La importancia de Karl Marx en la lucha de liberación kurda

Si vamos a hablar de la importancia de Marx para la lucha de liberación kurda, primero debo esbozar muy brevemente las distintas fases de la historia de la lucha de liberación kurda. Esto se centrará en el papel de Abdullah Öcalan, quien, como principal teórico y líder del movimiento de liberación kurdo, ha publicado ochenta y un libros (según un recuento reciente) y que ha estado en prisión durante casi veinte años, los últimos tres de ellos en total aislamiento sin ningún contacto con el mundo exterior.

Breve resumen histórico

Años fundacionales (1973-1983)

Estos años fundacionales abarcan los diez años transcurridos entre la formación del primer grupo ideológico en torno a Abdullah Öcalan en 1973 y el inicio de la lucha armada contra el régimen turco en 1984. Durante este periodo, se produjeron toda una serie de textos teóricos y programáticos, todos ellos disponibles en línea -aunque a menudo sólo en turco-, incluido el programa fundacional del PKK de 1978.

Si examinamos estos textos, redactados en su mayoría tras un debate colectivo dirigido por Abdullah Öcalan, encontramos en ellos las huellas de una amplia lectura de Marx por parte de los primeros protagonistas del movimiento. El partido se definía como un partido proletario, con su análisis de la situación política de la época basado en los diferentes intereses de las distintas clases.

Años de lucha

En los años en que la lucha guerrillera pasó de una treintena de militantes a hasta 30.000, los problemas prácticos tuvieron un papel importante. Las cuestiones de poder y de la burocracia pasaron a primer plano, ya que el Ejército Popular de Liberación (ARGK) controlaba importantes cantidades de territorio, al menos temporalmente. Al mismo tiempo, el análisis del papel de la religión cobró importancia, ya que gran parte de la población era y es religiosa, con muchos grupos religiosos diferentes presentes en la región.

Uno de los logros más sorprendentes del movimiento por la libertad kurda fue convertirse en un movimiento de masas como movimiento no religioso en una sociedad religiosa. La clave de este logro fue la precisa comprensión del movimiento de los diferentes credos y su renuncia a la confrontación directa con la religión. La religión se ve de forma dialéctica en sus distintas funciones: Por un lado, proporciona comunidad, ofrece a la gente pautas morales y una narrativa sobre el pasado y el futuro. Por otro lado, la religión se convierte en un juguete para los intereses de la clase dirigente y sirve para enfrentar a las comunidades entre sí, incluso hasta el punto de llegar al genocidio. Este entendimiento hace posible que diferentes comunidades cooperen y eviten el conflicto, allí donde el movimiento es influyente.

Nuevo paradigma (1999 – actualidad)

Tras el secuestro de Abdullah Öcalan en Nairobi en 1999 y el posterior alto el fuego que duró unos cinco años, el movimiento se sometió a una amplia reevaluación de sus fundamentos teóricos. En este proceso jugaron un papel decisivo los escritos en prisión de Öcalan, en los que procesó tanto su propia experiencia político-práctica como la lectura de autores marxistas y otros, desde Hegel hasta Murray Bookchin. La reorientación del movimiento sobre esta base constituye el trasfondo de la revolución en Rojava/Norte de Siria, pero también de la política del HDP (Partido Democrático de los Pueblos) en Turquía.

La importancia de Marx

¿Cuál ha sido la importancia de Marx para el movimiento a lo largo de los años? Me gustaría presentar una serie de puntos de referencia teóricos y prácticos que ilustran cómo el movimiento kurdo por la libertad sigue esencialmente la filosofía y el método de Marx, y dónde no.

El comienzo es un episodio de la época del movimiento de 1968 en Turquía. Öcalan, que había sido bastante religioso en su juventud, adquirió un ejemplar de “El ABC del Socialismo” de Leo Huberman, una popular introducción al marxismo. Lo devoró y concluyó: “Mahoma perdió, Marx ganó”.

Las traducciones turcas de las obras de Marx en aquella época gozaban de una dudosa reputación y fueron posteriormente ampliamente criticadas y revisadas. Además, el nuevo movimiento no estaba interesado principalmente en los detalles económicos, sino en la teoría y la práctica de las luchas de liberación inspiradas por Marx y Lenin en Cuba, Angola y, sobre todo, Vietnam. Sin embargo, algunos elementos centrales de la filosofía de Karl Marx han sido los ejes ideológicos del movimiento de liberación kurdo durante cuarenta y cinco años. Muchos de ellos se han arraigado tanto en el movimiento que ya no se perciben como procedentes de Marx.

Historia

En primer lugar, está la filosofía de la historia. Todas las condiciones están hechas por la gente y pueden ser cambiadas por la gente. Además, existe la confianza de que la historia avanza hacia el socialismo con cierta inevitabilidad, aunque todavía necesita la intervención de revolucionarios conscientes. Aunque este determinismo ha sido muy criticado últimamente en el seno del movimiento, la conciencia de estar en el lado correcto de la historia ha sido bastante útil para enfrentarse, simultánea o sucesivamente, al Estado OTAN de Turquía y a sus torturadores, a los déspotas árabes de Siria e Irak y a la teocracia de los mulás en Irán.

Pero más allá de eso, Öcalan demuestra ser un alumno del método que Engels demuestra en “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”. Utilizando los últimos descubrimientos de la investigación científica, intenta descubrir y criticar la historicidad de los fundamentos de la sociedad actual. Al igual que Engels, se ocupa del origen del Estado, pero aborda con detalle los primeros Estados, las ciudades-estado sumerias como Uruk y Nippur, de cuya existencia Marx y Engels no podían saber aún. El resultado es un fascinante análisis de los fundamentos teológicos del pensamiento estatal, desde la mitología sumeria hasta la religión secular del nacionalismo.

La mayor consideración, sin embargo, se presta a las estructuras no estatales que existían antes de los estados, a las que el estado constituye la antítesis. Öcalan dedica gran atención a estas estructuras y a su existencia continuada en los movimientos religiosos y filosóficos de oposición. Poco a poco, se ha ido alejando del postulado de Marx de que toda la historia es la historia de la lucha de clases. Hoy en día, el movimiento entiende la historia como la historia de los conflictos entre la civilización estatal, urbana y patriarcal, por un lado, y las resistencias comunales a la misma, por otro. Éstas pueden estar dirigidas por mujeres, o por grupos religiosos heterodoxos, por pueblos y grupos étnicos oprimidos, o por comunidades con filosofías de oposición, incluido el socialismo científico.

En muchos sentidos, sostengo, Öcalan está haciendo por Oriente Medio lo que Marx y Engels hicieron por la historia occidental: escribir la historia desde el punto de vista de los oprimidos, con el objetivo de la liberación, utilizando los métodos del materialismo histórico.

Esto nos lleva al segundo punto: el pensamiento dialéctico.

Dialéctica

Al igual que Marx, Öcalan piensa en todo en términos de relaciones, en términos de movimiento, en términos de contradicciones. Por lo tanto, toda la historia de la civilización, que examina en muchos volúmenes, tiene una antítesis, qué precisamente son las mujeres, los pueblos y las comunidades de fe heterodoxas y los movimientos oprimidos por la civilización estatal.

En el trabajo político, uno de los métodos del movimiento consiste en hacer trabajar juntos a personas de diferentes orígenes socioculturales, por ejemplo, un estudiante pequeñoburgués de Estambul con un pastor analfabeto de una región montañosa del Kurdistán. Los conflictos resultantes se analizan y discuten y sirven como material de formación para todo el movimiento. De este modo, las contradicciones se convierten en algo productivamente útil.

Internacionalismo

Retomando la mejor tradición de Marx, el PKK concibe la liberación en Oriente Medio como una liberación de todos los oprimidos de la región, no sólo de los kurdos.

El movimiento de liberación kurdo fue concebido desde el principio como un movimiento internacionalista. El primer núcleo de tres personas del movimiento estaba formado por dos turcos y un kurdo. La liberación del Kurdistán se concibió en los años 70 en el contexto de una revolución socialista en Oriente Medio. El entrenamiento de los primeros guerrilleros tuvo lugar en los campamentos del FPLP palestino (Frente Popular para la Liberación de Palestina).

El nacionalismo kurdo, que en la mayoría de los casos adoptó la forma de colaboración con los poderes del Estado, fue criticado y combatido desde el principio. Es importante conocer estos antecedentes hoy en día, cuando no sólo la prensa burguesa despotrica de un “estado kurdo” en el norte de Siria. En un reciente viaje por el norte de Siria, vi el enorme cementerio de Kobanê, donde están enterrados la mayoría de los voluntarios que infligieron la derrota más importante del Estado Islámico. Sin embargo, más voluntarios kurdos han caído en la liberación de las llamadas ciudades “árabes”, donde las fuerzas democráticas sirias están construyendo un sistema de consejos multiétnicos y multirreligiosos.

Liberación de la mujer

En su énfasis en la liberación de la mujer, el movimiento va mucho más allá de Marx y de casi todos los demás movimientos revolucionarios. Aunque Marx también proporcionó la base para el análisis de la reproducción con su teoría de la plusvalía, se ocupa esencialmente de la producción. Basándose en el análisis de la cuestión de género como la contradicción social esencial en Oriente Medio, Öcalan, en cambio, interpreta la relación entre “reproducción” y “producción” al revés: la economía de proporcionar alimentos y ropa y de criar a los hijos, de la que se encargan esencialmente las mujeres, es la economía real, orientada al valor de uso, mientras que la “economía”, a veces orientada al valor de cambio y a veces basada en el saqueo violento, es un desarrollo de los hombres. Öcalan encuentra pruebas de la transición de una economía matriarcal a relaciones patriarcales de violencia en las ciudades-estado sumerias, que duró varios siglos -si no milenios- en los antiguos textos mesopotámicos.

La actitud hacia la liberación de la mujer encuentra una expresión visible no sólo en el gran número de mujeres combatientes organizadas de forma autónoma en las estructuras de guerrilla y autodefensa en el norte de Siria, sino también en la co-representación de género mixto de todos los organismos en todos los niveles del trabajo político, incluyendo un derecho de veto por parte de las estructuras femeninas.

“Filosofía de la práctica”

Sin embargo, quizás el punto más importante en el que el movimiento se inspira en Marx, y que ya resuena en su descripción como “movimiento de lucha”, es la concepción del pensamiento marxiano como “filosofía de la práctica”. Los debates teóricos del movimiento no son para ser en balde o llenar páginas de revistas, sino para adquirir conocimientos para la práctica política. La práctica, a su vez, es el punto de partida para el desarrollo posterior de la teoría. Esto ha sucedido en el movimiento kurdo hasta tal punto que puede atribuirse el mérito de haber añadido más que unas cuantas notas a pie de página al corpus de la literatura socialista.

Así, el movimiento desarrolla constantemente nuevos métodos para desmantelar las relaciones de poder existentes y sustituirlas por estructuras igualitarias.

Conclusión

Con su interpretación creativa de Marx y un debate constante y animado sobre muchas cuestiones de la teoría y la práctica socialistas, el movimiento por la libertad kurda es quizá el movimiento revolucionario más importante de la tradición de Karl Marx en la actualidad. El hecho de que muchos marxistas sepan poco sobre esto es una situación triste que estamos trabajando activamente para remediar.

La revolución en el norte de Siria está amenazada, no sólo por Turquía y sus fuerzas mercenarias islamistas. La OTAN también está luchando ferozmente contra el movimiento. Öcalan, en cuyas ideas se basa esencialmente la revolución en el norte de Siria, está completamente aislado del mundo exterior en Turquía desde hace tres años; no tiene contacto con sus abogados desde hace casi siete años. La protesta contra estas condiciones -excepto por parte de los kurdos- es desgraciadamente muy modesta. Hago un llamamiento a todo el mundo para que conozca más profundamente la revolución y el movimiento que la apoya, y para que se solidarice con ella sobre en cada territorio.

FUENTE: Reimar Heider / Academia de la Modernidad Democrática

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.