Jineolojî: crear sólo por y para las mujeres

Mientras que está llegando el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, quiero presentarles tres conceptos fundamentales en torno a los cuales las mujeres kurdas desarrollamos Jineolojî, nuestro esfuerzo teórico y práctico colectivo para crear una “ciencia de las mujeres y la vida”. Se dice hebûn, que en kurdo significa “existencia”; zanebûn, que significa “producir conocimiento”, y xwebûn, que significa “ser una misma”. Estos tres conceptos construyen la forma y el camino de trabajar en y para Jineolojî.

Jineolojî es el pensamiento crítico de las mujeres kurdas sobre su propia experiencia de lucha, que es una continuación de la “teoría de la ruptura” desarrollada en 1996, y de la “Ideología de la Liberación de la Mujer”, teorizada en 1998 por el Movimiento de Mujeres Kurdas.

Como ya saben, las mujeres han participado activamente en todos los ámbitos de la lucha kurda por la libertad, desde el primer día de la fundación del PKK, en 1978, empezando con la participación en la lucha armada y las rebeldías populares. El proceso de incorporación de las mujeres a la lucha nacional por la “liberación” pronto llevó a las mujeres a preguntarse “¿qué significa la liberación?”.

En las primeras décadas de la lucha kurda, al igual que otros movimientos nacionales de este periodo, la comprensión de la libertad o, en la definición correcta, la “liberación nacional”, tenía referencias como identidad, lengua, cultura, etc. Lo común era el análisis de colonialismo, las luchas nacionales eran para independizarse como nación. Es decir, la formulación de la libertad era nacional, pero no era social. Sólo se abordaba esta cuestión mediante un análisis de la lucha de clases, que seguía siendo abstracto. A su vez, no se mencionaba la liberación de género, ni siquiera en un sentido abstracto. Sin embargo, la comunidad kurda de la que surgió el PKK, y que quería liberarse, era una sociedad que trataba a las mujeres como cosas que los hombres podían intercambiar entre sí, con sus reglas feudales y patriarcales. En otras palabras, la cuestión de la libertad se reducía a un contenido estrecho, centrado en el poder, patriarcal y determinado por los hombres, como “establecer un Estado-nación propio e independiente”. Sin duda, las mujeres querían la libertad como nación, pero también comprendieron que querían algo más, ya que los conflictos de género surgieron en su vida guerrillera en las montañas y en los espacios de la lucha en general.

Por lo tanto, para Jineolojî es muy importante la pregunta con la cual empezó este camino: “¿Qué es la libertad?” y, en particular, “¿cómo se liberan las mujeres?”. O también: “¿cómo garantizar la liberación de género en una sociedad?”, “¿cómo la sociedad llega a ser libre?”. Quiero decir, Jineolojî no surgió como una curiosidad teórica sino como una necesidad que las propias mujeres kurdas expresan para seguir participando en la lucha, y que la lucha garantice una sociedad democrática y comunal.

Estas preguntas siguen siendo las que nos hacemos hoy. Creemos que todavía no hemos respondido a estas preguntas, tampoco creemos que es fácil responderlas, pero estamos buscando esas respuestas. Por eso, para mí, Jineolojî es “una búsqueda para volver a dar sentido al concepto de libertad desde la perspectiva de las mujeres; no se trata de definir y cerrar/cuadrar el concepto de libertad”. Por eso, Jineolojî sigue siendo una “propuesta” que estamos discutiendo y desarrollando con todas las mujeres que están en la lucha, particularmente con las mujeres del sur global, con quienes sentimos mucha cercanía y sintonía. Creemos que ser mujer es una realidad que puede destruir todas las identidades étnicas, lenguas, religiones, naciones y fronteras, y crear una mirada común hacia la vida (cuando decimos “mujeres” no significa que estemos ignorando otras identidades que no encajan en la “identidad mujer”, pero están en misma lucha con nosotrxs contra el patriarcado).

Hebûn

En Jineolojî, principalmente reflexionamos sobre nuestra existencia como mujeres, y consideramos que no somos sólo objetos que sufren la violencia y represión machista, sino que a largo de la historia también nos convertimos en sujetos que reproducimos el sistema patriarcal junto con los hombres -creo que ésta es una de las cosas más radicales que hace Jineolojî, la autocrítica de la identidad femenina-. Según Jineolojî, para reencontrar nuestro origen de ser femenina necesitamos una autocrítica de nuestra propia existencia, práctica, formas de pensar y sentir, e incluso de nuestra sexualidad y forma de mirar. Y este cuestionamiento permanente debe llevarse a cabo tanto colectiva como individualmente.

Zanebûn

En segundo lugar, Jineolojî se centra en criticar el enfoque positivista y androcéntrico de las ciencias sociales, y prevé una alteración de todas sus áreas para crear nuevas formas de producción de conocimiento, redefinir la sociedad y revelar la sabiduría comunitaria de las mujeres, que está reprimido por la hegemonía del patriarcado, pero sigue siendo la sabiduría que organiza y reproduce la vida.

Por ello, Jineolojî trabaja en muchos subtemas como la sociología, la historia, la economía, la filosofía, la ética, la estética, el arte, la cultura, el derecho y la ecología, previendo la reinterpretación de las ciencias sociales La metodología básica que adquiere es eliminar la distinción sujeto-objeto dominada por la ciencia positivista, e interpretar los fenómenos sociales desde un punto de vista femenino.

Jineolojî se nutre de muchas fuentes: los relatos de las diosas mitológicas, la historia de las luchas de las mujeres, la historia de los movimientos feministas, la existencia y la resistencia de las mujeres en las luchas mixtas, la experiencia de las mujeres guerrilleras y el conocimiento de la vida de las mujeres que luchan en la vida cotidiana… Investiga, sistematiza, escribe, y trasmite estos conocimientos en las sociedades para que sean conocimientos comunes y sean los que organicen la vida contra el patriarcado. Una vez que miramos hacia estas fuentes, vemos que como mujeres estamos resistiendo colectivamente durante miles años, aunque la historia convencional capitalista no habla de nosotras.

Xwebûn

Jineolojî promueve la idea de autoorganizarse, para que las mujeres seamos nosotras mismas. Mediante la autoorganización (que, en kurdo, nombramos la organización original) las mujeres pueden redescubrir, en primer lugar, las relaciones entre ellas, en segundo lugar, con la naturaleza y, finalmente, con la sociedad. Así, podemos volver y revivir nuestras relaciones originales entre nosotras y con la naturaleza. Y podemos recuperar la posición que hemos perdido en la vida social. En estos espacios autónomos, como mujeres, podemos liberar nuestra creatividad, nuestros sueños y, sobre todo, nuestras emociones.

Nosotras, las mujeres de Kurdistán, hemos dado estos pasos poco a poco, cada 8 de marzo, hemos decido crear un nuevo espacio autónomo para nosotrxs y para las mujeres del mundo. Así contamos, desde comunas, congresos, partidos, unidades de autodefensa, academias, cooperativas, el contrato social y la confederación hasta canal de radio, televisión, periódico, centro cultural y más, sólo por y para las mujeres.

FUENTE: Azize Aslan / Desinformémonos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.