Un nuevo plan sucio para Shengal

Si bien no hubo un solo soldado iraquí en Shengal (región del norte de Irak de mayoría yezidí) durante el proceso de invasión llevado a cabo desde el 3 de agosto de 2014 por ISIS, decenas de miles de soldados se posicionaron contra el mismo pueblo, que formó su propia autodefensa y gobierno autónomo tras el ataque. 

Tras el acuerdo Ankara-Hewler-Bagdad, anunciado el 9 de octubre de 2021, bajo la tutela y liderazgo de la ONU, el ejército iraquí atacó el gobierno autónomo de Shengal desde tierra, mientras que el Estado turco lo acompañó con incursiones aéreas. Como resultado de estos ataques, decenas de yezidíes fueron asesinados.

Al darse cuenta de que los yezidíes no retrocederían ante estos ataques, la alianza Ankara-Hewlêr-Bagdad ha puesto en marcha, esta vez, un plan de aniquidlción más amplio. Mientras el Estado turco lanzaba un ataque integral contra las Zonas de Defensa de Medya (Bashur, Kurdistán iraquí) el 17 de abril pasado, el ejército de Irak atacaba al día siguiente los puntos de las AsayiS y las YBS-YJS (fuerzas de autodefensa) en Shengal. 

Sin embargo, ante la resistencia conjunta de las YBS-YJS y el pueblo, el ejército iraquí tuvo que dar un paso atrás.

Además, el Partido Democrático de Kurdistán (PDK) comenzó a organizar acciones de provocación en Shengal. Repartiendo dinero entre algunas organizaciones, líderes tribales y su red de colaboradores locales, el PDK incitó a la población de Shengal contra las YBS-YJS y la Administración Autónoma. Cuando el PDK vio que no obtenía resultados, comenzó a atacar de nuevo a Shengal, esta vez con más juegos sucios, en el marco de la triple alianza. Esta vez, con una orientación hacia la población civil.

Según este nuevo plan, las asambleas e instituciones de la Administración Autónoma Democrática de Shengal son atacadas periódicamente por el Estado turco con drones, así como son atacados algunos civiles. Esto último se lleva a cabo con la finalidad de canalizar las reacciones de sus familiares contra la Administración Autónoma Democrática de forma que el pueblo de Shengal se enfrente contra su propio gobierno autónomo. 

Además, se organizan elementos antirrevolucionarios entre los yezidíes, como en el Kurdistán del Norte (Bakur) y en Rojava (Kurdistán sirio), para ser utilizados contra la revolución. Ya vimos el primer ejemplo de esto después de los ataques a los comerciantes cerca de la Asamblea Popular de Sinûnê, el 15 de junio.

El pueblo de Shengal debe ser consciente de ello y no debe permitir la organización de los provocadores que la inteligencia turca y el PDK impulsan, así como tratar de fortalecer aún más sus alianzas.

FUENTE: Sores Sankan / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.