Las mujeres están liderando

En el norte y el este de Siria, se ha hecho realidad una revolución democrática de mujeres. En las condiciones más difíciles, se generó una alternativa a las estructuras patriarcales y estatales de acuerdo con la idea del Confederalismo Democrático. Esta alternativa se construyó en una región que se encuentra bajo un estricto embargo económico. El norte y el este de Siria están bajo ataques continuos de Turquía, pero aun así la revolución de las mujeres ha logrado desarrollarse más en la práctica. El trabajo que han hecho las mujeres en los últimos años e incluso antes de que comenzara la revolución en Rojava, ha cambiado muchas cosas. Las mujeres ya no están limitadas de la misma medida a una vida clásica consistente únicamente en el trabajo doméstico en sus propias familias, sino que participan en términos de igualdad en la vida pública. Este es el resultado de décadas de heroica resistencia y lucha de los movimientos de mujeres, como Kongra Star, que organizó a las mujeres incluso antes de la revolución bajo el nombre de Yektiya Star. La heroica resistencia de las mujeres se puede ver más recientemente en la persona de Awaz Urmiye, quien valientemente se opuso este año al intento de fuga de miembros del ISIS de una presión en Heseke donde miles de prisioneros de ISIS están siendo recluidos y lanzaron un ataque a gran escala. A través de la revolución en Rojava, quedó claro que las mujeres juegan un papel de vanguardia en todos los aspectos de la vida, ya sea en el campo de la economía, la política o en las unidades de autodefensa de las YPJ. Durante el régimen sirio, las mujeres no asumían roles políticos ni tenían derechos en la toma de decisiones. Hoy en día, están involucradas socialmente de forma igualitaria.

Especialmente en las áreas liberadas más recientemente, que son predominantemente árabes, se están dando nuevos pasos. La vida cotidiana de las mujeres está cambiando, ya que la revolución y el trabajo en las organizaciones políticas otorgan a las mujeres una posición completamente nueva en la que pueden defenderse y participar en la vida pública en igualdad de condiciones. Dado que este es un proceso en marcha, muchos logros que ya existían se están ampliando o llenando de vida. En muchas áreas de la vida actual, las mujeres desempeñan papeles pioneros. Por ejemplo, en el sistema educativo, las mujeres ahora juegan un papel decisivo en el norte y el este de Siria, ya que probablemente el noventa por ciento de las docentes son mujeres. Como resultado de las transformaciones que hubo después de la revolución, los niños y niñas pueden recibir la educación en su propio idioma. Hay clases en asirio, kurdo y árabe, según sea necesario. Las mujeres también participan en la mayoría de los proyectos e instituciones culturales. A menudo son las mujeres y las madres las que ven la importancia de preservar su propia cultura. La cultura es otro aspecto que protege a la sociedad de la asimilación y el genocidio. El Movimiento de la Cultura de Mujeres de Mesopotamia en el Norte y Este de Siria – Hîlala Zêrîn – organiza proyectos y actividades culturales para preservar la identidad y la autodeterminación de la población. Por ejemplo, uno de los últimos proyectos fue recopilar cuentos de hadas antiguos para transmitirlos en la televisión autónoma de mujeres JIN TV. Cada año, el Comité de Artes y Cultura de Kongra Star organiza un festival centrado en la cultura y la música de las diversas poblaciones de la región. Las mujeres escriben canciones sobre la revolución. El año pasado, se reabrió un estudio de grabación y se grabarondos canciones para Zeynep Kınacı (Zilan). En el futuro, se reabrirá una academia para mujeres, para la cultura y el arte.

Los valores morales y éticos, así como la importancia de la lengua materna, son defendidos para todos los grupos de población de la región, pero también hay muchos aspectos específicos para asirios, árabes, kurdos, yezidis, etc. Actualmente, se está discutiendo el contrato social en el norte y el este de Siria y todos los grupos de población están involucrados en el proceso. Ya se han llevado a cabo cuatro reuniones en las que se ha desarrollado una propuesta para el nuevo contrato social en el norte y el este de Siria. Esta propuesta ahora estará abierta a debate. La propuesta hasta el momento establece que las mujeres tendrán al menos el cincuenta por ciento de la representación política. También se han establecido más derechos para grupos sociales; por ejemplo, la religión yezidí es reconocida de forma igualitaria por primera vez. En el norte y el este de Siria, hay un grupo especial de leyes y resoluciones diseñadas para garantizar los derechos de las mujeres. Sin embargo, poder poner en práctica estos derechos también se requiere hacerlos más comprensibles y accesibles para las personas a través de la educación y la discusión. De lo contrario, algunas resoluciones no se llevan a la práctica por todas las partes de la población y, por ejemplo, todavía se realizan matrimonios de menores. Pero a través de la educación se puede hacer comprensible que el matrimonio de niñas menores de edad es muy dañino para la sociedad y las mismas niñas, porque los menores no pueden representar sus opiniones y decisiones por igual, por lo que no se puede formar un matrimonio igualitario. Como resultado, los hombres en tales matrimonios a menudo se vuelven violentos o aumentan los divorcios. Sin embargo, debido a la guerra y el desplazamiento, estos matrimonios ocurren con mayor frecuencia. Las familias se encuentran ante dilemas existenciales. Es por eso que las organizaciones de mujeres juegan un papel tan importante aquí, llegando realmente a todas las mujeres y evitando estos matrimonios.

Finalmente, en los últimos dos años se están desarrollando más proyectos económicos. Esto es muy importante porque la región está bajo un embargo económico. Antes de la revolución, las mujeres eran en su mayoría responsables de las finanzas de sus familias, porque se las consideraba justas y desinteresadas, pero para el trabajo en la agricultura y los proyectos, se necesita experiencia práctica concreta.

Por lo tanto, muchos proyectos no lograron su objetivo al inicio. Sin embargo, aquellos intentos que no tuvieron tanto éxito se convirtieron en experiencias que han permitido alcanzar mejores resultados en los últimos dos años. Mientras tanto, la cooperativa Demsal está cultivando con éxito hortalizas en grandes cantidades y también tiene otras ramas, como la cría de animales y las plantaciones de frutas. Hay muchas otras cooperativas, fábricas de costura, panaderías para confitería, que son parte del movimiento de mujeres. Especialmente en los pueblos, la necesidad de este tipo de proyectos es evidente, porque las mujeres a menudo no pueden salir de su pueblo de un día para otro o viajar al trabajo, por lo que es más necesario construir proyectos en su lugar de residencia. Hay muchas mujeres que están económicamente solas, que también pueden tener hijos. Para ellas, los proyectos económicos son vitales. En Cizire también hay mucho potencial para proyectos agrícolas. Sin embargo, a pesar de los grandes esfuerzos para desarrollar proyectos en las áreas ecológica y económica, se interponen en el camino los ataques constantes de Turquía y sus tropas mercenarias.

En Serêkaniye había enormes plantaciones de árboles frutales que fueron completamente destruidas y quemadas durante la guerra de ocupación.

En las áreas predominantemente árabes del norte y el este de Siria, la organización de mujeres Zenobia se fundó oficialmente a fines de mayo de 2021. Las diversas organizaciones de mujeres en toda la región son independientes entre sí y se unen bajo el paraguas del Consejo de Mujeres en el Norte y el este de Siria. En este sentido, Kongra Star apoyó el establecimiento del Consejo de Mujeres en el Norte y Este de Siria, así como otras organizaciones de mujeres, gracias a sus décadas de fortaleza y experiencia desarrolladas. Es muy importante desarrollar una fuerza conjunta para poder generar transformación. Las mujeres también están tomando la iniciativa en el campo de la autodefensa de la sociedad: desde las YPJ hasta las HPC Jin, las fuerzas de defensa de las mujeres de la sociedad. Recientemente, el trabajo de HPC Jin ha evolucionado y continúa en un proceso de cambio. El objetivo es que cada mujer civil desempeñe un papel en la defensa de su tierra de acuerdo con sus capacidades.

Porque son ellas las que defienden sus propios barrios y pueblos y pueden jugar un papel crucial en dos niveles: la defensa de la sociedad contra los ataques del exterior, así como para resolver problemas internos. HPC Jin existe como comité formal desde 2016. Incluso antes de ello, por supuesto, las mujeres civiles habían apoyado la defensa de su tierra con todas sus fuerzas. Incluso cuando ISIS atacó en Hesekê la última vez, HPC Jin estaba allí.

Los esfuerzos diplomáticos de las organizaciones de mujeres en el norte y el este de Siria también continúan desarrollándose. En 2021, se llevó a cabo la segunda Conferencia de Mujeres de Medio Oriente/África del Norte, y Kongra Star fue una de las organizadoras. También hay trabajos diplomáticos y las mujeres se están organizando juntas en el sur de Kurdistán y el Líbano. En este sentido, las organizaciones de mujeres en el norte y el este de Siria están tratando de convertirse en una fuerza que inspire el cambio en todo Oriente Medio. Además, una delegación formada por tres mujeres del norte y este de Siria visitó el País Vasco, Cataluña y Madrid. Hablaron con instituciones políticas del País Vasco y Cataluña, así como con organizaciones y grupos feministas, y comités de Women Defend Rojava sobre el terreno.

Por lo tanto, en resumen, la revolución de las mujeres en el norte y el este de Siria se está desarrollando en todas las áreas. Esto hace que sea aún más importante defenderla contra todos los ataques que apuntan a destruir la revolución de las mujeres. En los últimos meses, ha habido ataques por parte de Turquía a todos los niveles. Por ejemplo, los ataques con drones turcos se llevaron a cabo al mismo tiempo que el ataque del ISIS en Hesekê. Turquía e ISIS comparten la misma ideología hostil y patriarcal. En la vida de muchas mujeres, ambos significan violencia, asesinatos organizados, encarcelamiento y tortura. La guerra, la violencia y el desplazamiento como resultado de las guerras de invasión de Turquía empeoran enormemente la situación de las mujeres. La violencia se normaliza por los ataques continuos. Sin embargo, también incluso dentro de la región, hay ataques constantes o actos contra las mujeres. Todos estos ataques apuntan contra las conquistas de la revolución de las mujeres. Por lo tanto, existe la necesidad de resistencia y organización continuas para defender los logros de la revolución de las mujeres. Sólo así puede desarrollarse en la vida cotidiana la libertad de la mujer y, por tanto, de toda la sociedad.

FUENTE: Women Defend Rojava

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.