de diez mil personas en esta ciudad no se han cubierto. Ninguna de las promesas se ha cumplido. Las casas donde estas personas puedan vivir con seguridad deben ser construidas. El gobierno debe cubrir las necesidades de todos los que sufrieron daños en el terremoto. Siguen con los ojos puestos en los bolsillos de las víctimas. Dicen: ‘Yo he puesto esto, tú pagas el resto’ y ‘Te irás a vivir a otro lugar, no aquí’. Necesitamos dar seguimiento a este tema también”.

FUENTE: Yeni Ozgur Polítika / Traducción y edición: Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *