Superar el estancamiento en Medio Oriente con el confederalismo democrático

El ataque de Hamas contra Israel seguramente traerá cambios significativos a la región. Por lo tanto, también es importante para nosotros analizarlo y comprenderlo bien, y entender sus consecuencias para la situación en Kurdistán. A pesar de ciertas idiosincrasias, la mayoría de los acontecimientos en la región están interconectados, y debido a que la guerra en Gaza afecta esencialmente a todos aquí, está siendo seguida intensamente desde todos los lados, no sólo con respecto a Israel y Palestina.

Hamás, fundado en 1987, se organizó como parte de los Hermanos Musulmanes, pero desde 2017 es organizativamente independiente y, por lo tanto, solo está vinculado ideológicamente a ellos. Si bien las organizaciones socialistas revolucionarias todavía eran fuertes en Palestina en la década de 1970, durante la Guerra Fría, Estados Unidos y la OTAN establecieron y fortalecieron grupos islamistas en muchos países de Medio Oriente como contrapeso a la influencia de la Unión Soviética (URSS). Quizás el ejemplo más conocido sea el de los talibanes, que se vieron inundados de dinero y armas en respuesta a la incursión de la Unión Soviética en Afganistán.

Sin embargo, lo mismo se aplica a otras regiones, incluida Palestina. No es casualidad que Hamas recibiera un apoyo masivo y así pudiera desplazar a las fuerzas revolucionarias con el tiempo. Según el lema “cueste lo que cueste”, Estados Unidos y la OTAN difundieron cada vez más ideas islamistas/yihadistas en muchos países y crearon grupos de este tipo. Todo bajo la premisa de “luchar contra el comunismo”. El objetivo era utilizar la difusión de ideas islamistas radicales para limitar la difusión de ideas socialistas y así crear un “cinturón verde”. Hoy vemos los excesos y las consecuencias de esto. Tanto los talibanes como Al Qaeda, ISIS y Hamas son productos de estas fuerzas hegemónicas.

El fortalecimiento de Hamas también fue, hasta cierto punto, un avance bienvenido para el gobierno de Israel, porque rompió el poder de Fatah, bajo el cual tanto la Franja de Gaza como las áreas de Cisjordania se convirtieron en un área gubernamental que se convirtió en un Estado. El fortalecimiento de Hamas provocó un debilitamiento de Fatah y una fractura; Hamas tomó el control de Gaza y Fatah continuó controlando Cisjordania. Hamas ha asesinado a más miembros de Fatah que Israel, demostrando así su fuerza y su pretensión de poder. La idea clásica de “divide y vencerás” le ha hecho el juego al gobierno fascista israelí. No fue coincidencia que Netanyahu dijera que cualquiera que se opusiera a la creación de un Estado palestino debería apoyar el flujo de dinero hacia Gaza. (1)

Después del fin de la Guerra Fría y al menos desde principios de la década de 2000, cuando Estados Unidos y la OTAN redujeron su apoyo a esos grupos, Irán se hizo cargo de ellos. No es casualidad que el liderazgo de Hamas haya estado basado durante mucho tiempo en Irán y Siria. Eso sólo cambió en 2011, durante la Primavera de los Pueblos (la llamada Primavera Árabe), en la que Hamas se posicionó contra Bashar Al Assad. Trasladó su sede de Siria a Qatar y Turquía. Mientras Turquía perdió prestigio e influencia en el mundo islámico y entre los Estados árabes con su entrada en la OTAN y el reconocimiento oficial de Israel, bajo el gobierno del AKP intenta recuperar su papel de dominio en el mundo árabe con la ayuda del Islam sunita (como en la época del Imperio otomano). De ahí sus intensos esfuerzos para influir en los acontecimientos en Egipto, en Túnez, en las fuerzas contra el régimen sirio y en el régimen de Barzani (orden Nakshibendi).

Hamas cuenta con el apoyo financiero de Qatar, políticamente de Turquía y militarmente de Irán. Este último se ha centrado durante décadas tanto en promover su proyecto de “Media Luna Chiíta” como en crear y fortalecer diversas fuerzas y milicias a su alrededor. Con ello se pretende mantener ocupadas a las fuerzas hegemónicas que intentan debilitarlo y al mismo tiempo mantener los conflictos alejados de su propio territorio.

Turquía ha intentado aprovechar tanto sus relaciones con el Estado de Israel como sus relaciones con Hamas y su intenso apoyo. Los Estados árabes fueron presionados repetidamente por Turquía con la amenaza de un acercamiento con Israel, también para que estos países gastaran millones de dólares en la compra de productos turcos para evitarlo. Al mismo tiempo, la propaganda masiva pretendía hacer que Turquía pareciera solidaria con el pueblo palestino.

El ataque de Hamas llega en un momento importante tanto para Irán como para Turquía. Debido a las cambiantes relaciones entre muchos países árabes e Israel, Turquía está perdiendo su importancia como mediador en este sentido. Irán firmó recientemente un acuerdo para una cooperación aún más estrecha con China, con la que pretende integrarse aún más estrechamente en su proyecto “Belt and Road” como país de tránsito central para la ruta energética. Se supone que esto conducirá desde Irán a través de Turquía. Esta ruta sería un gran beneficio para ambos países.

Este proyecto ahora se ve amenazado por el proyecto comercial multinacional impulsado por Occidente, el Corredor Económico India-Oriente Medio-Europa (IMEC), que también se centra en los recursos energéticos y pretende conducir desde la India a través de los Emiratos (EAU) y Arabia Saudita hasta Israel y de ahí a Europa.

Por esta razón, un acercamiento entre Israel y Arabia Saudita es de gran importancia, lo que probablemente sería muy perjudicial para Turquía e Irán en Medio Oriente. Ambas son fuerzas que apoyan masivamente a Hamas y por las que los Estados árabes de la región se sienten cada vez más amenazados. Turquía, por ejemplo, todavía se beneficia enormemente del transporte de petróleo azerbaiyano a Israel con sus petroleros. Pero Turquía, que no participó, ya ha sufrido un grave revés con el tratado entre Israel y otros cinco Estados ribereños del Mediterráneo sobre la producción de gas natural en el Mediterráneo. Se supone que Israel retiró a su embajador de Turquía en respuesta a la satisfacción de Turquía por el ataque de Hamas a Israel y el posible fin del proyecto IMEC. (2)

No hay duda de que el bárbaro ataque de Hamas contra Israel ha dañado gravemente la legítima lucha del pueblo palestino por la libre determinación. Apenas unas semanas antes, la presión internacional había obligado a Israel a detener sus ataques contra Gaza. Ahora ya no existe esta presión e Israel bombardea Gaza cientos de veces al día. Aparte de Erdogan, ningún Estado, incluidos los árabes, expresó solidaridad con Hamas tras estos ataques. Recordemos que en los últimos años Hamas ha felicitado a Turquía por su ocupación de Siria.

Podemos describir las cuestiones palestina y kurda como los dos problemas centrales de Medio Oriente. Hasta que no se resuelvan, esto no se resolverá y las fuerzas hegemónicas seguirán beneficiándose de estas contradicciones en su control sobre la región. Por eso ni la solidaridad con Hamas ni con el gobierno fascista israelí pueden conducir a una solución. Así como en Siria durante la llamada Primavera Árabe, el movimiento de libertad kurdo no se puso del lado ni del régimen baazista ni de las fuerzas hegemónicas y la oposición islamista, esto también se aplica a la cuestión de Palestina. Sólo insistiendo en la llamada “tercera vía” se podrá lograr una solución sostenible para la convivencia democrática entre los pueblos. Sólo con la solución de la nación democrática, la idea del confederalismo democrático, se podrán resolver estos problemas de larga data. En última instancia, todos los pueblos son pueblos establecidos desde hace mucho tiempo en la región. Tanto en Kurdistán como en Palestina, las tendencias a la fragmentación y a dividir y reinar están teniendo un impacto negativo sobre la posible unidad y una solución a este problema.

En última instancia, en la mayoría de los conflictos de la región, vemos que las fuerzas hegemónicas se basan repetidamente en la división del pueblo a través del nacionalismo o la religión. Los enfrentamientos con Abu Xewla en Deir ez-Zor en septiembre también volvieron a dejar esto claro. Hubo repetidos intentos de difundir en el mundo la narrativa de un conflicto kurdo-árabe, a pesar de que el problema tenía un trasfondo diferente. Una gran parte de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) presentes en el lugar también procedían de Deir ez-Zor y de la sociedad árabe, y casi todos los caídos del lado de las FDS eran árabes. El conflicto en sí fue un intento de Irán y el régimen de Assad de tomar el control de Deir ez-Zor. Con este fin, las milicias iraníes en la región fueron fortalecidas y equipadas masivamente con nuevas armas. El plan fracasó porque no se pudo romper la cohesión de los grupos étnicos. En retrospectiva, se puede suponer que el plan era mucho más amplio. Parece que la esperanza del régimen y de Irán era tomar primero Deir ez-Zor y desde allí otras regiones bajo su control. Este ataque puede describirse como un acto de venganza del régimen contra el pueblo de Deir ez-Zor por elegir el autogobierno y contra el régimen.

Si miramos la situación en Kurdistán y el Estado ocupante de Turquía, vemos que la situación económica en Turquía todavía no ha mejorado, a pesar de que Erdogan ha pedido dinero a muchos países de la región. Las fuerzas de oposición están debilitadas. El Partido Republicano del Pueblo (CHP) está dividido, el Partido para la Emancipación y la Democracia de los Pueblos (HEDEP, anteriormente Partido Democrático de los Pueblos -HDP- y Partido Verde y de Izquierda del Futuro -YSP-) tiene dificultades para aunar fuerzas sociales debido a años de detenciones y enormes represión. En los últimos años ha habido cada vez más intentos de extender la tortura intensificada de aislamiento utilizada contra Abdullah Öcalan a las decenas de miles de presos políticos. El número de presos gravemente enfermos en prisión sigue aumentando debido a las condiciones carcelarias y a un número cada vez mayor de ellos se les niega tratamiento. Al mismo tiempo, está aumentando el número de quienes no son liberados a pesar de cumplir su condena.

En Rojava, los ataques del Estado fascista turco a principios de octubre tenían como objetivo castigar a toda la sociedad por seguir insistiendo en su revolución y no abandonar la lucha, a pesar de la guerra especial y los ataques persistentes (guerra de baja intensidad). Por eso los ataques se centraron en plantas de electricidad y agua, instalaciones de producción de petróleo, centros de salud y escuelas. Al mismo tiempo, continúan ininterrumpidamente los ataques selectivos con drones contra las principales fuerzas revolucionarias y civiles. Además, se están utilizando todos los medios posibles para ayudar a Estado Islámico a recuperar fuerzas y alimentar nuevos disturbios en la región.

En el Kurdistán del Sur vemos cada día una cooperación más estrecha entre el Partido Democrático de Kurdistán (PDK) de Barzani y el Estado fascista turco. Especialmente en los últimos meses, el PDK ha gastado mucha energía construyendo carreteras hacia las zonas guerrilleras para el ejército de ocupación turco y protegiendo los puestos militares de los ocupantes allí; los guerrilleros han publicado repetidamente grabaciones del mismo. Detrás de esto está el cálculo del PDK de apoyar a la dictadura turca en la lucha contra la guerrilla, y si se defienden y atacan objetivos del PDK, esto será visto como un ataque contra ellos mismos. Esto se presentaría entonces como si el PKK hubiera atacado al PDK y como si eso justificara todos los contraataques posteriores. La guerrilla lleva años advirtiendo al PDK y pidiéndole que ponga fin a su traición y a su cooperación con la potencia ocupante Turquía para no provocar otra “guerra fratricida”. Sin embargo, hasta la fecha esta advertencia ha sido en vano. Sin el apoyo del PDK, Turquía no podría aventurarse tan lejos en las zonas guerrilleras. Al mismo tiempo, en Kurdistán del Sur estamos experimentando una represión masiva por parte del régimen del PDK contra los informes críticos sobre el poder del PDK/Barzani y sus maquinaciones.

Sin embargo, esta estrecha cooperación entre el régimen turco y el PDK/Barzani no sólo se aplica al sur de Kurdistán, sino también a Rojava y al norte de Kurdistán (Bakur). Allí, Turquía está tratando de destruir las aspiraciones revolucionarias con la ayuda de estas fuerzas colaboracionistas kurdas.

Además, Turquía está intentando influir en la política iraquí a través del PDK/Barzani. En el contexto del plan de Erdogan, impulsado por ambiciones neootomanas, de mantener a Turquía dentro de las fronteras del Misak-ı Millî (Pacto Nacional de 1920) para reorganizarse, su objetivo es controlar todas las regiones fronterizas. Se dirige especialmente a Mosul y Kirkuk, una región muy rica en petróleo. Para ello, el servicio secreto turco MIT ha intensificado enormemente sus maquinaciones en el Kurdistán del Sur y, al mismo tiempo, Turquía intenta ejercer aún más presión sobre Irak represando el agua de los ríos.

Los ataques del ejército de ocupación turco contra las zonas liberadas de la guerrilla continúan ininterrumpidamente. También se utilizan armas químicas y se realizan bombardeos masivos contra posiciones guerrilleras. Turquía intenta repetidamente ofensivas sorpresa desde el lado kurdo del sur con la ayuda del PDK. A pesar de todos estos ataques masivos, los continuos vuelos de drones sobre las zonas guerrilleras y cada vez más puestos de avanzada del ejército de ocupación turco, las guerrillas están oponiendo una resistencia de proporciones históricas. Recientemente, como parte de una ofensiva revolucionaria, pudo eliminar a 49 ocupantes en Zap y 12 en Metina.

En perspectiva, no parece que los conflictos existentes vayan a desactivarse en el corto plazo; el potencial de conflicto parece estar creciendo. Por lo tanto, es aún más importante trabajar a gran velocidad y con plena energía para construir la nación democrática y lograr finalmente la libertad física de Abdullah Öcalan para permitir que la región entre en una nueva fase.

Notas:

1-https://www.timesofisrael.com/for-years-netanyahu-propped-up-hamas-now-its-blown-up-in-our-faces/ _

2-https://medyanews.net/turkish-media-expresses-hope-of-shelving-of-trade-corridor-amid-israel-hamas-conflict/ (Debido a que en Turquía la prensa actúa como portavoz del gobierno, las reseñas de prensa pueden entenderse como declaraciones gubernamentales indirectas).

FUENTE: Dîrok Hêvî / Kurdistan Report / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *