Narges Mohammadi: “El hijab obligatorio no es una obligación religiosa ni un modelo cultural”

Narges Mohammadi está recluida en la prisión de Evin, de Teherán, desde 2021 por su lucha contra la obligatoriedad del hijab y la pena de muerte en Irán.

A Narges, que recibió el Premio Nobel de la Paz a principios de octubre, no se le permitió viajar a Oslo para recibir el galardón.

En la ceremonia celebrada en el ayuntamiento de Oslo, sus gemelas Ali y Kiana, de 17 años, que viven exiliadas en Francia desde 2015, leyeron en francés el mensaje que Narges Mohammadi logró transmitir desde su celda.

“Soy una mujer de Oriente Medio, de una región que, a pesar de ser heredera de una civilización rica, ahora está atrapada por la guerra y es víctima de las llamas del terrorismo y el extremismo”, dijo Narges, añadiendo que escribió este mensaje “detrás de los altos y fríos muros de una prisión”.

La activista de 51 años, que ha sido arrestada y condenada repetidamente en los últimos años, fue una de las caras destacadas del levantamiento “Jin, Jiyan, Azadi” (Mujer, Vida, Libertad) en Irán.

“El hijab obligatorio impuesto por el gobierno no es una obligación religiosa ni un modelo cultural, sino más bien un medio para controlar y subyugar a toda la sociedad”, dijo Narges en su mensaje.

Al describir la obligación de las mujeres iraníes de llevar el velo como una “vergüenza para el gobierno”, la activista encarcelada condenó el “régimen religioso cruel y misógino”, pintando un retrato de una República Islámica “esencialmente ajena a su ‘pueblo’”.

“El pueblo iraní superará con determinación la represión y el autoritarismo”, afirmó Narges, que además condenó la represión, el sometimiento del Poder Judicial, la propaganda y la censura, el nepotismo y la corrupción. “No lo duden, es seguro”, sentenció.

En los más de 100 años de historia del Premio Nobel, Narges Mohammadi es la quinta persona que recibe el galardón mientras se encuentra en prisión, después del alemán Carl von Ossietzky, la birmana Aung San Suu Kyi, el chino Liu Xiaobo y el bielorruso Ales Beliatski.

La lucha de Narges Mohammadi “es comparable a la de Albert Lutuli, Desmond Tutu y Nelson Mandela (todos ganadores del Premio Nobel), que duró más de 30 años antes del fin del apartheid en Sudáfrica”, afirmó el presidente del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen.

“Las mujeres en Irán llevan más de 30 años luchando contra la discriminación. Su sueño de un futuro mejor acabará por hacerse realidad”, sintentizó Reiss-Andersen.

Por su parte, las hijas de Narges Mohammadi, que llevan más de ocho años separadas de su madre, dicen que no saben si algún día volverán a verla con vida. “Personalmente, soy bastante pesimista”, señaló el sábado su hija Kiana, mientras que su hermano Ali afirmó ser “muy, muy optimista”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *