“Todos el mundo debe unirse a la campaña por la libertad de Abdullah Öcalan”

La co-presidencia del Consejo Ejecutivo de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK) emitió una declaración sobre el próximo 25 aniversario de la conspiración internacional y el secuestro de Abdullah Öcalan, perpetrada un 15 de febrero de 1998.

A continuación publicamos los fragmentos más importantes del comunicado:

Mientras las potencias capitalistas internacionales, lideradas por Estados Unidos, se preparaban para entrar en el siglo XXI con el llamado “Proyecto del Gran Oriente Medio”, identificaron a Rêber Apo (Abdullah Öcalan) y al Movimiento Kurdo por la Libertad como el mayor obstáculo para sus intereses capitalistas modernistas e imperialistas. Veían que la identidad kurda libre creada por Rêber Apo tenía el potencial de influir en todo Kurdistán y Oriente Medio. Porque el Movimiento por la Libertad de Kurdistán, dirigido por el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán), había conseguido arrastrar a una importante lucha a los kurdos que vivían bajo la colonización de cuatro Estados-nación (Siria, Irán, Irak y Turquía). Los kurdos, que se organizaron en las cuatro partes de Kurdistán y en el extranjero y acrecentaron su voluntad de libertad, no querían pasar otro siglo sin identidad, sin líder y bajo un régimen colonial. Por ello, abrazaron a Rêber Apo y su lucha por la libertad. Prestaron todo tipo de apoyo y participación a la lucha. Bajo el liderazgo del movimiento apoísta, los kurdos y las kurdas se estaban convirtiendo en la mayor dinámica de cambio y transformación en Oriente Medio basada en los valores de la democracia y la libertad.

El objetivo de la conspiración internacional del 15 de febrero (complot internacional contra Abdullah Öcalan, que se inició el 9 de octubre de 1998 y culminó el 15 de febrero de 1999, cuando Öcalan fue secuestrado ilegalmente en Kenia y trasladado a Turquía, donde permanece desde entonces en la isla-prisión de Imrali, en el Mar de Mármara, bajo un régimen de aislamiento agravado al margen de toda legalidad tanto nacional como internacional) por parte de las potencias hegemónicas capitalistas dirigidas por Estados Unidos, era eliminar el libre albedrío de los kurdos y las kurdas en Oriente Medio. Querían dejar al pueblo kurdo sin identidad, líder y estatus en el siglo XXI como habían hecho en el siglo XX. Con este fin, establecieron la conspiración internacional en una cooperación muy sucia. Para realizar esta conspiración contra el pueblo kurdo en la persona de Rêber Apo, no dudaron en hacer todo tipo de concesiones entre ellos. Porque calcularon que si se acababa con el Movimiento Kurdo por la Libertad, podrían apoderarse más fácilmente de Oriente Medio y rediseñarlo a su antojo.

La manera en que Rêber Apo, el pueblo kurdo y nuestro movimiento respondieron a la conspiración internacional fue una actitud de gran resistencia y una especie de renacimiento. El círculo de resistencia que nuestro pueblo y nuestros heroicos mártires formaron en torno a Rêber Apo fue el eslabón más fundamental que impidió que triunfara el concepto de aniquilación que pretendía la conspiración. Porque el pueblo kurdo vio en Rêber Apo la suma de sus logros. Veían que lo que estaba secuestrado en Imrali era esencialmente la libre identidad kurda, es decir, su propia voluntad. Por lo tanto, consideraron el cautiverio de Rêber Apo como su propio cautiverio. El pueblo kurdo comprendió muy bien la conexión del Movimiento Kurdo por la Libertad con su propia tragedia histórica, y sabiendo que su salvación depende de romper esta tragedia, abrazó con mucha fuerza la resistencia histórica de Imrali en todas partes.

La postura de Rêber Apo frente a la conspiración internacional fue una gran resistencia basada en la voluntad de romper el destino genocida trágico de cien años que se había determinado para los kurdos y las kurdas. Bajo toda la candente realidad de las condiciones de cautiverio, respondió a la conspiración con una gran revolución intelectual y mental. Como líder popular revolucionario, como filósofo y sabio cuando era necesario, como politólogo cuando era necesario, como científico histórico; fue al mismo tiempo el líder espiritual, intelectual y físico de la resistencia para cambiar el trágico destino genocida de su pueblo. Presentó las ideas y pensamientos más avanzados de la época a todos los pueblos, a las mujeres y a todos los grupos oprimidos que resistían en la persona del pueblo kurdo. Con los novísimos conceptos y teorías que desarrolló, creó un nuevo paradigma de una vida libre y democrática. Con sus tesis sobre la vida libre y la sociedad libre, respondió a la mayor conspiración de la época con la mayor defensa de la época: el Manifiesto por una Civilización Democrática (escritos penitenciarios en cinco volúmenes que Abdullah Öcalan formuló como alegatos ante el TEDH durante su estancia en la prisión de Imrali. Estas obras representan un análisis de la situación y provocaron un cambio de paradigma fundamental dentro del Movimiento Kurdo por la Libertad) fue una poderosa defensa en nombre de todos los oprimidos, especialmente de los kurdos y de las mujeres. Fue una defensa en nombre de los seres humanos libres, de la vida libre y de una sociedad democrática.

En las condiciones de cautiverio de Imrali, Rêber Apo desarrolló el paradigma de la sociedad libertaria no sólo kurda, sino también democrática, ecológica y de las mujeres, como un nuevo paradigma y programa de vida y lucha que bastaría para cambiar el destino de todos y todas los oprimidos en el siglo XXI, especialmente en Oriente Medio. Por lo tanto, el proceso de 25 años de encarcelamiento de Imrali no funcionó como pretendían las fuerzas conspirativas. Al contrario: en nombre de la humanidad, fue un proceso en el que la idea de una sociedad democrática y libre se desarrolló y maduró en todos los aspectos. Hoy, estas ideas y pensamientos de Rêber Apo se están transformando en un nuevo sistema social en el que viven los kurdos y las kurdas. Se está convirtiendo en una nueva forma de entender la vida y la resistencia. Todos los oprimidos, kurdos y mujeres por igual, se sienten muy inspirados por esta evolución. Se está convirtiendo en un gran entusiasmo y emoción, en un gran movimiento de esperanza.

La tortura y el aislamiento absoluto llevado a cabo contra Rêber Apo en Imrali es esencialmente un sistema de genocidio. Es un sistema de genocidio kurdo, un sistema de destrucción de la democracia y de la libertad. Rêber Apo lleva veinticinco años librando una resistencia histórica dentro del sistema de tortura y genocidio de Imrali, gestionado por potencias internacionales y tutelado por la República turca colonialista. Esta resistencia histórica de Rêber Apo en Imrali constituye el centro principal de nuestra lucha contra la política y los ataques genocidas. Como pueblo kurdo, amigos, camaradas y militantes, todos y todas debemos tratar de comprender y profundizar nuestra comprensión de cómo Rêber Apo lleva veinticinco años resistiendo a este sistema de tortura y genocidio, a este sistema de aislamiento y a la situación de rehén en Imrali con la determinación y la reivindicación de la lucha. Debemos seguir ampliando y profundizando nuestros esfuerzos para comprender la realidad de Rêber Apo en este sentido. Particularmente en lo que se refiere a la existencia y la libertad kurdas, y en aras de los valores de democracia y libertad de la humanidad, debemos sentir profundamente el significado y la importancia de la realidad de Rêber Apo, las condiciones inhumanas en las que se encuentra actualmente, y debemos revelar una actitud firme y un nivel de voluntad en nuestra postura de lucha.

La guerrilla de la libertad de Kurdistán, tomando su base ideológica, filosófica y organizativa de Rêber Apo, ha sido la fuerza principal que ha impedido el éxito de la conspiración internacional en los últimos veinticuatro años gracias a su lucha decidida y a su voluntad resuelta. La guerrilla de la libertad tiene un vínculo inquebrantable con Rêber Apo y lo considera su principal centro moral. El ejército colonialista genocida de ocupación turco está llevando a cabo actualmente innumerables ataques de exterminio contra la guerrilla del Kurdistán de una manera y con unos métodos inhumanos y sin precedentes. Está utilizando todas las capacidades de guerra de la OTAN contra nuestras fuerzas guerrilleras de una manera muy brutal. Utiliza gases químicos y venenosos. Utiliza armas tácticas nucleares y termobáricas. Todas estas formas y métodos inhumanos utilizados contra la guerrilla de la libertad del Kurdistán se desarrollan como crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. La guerrilla de la libertad de Kurdistán sigue mostrando su fuerza y voluntad de resistir contra estos ataques inhumanos, que entran en el ámbito del crimen de la República Turca, gracias a la fuerza, moral y conciencia que recibe de Rêber Apo. La guerrilla de la libertad está escribiendo una nueva historia en las montañas de Kurdistán gracias a la fuerza y la moral que recibe de Rêber Apo. Está escribiendo la historia del kurdo y la kurda libre, del ser humano libre, de la sociedad libre.

Tras haber soportado las extraordinarias condiciones de tortura y genocidio en Imrali durante veinticinco años, se reveló la fuerza intelectual, espiritual y de voluntad de Rêber Apo. Pero no es sólo Rêber Apo quien soporta estas condiciones en Imrali. En la persona de Rêber Apo está secuestrada la voluntad del pueblo kurdo. El corazón del pueblo kurdo late en Imrali desde hace veinticinco años. En otras palabras, junto con Rêber Apo, el pueblo kurdo también está preso en el ataúd de Imrali. Porque el pueblo kurdo forma un todo inseparable con su líder revolucionario. Precisamente por eso nuestro pueblo dice todos los días en las calles y plazas Bê serok jîyan nabe (No hay vida sin el líder).

En esta ocasión, saludamos la campaña por la libertad dirigida por el pueblo kurdo y sus amigos internacionalistas, que entrará en su segunda fase con el aniversario de la conspiración internacional del 15 de febrero, y a todos y todas los que participan y apoyan esta campaña.

La conspiración internacional del 15 de febrero fue desarrollada como un ataque estratégico contra la existencia del pueblo kurdo en la persona de Rêber Apo y su voluntad de vivir libre, y sobre esta base como un ataque genocida. Se llevó a cabo como un ataque estratégico no sólo por uno o unos pocos Estados, sino también por el sistema capitalista global, que es el representante actual de los cinco mil años de poder estatista y civilización patriarcal. La insistencia en la falta de solución a la cuestión kurda, que es la mayor cuestión tanto de Turquía como de Oriente Medio, continúa sobre la base de esta estrategia de conspiración internacional. Sobre esta base, la estrategia de la conspiración internacional continúa hoy como el sistema de aislamiento y tortura en Imrali y la insistencia en la falta de solución a la cuestión kurda. Se aplica como una cadena perpetua agravada especialmente inventada para Rêber Apo. Se aplica como un estado de incomunicación absoluta y castigos disciplinarios automatizados.

La razón principal de todos estos ataques de genocidio y exterminio desarrollados por la estrategia conspirativa internacional contra Rêber Apo, el pueblo kurdo, el movimiento y la guerrilla de la libertad, es su miedo a la libertad física de Rêber Apo y a la transformación del Kurdistán libre en una voluntad organizada. De hecho, en la situación actual, la libertad física de Rêber Apo se ha hecho inevitable en términos de derecho internacional. Sin embargo, el Estado colonialista y genocida turco ignora y no reconoce el derecho internacional que hace inevitable la libertad física de Rêber Apo. Esta actitud del Estado turco, que no reconoce el derecho internacional, es una situación criminal. El Consejo de Europa (CdE), al que están afiliadas estructuras como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT), es tan responsable de la continuación de la actual situación contraria al derecho internacional, los derechos humanos y la democracia como el Estado turco. El CdE debe cumplir con sus obligaciones a este respecto y responder a las expectativas del pueblo kurdo en el marco de los principios de los derechos humanos, la democracia y la justicia.

En conclusión, el 25 aniversario de la conspiración internacional del 15 de febrero es un año importante para el pueblo y el movimiento kurdos, y para las fuerzas democráticas y que buscan la libertad. Como pueblo kurdo, movimiento y amigos y amigas, estamos decididos a aumentar nuestra lucha más que nunca con el fin de desencadenar un nivel histórico de desarrollo a favor de la lucha por la libertad kurda, a favor de los pueblos y de la humanidad progresista, derrotando la conspiración y llevando la lucha kurda por la existencia y la libertad a la victoria. Sobre esta base, llamamos a todo el pueblo de Kurdistán, especialmente a las mujeres y a la juventud, a participar en la campaña por la libertad, que ha sido lanzada bajo la dirección de nuestros amigos internacionalistas, y que entrará en su segunda fase el 15 de febrero, así como a aumentar la lucha y elevar la resistencia para derrotar la conspiración internacional en su 26º año.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *