Abdullah Öcalan: la libertad prevalecerá

Hace exactamente 23 años, el 9 de octubre de 1998, Abdullah Öcalan abandonó Siria después de que Turquía, con el apoyo de Estados Unidos, amenazara con invadir ese país. Öcalan se convirtió en una de las primeras víctimas destacadas de entregas al estilo de Guantánamo, cuando fue secuestrado en Kenia y entregado a Turquía en 1999. La invasión de Siria se pospuso, pero hoy Turquía ocupa grandes extensiones de tierra en el norte sirio, de mayoría kurda.

Poco conocido para el mundo en 1999, Abdullah Öcalan y el movimiento que fundó cobraron mayor prominencia en los últimos años con la Revolución de Rojava y la exitosa batalla contra ISIS. Öcalan está recluido en total aislamiento en la isla de İmralı (en Turquía) y se le niegan las visitas, pero, sin embargo, sigue siendo influyente a través del movimiento que construyó y los libros que ha escrito en su celda de la prisión.

Si bien el propósito de su encarcelamiento era sacarlo del escenario político, Öcalan ha logrado alcanzar una prominencia aún mayor. En prisión, escribió obras atrevidas e innovadoras que dan amplia evidencia de su posición como uno de los pensadores más importantes de nuestros días. Sus escritos carcelarios han movilizado a millones de personas e inspirado una revolución que se está gestando en Rojava, en el norte de Siria, al tiempo que han penetrado los muros insulares de la academia, y han desencadenado el debate y la reflexión entre innumerables académicos. Por lo tanto, es un actor importante para el cambio pacífico y democrático en Medio Oriente, y está en condiciones de tener un gran impacto positivo en todo el mundo.

La influencia de Öcalan se resume mejor en las numerosas comparaciones de los últimos años con diferentes personalidades, escritores revolucionarios y organizadores, cada uno de los cuales aborda uno o varios aspectos de su impacto. En conjunto, pintan una imagen colorida de una persona detenida en un aislamiento increíblemente estricto para el mundo.

Ciertamente, Karl Marx fue una inspiración clave para la izquierda revolucionaria en la década de 1970, y también para Abdullah Öcalan. Cuando Marx escribió su obra más importante, El Capital, tuvo acceso a una de las mejores bibliotecas del mundo y pudo mantener correspondencia con amigos y camaradas. Öcalan, sin embargo, escribe sentado solo en su celda y solo se le permite tener un libro a la vez.

Al igual que Vladimir Lenin, Öcalan creó una organización que ha resistido la represión más dura a manos de regímenes dictatoriales. Pero ha abandonado hace mucho tiempo los modelos leninistas de partido, Estado y revolución.

Antonio Gramsci viene rápidamente a la mente. Como Öcalan, fue un intelectual destacado, cuyo pensamiento giraba en torno a la liberación de los oprimidos. Sus escritos más famosos, los Cuadernos de la Prisión, fueron escritos en una celda de la Italia fascista. Gramsci pasó sus últimos diez años en cautiverio; Öcalan ha estado encarcelado durante 22 años y medio.

Frantz Fanon escribió brillantemente sobre los impactos psicológicos del colonialismo en todos los lados involucrados y sobre los caminos hacia la liberación. Öcalan, un ávido lector de los libros de Fanon, comparte su enfoque en la psicología de los oprimidos, pero a diferencia de Fanon (y muchos otros autores brillantes), logró construir un movimiento en torno a estas ideas que ha resistido todo tipo de ataques durante décadas.

Öcalan fue expulsado de Siria en el aniversario del asesinato del Che Guevara, el 9 de octubre. Los kurdos a menudo han especulado que esto fue intencional. Como el Che, Öcalan -con sus actos y sus escritos- inspira a los jóvenes de todo el mundo, y ambos han sido pintados de manera icónica por el mismo artista Jim Fitzpatrick. Si bien la revolución en Cuba fue respaldada por el bloque socialista de estados, la revolución inspirada en Öcalan en Rojava no es apoyada por ninguna potencia importante en el mundo, pero sí cuenta con el apoyo de la gente.

A menudo se hacen comparaciones con Nelson Mandela, y tienden a centrarse en su respectiva popularidad y el papel de Öcalan en los procesos de paz, pasados ​​y futuros. Además, como Mandela, Öcalan se ha convertido en un símbolo importante de resistencia a la represión de todo un pueblo y del impulso de un cambio democrático mucho más allá de su tierra natal. Mandela tuvo la oportunidad de negociar un proceso de paz después de su liberación. Öcalan aún no ha tenido esa posibilidad. Todas las conversaciones que ha mantenido con el Estado turco, hasta el momento, se han llevado a cabo en cautiverio.

Todas estas comparaciones tienen sus límites, por supuesto, pero muestran que Öcalan ahora es reconocido como un importante teórico y organizador influyente del cambio revolucionario por muchas personas en todo el mundo. Tal vez sea exactamente este factor el que está detrás del asesinato del Che Guevara y la decisión de entregar a Öcalan a Turquía. Turquía lo mantiene prisionero de la misma manera que la Italia fascista retuvo a Gramsci. Los gobiernos europeos apoyan a los carceleros en lugar de a los oprimidos, vilipendiándolos como terroristas, como hicieron con el Congreso Nacional Africano (CNA) en el apartheid de Sudáfrica. Las circunstancias de Öcalan comparten un parecido sorprendente con todo esto.

Sin embargo, lo más importante es que, a diferencia de todo lo mencionado anteriormente, Öcalan no es historia. Es un preso político vivo, que siente y sufre en una prisión europea que viola numerosas normas y convenciones de derechos humanos, sobre todo las “Reglas Nelson Mandela” de la ONU para el tratamiento de los presos.

Con frecuencia se pide a las organizaciones políticas y de derechos humanos internacionales que utilicen su peso para mejorar las horrendas condiciones carcelarias de Öcalan y para ganar su libertad. Sin embargo, estamos viendo que el derecho internacional y las convenciones de derechos humanos están perdiendo cada vez más su sustancia, y se están convirtiendo en herramientas utilizadas contra los derechos y libertades de las personas. Ni una sola institución u organización está desafiando efectivamente la amplia gama de violaciones de derechos humanos que Turquía sigue cometiendo todos los días.

Hasta ahora, ha sido el pueblo kurdo y sus amigos los que han resistido sin cesar y han luchado sin descanso por la libertad de Öcalan. En momentos como este, la única fuerza que realmente importa es el poder del pueblo. Es este poder el que finalmente se convertirá en una fuerza que abra las puertas de İmralı. Y es por eso que todos deberían unirse a la campaña por la libertad de Öcalan. Exijamos su liberación inmediata, dondequiera que estemos, para que, en última instancia, “la libertad prevalezca”.

FUENTE: Reimar Heider (portavoZ de la Iniciativa internacional “Libertad para Abdullah Öcalan: Paz en Kurdistán”) / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *