Barzani no debe provocar otra guerra intrakurda

El conflicto entre el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) se remonta a la década de 1980. El PKK es laico, igualitario y progresista, mientras que el PDK está arraigado en la política tribal conservadora. Los dos partidos lucharon en la década de 1990 sin beneficio para nadie, aunque con un gran coste en términos de sangre y tesoro.

Los responsables políticos de Estados Unidos y Europa suelen tachar al PKK de ilegítimo. Esto no entiende fundamentalmente la razón de ser del grupo. El PKK creció en respuesta a las políticas genocidas de Turquía y a su incapacidad para defender los derechos humanos del pueblo kurdo. Esa amenaza sigue siendo real: no importa si los kurdos van a las montañas o a las urnas; su destino en Turquía es siempre el mismo. Selahattin Demirtas, un demócrata que dirigió el Partido Democrático de los Pueblos, el tercer partido más grande del parlamento, ahora languidece entre rejas a pesar de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) pidió su liberación. El PKK nunca ha amenazado ni ha supuesto una amenaza para la integridad de Irak o de la región del Kurdistán, ni utiliza ninguno de ellos como base para llevar a cabo atentados dentro de Turquía. Esto plantea la cuestión de por qué Turquía ha entrado en Irak. Los informes locales muestran que el ejército turco ha penetrado en Irak al menos veinticinco millas, deforestando zonas vírgenes para construir carreteras militares y llevar a cabo sus operaciones. Cada vez parece que la lucha contra el fantasma del PKK tiene menos que ver con la lucha antiterrorista y más con la expansión de la influencia en los alrededores de la ciudad rica en petróleo de Kirkuk, y también con la recuperación de antiguos territorios otomanos.

El PKK, por su parte, ha desempeñado un papel innegable en la contención y el debilitamiento del Estado Islámico (ISIS). Los kurdos de Sinjar (Shengal) gravitaron hacia el PKK porque percibieron como una traición la rápida retirada del PDK ante el ascenso del Estado Islámico. El PDK respondió acercándose al gobierno de Recep Tayyip Erdogan en busca de apoyo, a pesar del enfoque de mano dura de Turquía hacia sus propios kurdos. Sin la existencia del PKK, gran parte de la región del Kurdistán habría caído bajo el control del ISIS de la noche a la mañana. La caída del Estado Islámico, por su parte, comenzó cuando las Unidades de Protección Popular (YPG), pro-PKK, los derrotaron en Kobane. Esto, a su vez, cimentó una relación entre los kurdos y los árabes en Siria, con la ayuda de la Coalición Global para Derrotar al Estado Islámico.

El PDK arremete cada vez más contra el PKK, no tanto por las propias acciones del PKK, sino más bien porque el PDK busca un elemento de distracción de sus propios fracasos. La corrupción en la región del Kurdistán está en su punto más alto. Un líder más ágil podría permitir que la prensa libre identificara los problemas para que el gobierno pudiera abordarlos, pero el primer ministro Masrour Barzani no es ágil. La lucha de poder entre Masrour y su primo, el presidente Nechirvan Barzani, también debilita a la región, ya que ambos socavan y debilitan al otro en su búsqueda personal de socios locales, iraquíes, regionales e internacionales. El gobierno que ambos dirigen, por su parte, lleva siete años sin pagar los salarios de los funcionarios.

Mientras los kurdos iraquíes cuestionan la legitimidad de una familia Barzani cada vez más disfuncional, Masrour busca protección en una alianza con Erdogan. Esto conducirá al desastre. Hará retroceder los esfuerzos por salvar la región del Kurdistán de las potencias depredadoras y la convertirá en una colonia para las aspiraciones turcas. También llevará a la región a una guerra sin sentido entre el PDK y el PKK. La reanudación de este conflicto causaría una tragedia humanitaria, daría nueva vida a la insurgencia del Estado Islámico, obstaculizaría la recuperación de la comunidad yezidí de Sinjar, que no quiere tener nada que ver ni con el PDK ni con Turquía, y fomentaría las políticas neo-otomanas de Turquía en la región.

Turquía ha desestabilizado Siria, Libia y el sur del Cáucaso. Sin embargo, sus sueños otomanos podrían causar mucho más daño. La familia Barzani vende la línea turca por razones provinciales y cínicas. Estados Unidos no debe caer en ese cinismo. Si el Departamento de Estado acepta la línea Ankara-Erbil sobre el PKK, provocará una guerra en lugar de prevenirla.

FUENTE: Kamal Chomani / National Interest / Fecha original de publicación: 13 de junio de 2021 / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *