Jazz, blues y dengbej: Teq û Req reinterpreta la música tradicional kurda

Medya News habló sobre dengbej, jazz, blues, hard rock y música moderna con dos músicos kurdos, Yunîs Das y Ferit Sevim. Ambos comenzaron con la música dentro de una familia dengbeji en Şırnak (Şırnex), y ambos han hecho numerosas contribuciones a la música kurda individualmente y con su grupo, Teq û Req.

Los dos artistas, que crecieron con las canciones de dengbej, ahora unen estilos tradicionales y modernos. Ferit dice: “Si tuviera una nota musical, sería ‘Dê’, que significa madre, la voz de mi madre”. Yunîs dice que sería “Le”, porque es exclusivo de los kurdos.

Furiosa como el metal, tranquila como el jazz, enriquecida por la tristeza del blues, esta música representa un nuevo desarrollo en la composición de canciones kurda contemporánea.

-¿Cómo empezaste en la música?

-Yunîs Das (YD): Nací en Cizre, donde también crecí. Mi interés por la música provino de bodas y músicos de la ciudad. Mi padre solía cantar poemas populares, no en un diván grande, sino en su propio diván. Mi madre también era buena en eso. De hecho, puedo decir que mi interés vino de la familia. No tuve educación en la infancia. Aprendí bağlama, teclado y percusión. Todos fueron aprendidos fuera del ámbito profesional. Mi conocimiento profesional de la guitarra comenzó en la universidad. Mi familia era muy patriota. Había notado la vida urbana y rural desde que era niño. Descubrí temprano las diferencias entre la música de la ciudad y la del campo. Una vez más, mi infancia coincide con el auge del movimiento político kurdo. Por lo tanto, conocí la música política kurda durante los períodos de Kom y MKM. Esto en realidad apunta a la música tradicional kurda. Comenzó con ver a Ciwan Haco y la música kurda moderna en MED TV en los años 90. De hecho, la prensa desempeñó un papel muy importante a este respecto.

-Ferit Sevim (FS): Mi familia proviene de la tradición del Dengbej de Şırnak. Mi madre y mi padre eran Dengbej. Crecí con Dengbej. De hecho, puedo decir que crecí con la música. Mi interés comenzó en mis años de escuela secundaria. Encontré el blues escuchando una pista en YouTube en el cibercafé, donde escapé de la escuela para jugar. Mannish Boy de Muddy Waters fue un momento en el que me encontré y comencé a escuchar blues. Mi labor profesional comenzó en 2014. Sin embargo, por esa época, tuve un accidente de tráfico. Mi corazón se detuvo dos veces y no pude caminar durante dos años. Luego, después de la recuperación, volví a tocar música en 2019.

-Tienes un estilo de música tradicional que proviene de tu madre y tu padre, y luego conoces a Ciwan Haco y Kom y admiras ese estilo. ¿Fue difícil este proceso de transición?

-YD: Por supuesto que fue difícil la primera vez. Las voces están a la vanguardia de la música tradicional. No me impresionó mucho escuchar a Ciwan Haco con su orquesta. Solo después de años pude entender este ambiente. La transición de lo tradicional a lo moderno no sucedió de repente, pero hacia finales de los 90 comencé a entender este estilo. La música kurda moderna tenía un estilo más universal.

-¿Echan de menos los períodos Kom, la aparición del Centro Cultural Mesopotamia (MKM) y la música de ese período?

-YD: Por supuesto que extraño mucho esos tiempos. En medio de los candentes problemas de los años 90, los Koms proporcionaron una gran moral a los kurdos. Se sumaron a la música kurda con nuevos instrumentos. En este sentido, este proceso es muy importante y valioso.

-FS: Por supuesto, también extraño mucho esos momentos. Podemos llamarlo la edad de oro de la música kurda. Sus contribuciones a la música kurda fueron enormes y continúa.

-¿Cómo describirían su estilo de música?

-YD: Fui activista lingüística en la universidad. Durante mis años universitarios, trabajé en lengua, cultura y arte, y establecimos un grupo de música llamado Teq û Req durante este período. Teq û Req eran principalmente estilos de músicas contemporáneas del mundo. También recopilamos lo que aprendimos de los estudios de idiomas y tratamos de hacerlo visible con la música. El trabajo comenzó en 2008, pero lanzamos el primer álbum en 2012. Todo nuestro esfuerzo fue contribuir a la música kurda moderna. Nunca lo hicimos por el mercado de la música. Incluimos estilos de hard rock, blues y folk rock en el álbum.

-Incluyen tres estilos que no hemos escuchado en ninguna música kurda hasta ahora. ¿Cuáles fueron las primeras reacciones?

-YD: Aunque el estilo es diferente en este álbum, en realidad no nos alejamos mucho de la tradición. Nos centramos en las melodías tradicionales del álbum. La música kurda moderna todavía no recibe el respeto que se merece. Todavía no puedo decir que el concierto de Ciwan Haco en Batman haya tenido suficiente participación. Quizás una de las principales razones es la postura política del idioma kurdo en estas tierras. La música kurda no puede separarse de la lengua y la cultura kurdas. Además, existe la política de denegación en este idioma. Por ejemplo, esta negación revela una categoría: la música kurda. Cuando le preguntas a un joven qué está escuchando, no dice blues o jazz en kurdo. Dicen que escucha música kurda. Hay un dominio del idioma. El lenguaje se convierte en una categoría de música. No creo que la implicación de la resistencia en la música de los kurdos sea fuerte o eficaz en ningún otro idioma. De hecho, es posible ver una seria resistencia en la música, especialmente en sociedades donde las colonias intentaron dominar. No conozco ninguna otra sociedad en el Medio Oriente donde la música se haya convertido en una forma de resistencia y funcione como un lenguaje.

-FS: Hubo preocupación por las primeras impresiones, pero mi familia apoyó mi música. Sin embargo, había preocupaciones económicas en mi familia. Mientras trataba de aliviar mi ansiedad, también hacía cosas que no me alegraban. Entonces comencé a dedicarme por completo a la música y a la producción. En realidad, este no es solo mi problema. Hoy en día, muchos de nuestros colegas están trabajando en otros trabajos. La principal razón por la que mi familia me apoyó es que estaba haciendo música con mi lengua materna. Puedo decir que las primeras impresiones fueron positivas.

-¿Qué está escuchando la Generación Z kurda?

-YD: Puede que no sea correcto hacer tal distinción sociológicamente. No puedo llamar a esto “Generación Z”. Una generación digital está creciendo y esta generación está dominada por un mundo digital. Puedo hablar de la generación kurda nacida en la década de 2000. Desafortunadamente, la juventud kurda no tiene un buen conocimiento de su idioma, pero se está desarrollando una conciencia nacional, quizás en beneficio del idioma. Esta generación ha creado artistas que no pueden convertirse en actores en la vida normal, pero pueden convertirse en actores en el mundo digital. Hay una generación que dice “entiendo pero no puedo hablar”, y esta generación solo escucha la melodía en kurdo. No comprenden el contenido de la melodía. Los niños que hacían música en la calle Istiklal ganaron popularidad no porque hicieran música de alta calidad, sino porque lo hicieron en kurdo. Lo principal aquí no es cómo es la música, sino cómo se expresa en esta generación.

-FS: No es una era del CD, cinta o disco. Mientras que antes se podía medir, hoy todo es digital. Así, la Generación Z, que consume contenidos digitales, es decisiva. La generación de los 90 afecta a la nueva generación. Mientras que la generación de los 90 se apretó entre el campo y la ciudad, la generación de los 2000 se ha adaptado en gran medida a la cultura urbana. Se agrega música remezclada a las canciones populares, lo que atrae la atención de la nueva generación. Esta versión de la canción se escucha mucho más que la original. Esto se debe en parte a la insuficiencia política de la Generación Z.

-¿Creen que la música vista como identidad puede ser un obstáculo para la propia música?

-YD: Quiero responder a esta pregunta como profesor, como activista del idioma kurdo, no como músico. Hoy, cuando miramos a los jóvenes en la vida urbana, podemos ver cuán exitosa es la política de asimilación del Estado. ¿La música se está convirtiendo en una identidad, un obstáculo para su reconocimiento? No, esto no puede ser solo un factor. Hoy, está creciendo una generación que ya no piensa en kurdo. El vocabulario del idioma es limitado. Esto lleva a escuchar música desde un punto de vista nostálgico. Por tanto, la música no responde a las nuevas formas de vida. Por eso criticamos a nuestros artistas kurdos que no hacen música moderna. La música que puede satisfacer las nuevas formas de vida también allana el camino para que esta joven generación difunda esta música. El lenguaje adquiere una función global y se resiste a la asimilación.

-FS: Quiero dar una respuesta muy breve. Evidentemente, dondequiera que esté, la existencia de un lenguaje musical es un obstáculo para la forma universal de la música.

-¿El blues, el hard rock, el heavy metal o el jazz se cruzan con la música tradicional kurda?

-FS: Cuando miramos la historia de la música blues, pertenece a los afroamericanos. Pero la cosecha de algodón de los afroamericanos y la cosecha de trigo en Şırnak son similares. En el momento de la cosecha, el “jefe de labor” canta Dengbej y los demás trabajadores repiten. Esto también se aplica a la música blues que cantaban los afroamericanos mientras trabajaban. Por esta razón, en realidad hay un parecido en las raíces.

-YD: Sin duda, el dolor entre los pueblos crea las mismas melodías producidas de manera similar. Esta no es solo una situación que comparten las personas oprimidas. La música soberana o regia surge de esta manera. Mientras todos los oprimidos del mundo dicen sus lamentos más o menos con las mismas melodías y emociones, los gobernantes crean sus himnos. Los esfuerzos de todos los oprimidos del mundo por crearse a sí mismos en la música son comunes. Dengbej se basa generalmente en cuentos populares kurdos. Consiste en trabajo, amor y temas de actualidad entre la ciudadanía. Dengbej no es un estilo politizado. Sin embargo, el hecho de que el propio kurdo sea político significa que la expresión de Dengbej en este idioma lo ha hecho político. Es posible comparar el Dengbej, escrito y leído contra Mir, bey y aghas, con el blues, la música del dolor en Estados Unidos.

FUENTE: Mehmet Elma / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.